Festival Internacional de Poesía de Medellín

Streaming Live

Mitos Arhuacos

Tratados e historia primitiva de los indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta

(Inédito para PROMETEO)

Los mamos han mantenido la tradición desde inmemorables siglos y en ella relatan sobre la creación del mundo, y se comprende quienes fueron los autores, que con frases sencillas interpretamos como sigue.

LA SIERRA NEVADA es casa sagrada, aquí comenzó la familia humana, ella es el Padre y la Madre.

Nuestros primeros Padres se llaman NIANKUA y SERANKUA, quienes como mamos principales repartieron como herencia las tierras del mundo y las semillas de todas las clases que teníamos que sembrar para poder subsistir. Nuestros padres repartieron también, las minas y riquezas del mundo y según las ambiciones de cada hijo, los envió a tierras lejanas y les dio las leyes menores para que se gobernaran esos hermanos menores.

Las leyes naturales quedaron en la Sierra Nevada a cargo de los mamos, quienes las guardan pacíficamente y que los hermanos menores deben conocerlas y respetarlas, para no violar la casa sagrada y los derechos de los hermanos mayores, que somos los Arhuacos.

El sol también es un Padre y la luna una Madre. El sol es el ojo del mundo, él nos está mirando, y él mismo tiene su padre y su madre en ésta casa sagrada, reconoce quiénes son los hermanos mayores y y cumple su ley. Esto es así para que todos cumplan la ley.

Aquí, en la Sierra Nevada comenzó la existencia del mundo, en CHERUA y SURIVAKA estando presente toda la humanidad, Mamo SERANKUA repartió las leyes, enseñó que las leyes menores también están hechas para ser cumplidas y son llevadas por sus hijos a los cinco continentes para regresar más tarde, de acuerdo a la evolución del mundo, a sentarse en KAKARAYIBUNA -Bogotá- y SARNATUNA -Santa Marta- desde donde deben impedir que todas las injusticias entren enla Sierra Nevada y violen la Casa Sagrada. En esta forma, las leyes menores están para amparara nuestras leyes naturales. Esto es así, y por eso la Sierra Nevada desde sus llanuras hasta sus nieves, se levanta en el centro y es el guardián de América y el mundo.

Todas las riquezas que hay dentro de la Sierra Nevada, son Padre y Madre de las riquezas que hay en los cinco continentes. A los Arhuacos se nos dejó la tarea de vigilar con nuestra ciencia estas riquezas naturales y culturales que nuestros hermanos menores tienen la obligación de respetar, ya que si se comienza a destruirlas por ambiciones de enriquecimiento propìo, se está violando a su propia Madre y a su propio Padre y viene la desgracia para el mundo entero.

Segunda parte. La Creación del Mundo.

Al principio, en la formación del mundo, siendo un estado de tinieblas desde mucho antes de aparecer nuestro Padre Sol -KAKU BUNKUAKUI- y nuestra Madre Luna -ATYTIMA- para dar luz al mundo, de cómo se había formado nuestra primera Madre la tradición, los mamos dicen primeramente que donde fue formándose la tierra se denomina el cerro ELUNMAKE GUNLLUNMAKE, allí fue donde empezó la creación de cuantos seres debían de existir en el mundo entero y fue el origen de nuestra primera población con su sangre roja y blanca de quienes son cuatro Madres y cuatro Padres que se denominan así:

La primera Madre se llama GUNNALEIJUBAN
La segunda Madre se llama ALUNCIJUBAN.
La tercera Madre se llama GONALEIJUBAN.
La cuarta Madre se llama ZARALEIJUBAN.

Y los cuatro primeros Padres primitivos se denominan así:

El primer padre se llama ALUNCITANA.
El segundo Padre se llama MAMULUNNEITANA.
El tercer Padre se llama GUNNALUNNEITANA.
El cuarto Padre se llama ZASALEINTANA.
Dicen que estos seres existieron en Espíritu antes de formarse el mundo, y en esta forma espiritual vinieron, dando sus nombres para representarnos como nuestros primeros Padres y nuestras primeras Madres.

Desde entonces, ellos se hicieron amos de la sangre que circula en nuestras venas, nuestro cuerpo y en nuestros cabellos, y así existen entre los hombres y mujeres, lo cual quiere decir que ellos fueron nuestros primeros autores, Padres y Madres primitivos.

La primera formación del mundo

Dice la historia de las tradiciones, que el mundo para formarse en un principio, el creador en espíritu fue el mamo ÑIANKUA y otro hermano menor que se llama KAKU SERANKUA, los verdaderos constructores, empezando la obra en forma de un caracol. En esta forma se fue engrandeciendo, a medida que se iba esparciendo fuera de un peñasco por todos los lados hasta llegar la formación de las cordilleras y las altas serranías, pero tierra de producción y vegetación, no había aún.

Entonces, vino otro ser en Espíritu, de igual manera y con poder también que se llama YUGA -hermano NANSIKI- y él se llevó al amo de las serranías, de los picos y nevados del punto que hoy mencionan como el Páramo de las Papas. Este es un ser potente, de sabiduría y virtuoso que nadie podía contenerlo o levantarlo según el peso que él mismo contenía. Con el buen trabajo y la lucha, hizo el esfuerzo para transformar el mundo, ayudado por KAKU SERANKUA quien representa a un Dios de todos, según la historia de las tradiciones, desde el comienzo del mundo, hasta quedar formado tal como ha quedado por los creadores mencionados: MAMU ÑIANKUA, KAKU SERANKUA Y YUGA MANSIKI.

Después de formado el mundo, KAKU SERANKUA estudió cómo conseguirse cuatro SIMUNU, unas varillas color de hierro llamadas YUISIMANU, y escogió para el sostén del mundo cuatro deidades de oro en reliquia, a imagen y semejanza de él. Los designó para ser dueños de los temblores y los colocó de Norte a Sur y de Este a Oeste, o sea en los cuatro puntos cardinales. Estas deidades, transformadas en Espíritu de gran potencia son quienes sostienen el mundo por las cuatro puntas de las varillas, que están colocadas para que no se derrumbe nunca jamás y permanezcan por siglos y siglos, hasta el confín del mundo.

Esto quiere decir, que son los seres designados para promover la acción del temblor de tierra, quienes están permanentemente sosteniendo el peso del mundo; la referencia de los temblores es muy significativa, ya por causa o como consecuencia de la humanidad en general.

Seguidamente se relata cómo siguió el padre ÑIANKUA quien hizo el mundo, también dio el principio de cómo debía construirse el mundo entero. Ahora, la que se destinó para bautizar las casas de tamaño grande o pequeño, o de la forma que quisieran construirla, fue nuestra madre RONARIVAN y nuestro Padre KAKUNO ANAS, el hijo de ellos llamado GEINKINNAMAKU fue quien bautizó las serranías y los puntos históricos y también le dio el nombre a todas las cosas que se habían creado. Los grandes cerros que se formaron en un principio, son denominados como KANKURUAS SAGRADAS. Son siete y están representando el amor de todas las demás Serranías que encierra el mundo entero. Esas siete KANKURUAS se denominan: KRUINHA o KRINMAKA, HINORUA BUNKAKTUEIMAKU, BICHUNDIRA, BESAURA, DORISANKUA y siguiendo hacia Palomino por este territorio están KALOXANKUA GOXANKUA y en el pueblo de YAQUINA existe otro cerro que se llama GONSYANKI GUAXANKUNSAKUA, allí se termina. Esto está prescrito y puesto para que nosotros no finalizáramos nunca jamás. Todo esto que mencionamos, representa nuestro gobierno en lo Espiritual.

Seguidamente, en esta parte se menciona otros cerros de iguales virtudes, como el cerro YUICHUCHURUA que representa el ser amo de las distintas clases de minas, para que los seres humanos se sirvieran para fabricar y para todos sus servicios. Entonces, el mencionado lugar se caracterizó por ser un gobierno que existe en esta serranía. En este punto se formaron en un principio, los grandes cerros de la Sierra Nevada y luego se fueron formando en todas partes del mundo.

Siguiendo la narración acerca de los cerros sagrados que están a la vista, encontramos el cerro SOKAKURUA que representa al Padre del YUBURU o Poporo, y las serranías que participan llegando hasta el cerro KURAKATA. El YOBURU quedó como símbolo o insignia de salvación de nuestras almas.

Así como los elementos del aire, del agua y del fuego que habían de existir en el mundo junto con los demás elementos creados para servicio de la humanidad, quedó el mundo hecho con la respiración al igual como respiran los animales y los seres humanos. También se formó otro Cerro Sagrado que se denomina Padre ARUA VIKU quien reside en este lugar, siendo el poder de nuestros hermanos menores y la Madre de los civilizados; hay otro padre y se llama MAMUVICO. Él es el amo de toda clase de piedras de los nevados, picos y páramos; también está el Cerro Sagrado de mucha importancia que se llama CHUNDUA donde están nuestros otros padres:

El primero se llama KAKU NANZAVI.
El segundo se llama DUIZURABEI.
El tercero se llama DUIAUDUA.
El cuarto se llama KAKU YUISKUNGUI.
En el último cerro quedó la KANKURUA para el que se hizo secretario que se llama KUNCHBITMOYA, y al otro lado está la KANKURUA en la que reside otro padre que se llama YUGA NITEIKU quedando estos mencionados con sus cargos como los tienen todos los Padres y Madres que habitan en los lugares sagrados y en los que superficialmente sólo vemos puro peñasco, pero se ha de comprender que esos seres existían en Espíritu, no vivían de ninguna clase de alimentos, sólo se valían del YOBURU (el Poporo) y del AYU (la coca) y de la conchita marina procesada en polvo que actuaban en todo el Espíritu. Así mismo habitan numerosos seres en ésta sierra equivalente a grandes edificios, y así tantas serranías que quedan por mencionar.

La transformación del mundo

Después de haber quedado el mundo en forma de una armazón grandísima de puro peñasco y pasado bastante tiempo en estado de tinieblas todavía como seres humanos, pues no había tierra de ninguna clase, entonces volvió el mismo padre SERANKUA, el creador para acabar de formar el mundo y esperar la propia tierra; entonces él buscó la forma de crear la tierra para que fuese nuestra Madre y buscó a una niña como de 15 años que era de la Madre espiritual llamada BUNKUANCIUMANATI y la hija se llama BUNNEKAN que representa la madre de la primera tierra, que empezó a extenderse desde el mismo punto donde empezó la formación primera de puro peñasco. Se dice que era y es todavía una niña a quien el Padre SERANKUA la llevó donde el Padre MAMU VIKU y plantándose al lado de éste cerró los ojos y le infundió un alma espiritual, dio un soplo y antes de abrir los ojos ya se había formado la primera capa de la tierra, entonces la bendijo cuatro veces por el lado izquierdo y cuatro por el lado derecho, más otras cuatro en sí misma y así quedó transformada la tierra blanca; entonces se consiguió variedades de semillas y las sembró para ver que resultado daban y esperó, pero no dio ningún resultado. Entonces se resolvió a buscar a la segunda Madre que se llama ATIKAS IVAVIUMAN y a la hija de ella lamada KASIUMANATI e hizo el mismo acto que la primera vez; se paró fuera de su KANKURUA, volvió a cerrar los ojos, le infundió alma y espíritu, la bendijo por cuatro veces de izquierda a derecha, y antes de mirar se presentó como la forma reluciente de un rayo y cuando abrió los ojos ya se había formado la otra capa de tierra amarilla, volvió de nuevo a conseguir otra semilla y sembrándola esperó otro tiempo, pero tampoco nació. Ya por tercera vez, pensó crear otra Madre que se llamase CHENVANUVANATI y la hija se llamó CHENVANU NEKAN, también hizo la misma operación, cerrando los ojos le infundió alma, le dio un soplo y en eso se extendió otra capa de tierra por todas partes y esa fue la tierra roja; él la bendijo por cuatro veces de izquierda a derecha. También buscó semillas, las sembró nuevamente, esperó otro tiempo pero tampoco resultó, nacieron pero no crecieron y no dieron fruto. Pensando que si no había otra tierra para formar otra capa de producción y recordando a otra Madre que es la madre del mundo o sea la Madre Tierra llamada SEINEKAN y su hija llamada SEINEKANATI que representa la tierra negra y la que encierra el abono; como ella era la última Madre tierra de producción, su Madre la mantenía encerrada en el noveno cuarto y por pena y vergüenza no quería sacarla a la vista por ser ella de color muy negro. Con relación a la última tierra, el Padre SERANKUA tomó la decisión de relacionarse con la hija de la Madre del Mundo de la siguiente manera: después de haberse ganado las tres hijas de las tres primeras Madres del Mundo, el padre SERANKUA buscó la forma de relacionarse con la hija de la Madre del Mundo que representa a la cuarta, que es la tierra negra, con el deseo de llevársela y hacerla servir para todos. En una ocasión decidió hacerle una visita y se dirigió donde ella se encontraba encerrada permanentemente. Al llegar al lugar se acercó por una ventana pequeña, la llamó y le preguntó que si ella quería acompañarle, a lo cual ella contestó que sí quería irse con él. Entonces le dijo que si era cierto que aspiraba irse con él, cuando tocara el calabazo siete veces por el lado izquierdo y nueve veces por el lado derecho, “sabrás que soy yo el que te llamo y ése será el momento fijado”.

Ya que el Padre SERANKUA había conversado con la cuarta Madre del Mundo, y la hija había aceptado irse con él, se marcharon al lugar donde había estado antes y estando en su lugar quiso invitar a dos seres animales, los que hoy nombran como el lagarto -EL MATURU-y el otro, un insecto de color verde llamado ALLUGUNGU, que vuela con gran velocidad, mientras que MATURU vive haciendo cuevas en la tierra. Estos dos animalitos, le hicieron caso y se dirigieron ante el padre SERANKUA y al presentarse ante él, les dijo: quiero que me hagan una diligencia en la casa del mundo, se acerquen donde esté la hija de ella y le pregunten que si desea salirse de allí; si dice que sí, le dan libertad y la sacan del lugar, advirtiéndoles que no fueran a entrar otros por la ventana.

Cuando KAKU SERANKUA calculó la hora precisa, cantó la canción en honor de ella, tocando con el calabazo, para hacer despertar a la hija de la Madre del Mundo. Cantando siete veces por la izquierda y nueve veces por la derecha, ella al oír la canción se despertó, y al oír el canto se alegró mucho, entonces si creyó que el que tocaba era KAKU SERANKUA, y lo esperó.

Un poco más tarde se presentó ante ella, en su casa y por la ventana, un animalito llamado ALLUGUNGU (María Palito) de color verde; dudando de si ella era, se acercó a la ventana, llamó a la hija de la Madre del mundo a la que siempre tenía encerrada, quien contestó enseguida, y le preguntó si quería irse con otro para servir al mundo. Ella dijo que si quería salirse para servir a los demás, y preguntó : “¿cómo hago yo para salirme de aquí?”. EL ALLUGUNGU dijo: "si me das dos puñados de AYU, prometo sacarte", y en eso le dio el AYU y al momento se marchó.

Relata la historia de la tradición, que la propia Madre de la Tierra negra, la Madre del Mundo, la tenía encerrada con tanto celo a esa hija no por ser bonita, consideraba que ella por su color se avergonzaba, y de pena no quería que nadie se la fuera a ver, pero ella era la destinada, la que iba a servir al mundo entero en toda forma de producción de todas clases de vegetales y de todo lo que iba a nacer en la superficie, en fin, para toda clase de comida.

Refiere la historia que los dos animalitos, el ALLUGUNGU y el MATURU, que le servían a KAKU SERANKUA, eran seres que existían en espíritu, así como lo están ahora.

Seguidamente, el MATURU se dirigió al lugar donde estaba la Madre Tierra, la llamó y al instante ella le contestó al segundo mensajero que le dice si deseaba salirse de ese cuarto o si quería estar afuera para servir en otra forma. A la pregunta, ella contesta y dice que quiere servir si creen que puede hacerlo. Entonces el MATURU preguntan si la Madre aceptará que salga, y ella dice: mi Madre no me deja salir, no quiere que yo salga de aquí.

Como KAKU SERANKUA tenía esos dos animalitos mensajeros, quienes intentaban una y otra vez, pero no teniendo atención de la madre, su hija aprovechando que estaba distraída con otros que llegaron, se puso a conversar con KAKU SERANKUA que llegó, y en ese momento el MATURU (Lagarto) la hizo salir haciendo un hueco debajo de la entrada; cuando ya estaba afuera, el MATURU le hizo una seña con la mano para que se marchara al lugar donde le indicaba y KAKU SERANKUA que todo lo observó, terminó de conversar con la Madre del Mundo quien no se dio cuenta de que se habían llevado a la hija.

Al momento de despedirse KAKU SERANKUA y marcharse, había dado cuatro o cinco pasos cuando pensó que con la Madre de la Tierra debía de casarse en espiritual y así como creían que pisando las huellas de las plantas de los pies ya se había hecho el matrimonio perfecto, se consiguió dos cordones, unas pepitas negras con ojitos blancos de cierta planta que llaman fruticas umutiki; las ensartó con el hilo y se las puso en las manos, el uno en la izquierda y el otro en la derecha; con esto pensó que ya había comprado a la hija de la Madre del Mundo a quien KAKU SERANKUA le había propuesto y consultado sus opiniones sobre lo que deseaba con su hija, pero ella no había aceptado, creyendo que la tenía encerrada en el noveno cuarto y pensando de que KAKU SERANKUA era por acercarse al marido de ella quien confiaba que la hija estaría asegurada en su cuarto.

La Madre se dirigió al noveno cuarto para ver si estaba la hija, empezó desde el primer cuarto abriendo y cerrando la puerta, hasta llegar al noveno cuarto. Se puso a revisar y vió que la hija se había salido, encontró sólo un boquete debajo de la puerta por donde había salido la hija de la madre del mundo y a quien KAKU SERANKUA le tocó con el calabazo varias canciones por cuatro veces. Así fue que se le ganó para siempre.

Al momento que la Madre del Mundo no encontró a la hija, se desesperó, cerró los cuartos y al salir vio en el patio el AYUGUNGU y le preguntó que si no sabía, quién podría haber sacado a la hija, contestándole que no tenía conocimiento, que no había visto a nadie y mostrándose también preocupado. Pero en su conciencia, sólo AYUGUNGU y MATURU, eran los seres que sabían lo que habían hecho para sacar a la hija de la Madre del Mundo, como mensajeros que eran de KAKU SERANKUA.

Dijo entonces el AYUGUNGU: Voy a ver y a dar una vuelta por si acaso ha quedado alguna huella pero esto lo decía para borrar las huellas. A cierta distancia los alcanzó y le dijo a la hija que venía a buscarla enviado por su Madre, entonces KAKU SERANKUA, que iba junto a ella, le dio un puñado de AYU y lo envió donde la madre de ella para que le dijera que hasta cierta distancia la buscó y no pudo encontrarla. Se revolcó para borrar las huellas por si la Madre andaba buscándola, pero ella dio unos pasos y se devolvió a su casa para esperar las noticias del convidado, quien después de bastante rato llegó para dar la noticia de que no había podido encontrar ninguna huella.

Al cabo de un rato, la Madre vio a otro ser que pasaba por ahí, era el MATURU y le dio por llamarlo enseguida; él se acercó y le dijo que qué deseaba y para qué lo llamaba, ella le dice: puedes hacerme un servicio y buscas a mi hija que se ha ido de aquí, pero no sé donde puede encontrarse; si la encuentras la traes hasta aquí, y si no, me traes la noticia para yo saber.

El MATURU pronto se marchó en dirección donde la hija se había ido, quedando la Madre en espera de la razón, si la encontraba o no. No había pasado mucho rato, cuando el MATURU la alcanzó, diciéndole a la hija que iba junto con KAKU SERANKUA: Vengo en busca tuya, soy el enviado de tu Madre y tengo que llevarle una razón. Aunque KAKU SERANKUA lo conocía a este que había sido su mensajero y que había sacado la forma de sacarla a la hija de donde estaba encerrada, recordó también que le había ofrecido un regalo y le brindó un trago de maza morra de yuca que se lo tomó; luego le dijo, la razón que vas a llevar es la de que por mucha distancia que caminaste, no viste ninguna huella y mucho menos viste alguien. Al instante, el MATURU se marchó donde estaba la madre y le dijo tal como KAKU SERANKUA le había dicho, además de que se había cansado de tanto caminar a toda carrera.

Volvió entonces la madre a pedirle el favor por segunda vez al ALLUGUNGU para que le hiciera la diligencia en pos de la hija y al instante se marchó a todo vuelo pero ya no estaban donde creía encontrarlos porque se habían ido más lejos; los siguió hasta alcanzarlos, pero KAKU SERANKUA reconoció que era el mismo mensajero, le dio dos puñados de AYU, los recibió y se los embuchó. Satisfecho por la propina que le había ofrecido desde un principio, se llenó de alegría y se animó.

KAKU SERANKUA nuevamente le inculcó cómo tenía que llevarle la razón a la madre cuando al regreso del viaje le pregunte. Al llegar, le dijo que había recorrido una gran distancia y no había encontrado una sola huella, por lo cual tuve que regresarme para darle la razón.

La Madre del mundo al ver que los mandados no habían podido localizar a nadie, no le agradó y tomó otra decisión.

Resolución de la Madre del Mundo

La madre del mundo después de estudiar y analizar desde un principio de cómo le había hablado KAKU SERANKUA y que al instante se había salido la hija de donde la tenía encerrada, tomó la decisión de irse donde el hermano para darle cuenta de lo que había sucedido.

El hermano mayor MAKU YANTANA, al saber lo sucedido con la hermana, resolvió inmediatamente conseguirse todo clase de amigos formando así un ejército para que salieran a buscar a la hija de la Madre del Mundo. Ella estaba muy lejos mientras se rebuscaban para despacharlos y cogían el camino por donde se había ido, Legaron al punto llamado GEIKUIUA; allí había un cacique de gran sabiduría de la ciencia oculta llamado KASAKAKU quien se puso a meditar con su Dios de la telepatía para ver dónde se podría hallar.

A los fugitivos, mientras iban caminando hacia adelante les sucedió unos efectos de que iban creciendo en estatura y engrosándose, de manera tal que con su peso no podían caminar más, pero el ejército entre tanto iba detrás persiguiéndoles paso a paso.

El lugar que la historia menciona fue YONASUI (Ahora DONACHUI) junto de GEIKACUGUI; por ahí se trasladaron juntos la Madre con el hermano detrás del ejército, pero por más que trataron de encontrarlos no lo lograron. La historia refiere que KAKU SERANKUA y la hija de la Madre del Mundo, al no poder caminar por encontrarse cansados, resolvieron quedarse allí para unir las dos lomas, convirtiéndolas en un sólo cerro, para que cuando llegaran los que venían detrás de ellos ya no encontraran ningún paso. Los enemigos que venían acompañados de MAKU YANTANA, al llegar al sitio donde habían cerrado uniendo los dos cerros y no poder pasar para seguir adelante, resolvieron abrir un camino para poder pasar, pero al llegar ellos a GEIKRAKUNGUI, ya KAKU SERANKUA se había adelantado y había hecho la misma operación de unir dos cerros en uno para que no pudieran pasar y así poder seguir más adelante. Como MAKU YANTANA iba con el ejército compuesto por toda clase de hormigas, al llegar al denominado BURIMOKE, ya KAKU SERANKUA se había adelantado y se subió a un alto peñasco, tocándoles el calabazo cuatro veces. Enseguida, a la hija de la Madre del Mundo, la convirtió en la última capa terrestre, que es la tierra negra y la esparció por todas partes del mundo. Así ganó KAKU SERANKUA a GEINEKON la hija de la Madre del Mundo GEIKANACIATI.

Habiendo llegado MAKU YANTANA con todos los demás, se quedaron ahí esperando todos juntos. En eso, vieron bajar por una loma una mujer muy parecida a la que se habían llevado, una persona idéntica, con su mantica puesta toda remendada, en su espalda cargaba una mochila con un instrumento de madera, colgando una mochilita empezada con una aguja de madera y utensilios de corchar el algodón o sea, el GUKUNO (Huso), otro era de sacar la fibra y más encima llevaba un par de mantas tan bien remendadas conforme lo habían sido desde un principio, que representaban la forma en que más tarde íbamos a ser y a usar para nuestro cuerpo.

En este punto, relata la historia que fue el mismo KAKU SERANKUA quien hizo una figura idéntica a la de GEINEKON, a quien se había llevado la transformó y le dio la figura y la vida hechas de ambira YUHA para que el tío de ella, MAKU YANTANA se equivocara y le pareciera igual a su sobrina. Advertido de que al llegar allá encontraría un señor que lleva un gorro con dos cuernos grueso como de un toro, hizo como le habían dicho y se erigió por entre el medio de la multitud ante el señor que estaba revestido de la forma que le explicaron. El señor que era el tío, tan pronto como la vio se le acercó y lo saludó diciéndole: ¿cómo está mi tío? Entonces, él le contestó enojado: Pues lo que tengo que hacer es que debo comerte, y enseguida la cogió con ansia y se le tragó.

Como el YUHA (Ambira) es tan amargo y picante, al cabo de un instante quedó embriagado. Al verlo sus vasallos se encaminaron de ese lugar un poco más arriba, donde había un manantial entre los peñascos de la serranía donde manaba agua y al ver que seguía con desmayo le dieron de beber un poquito para ver si se calmaba, pero no se calmó; entretanto los acompañantes tuvieron desacuerdos y hasta pelea como consecuencia de lo que había pasado. Fueron entonces a buscar a la sobrina y al ver que él se la había comido después de tanto caminar buscándola, lo regañaron y los menores siguieron dándole más gotas de agua para ver si se calmaba pues tenía ganas de vomitar.

No sirviéndole el agua, empezó a vomitar. Resolvieron entonces regresarse pues se iba poniendo peor; lo cargaron y siguieron la vía hacia ATINQUEZ pero aún seguía vomitando. Al encontrar más abajo de ATINQUEZ las corrientes de agua de las serranías, los cerros, los picachos y nevados en el manantial del cerro TANINTUKUA que forma la corriente de esos lugares, los vasallos quienes cargaban a MAKU YANTANA, le dijeron que se tomara el agua de esa corriente y como era tanto la sed que tenía, se agachó y se bebió todo el agua hasta no dejar humedad. Ese lugar lo bautizaron ellos mismos con el nombre de YEDUNANA (Río seco). Viendo MAKU YANTANA que si seguía con esa sed acabaría todas las corrientes de agua, al escuchar un trueno que sonó en el lugar, vio que existían en espíritu dos padres llamados KUCHANGANA y LLANGANA quienes hicieron ese trueno para hacerlos levantar ya que ellos eran los dueños. Así el río volvió otra vez y resolvieron trasladarlo; se devolvieron y llegaron a un lugar que aún se llama TIMAKA donde existe una piedra simbólica que representa cuatro madres llamadas TIMAKA, TINMARUM, BEIMAKON y CUNSANARUATI.

Estas son las cuatro madres que llevan con vómito a MAKU YANTANA y echando saliva espumosa se convertía en otra piedra que se llama SOKAKURUA. Allí es el lugar donde nos dejaron los que nos van a cobrar a todos los seres humanos que hemos de nacer en este mundo con toda clase de enfermedades como las úlceras, las llagas, la viruela, el sarampión, los nacidos, infecciones de la garganta, inflamación de las amígdalas y otras como la lepra y enfermedades contagiosas.

Este lugar mencionado, quedó edificado para que sin excepción de raza o país del mundo, en el punto indicado paguemos promesas y tributos, hagamos pagamentos para evitar así las enfermedades.

Luego lo volvieron a cargar llevándola hacia arriba por el río que nace en YUICHUNKURUA hasta el punto denominado DURIAMEINAKA, allí en estado espiritual están unos grabados en una piedra que se encuentra ahí para cobrarnos nuestros derechos y tributos al final de cada año. Otro pozo que se encuentra, nos recuerda que debemos hacer nuestros pagamentos, ya que si esto no se hace nos lo cobrarían enviando lluvias fuertes y malas que hasta muerte causarían.

Serranía de GESUBORINGUEKA

Desde este punto lo devolvieron otra vez hacia el sureste y este punto quedo designado para producir variedades de lluvias malas, es decir que afectan y perjudican tragándose toda clase de productos que los seres humanos sembraron para subsistir o sea los alimentos de pan coger, semillas variadas, productos vegetales de árboles frutales. Desde este lugar denominado GUESUBORINGUEKA es desde donde se producen las lluvias malas de toda clase, las cuales dañan los productos comestibles no dejándolos sazonar. Las distintas clases de lluvias son: las verdes, las moradas, las amarillas, las rojas, las negras, todas afectan el ambiente.

En otros puntos hacia el Sur en la región de la Caja o YEURA existen serranías que aparecieron en el mismo momento cuando se formó la tierra. Un cerro alto llamado KUILLIMAYA (Monte Azul), quedó asignado para las lluvias que perjudicarían las cementeras y también para darnos fuertes castigos como cobrándonos cuando nos descuidáramos para hacerles los pagamentos y no más estemos cometiendo faltas. De ahí brotan las nubes negras que se esparcen por todas partes, son para cobrarnos con toda clase de enfermedades. Los amos de ese lugar son dos padres que se llaman GUIATUIYAREY MAKU y YIMACE TUIYAREI KAKU quienes tienen el cargo de cobrarnos desde el momento en que no atendamos debidamente las obligaciones que nos corresponden cubrir con los demás padres y madres quienes tienen sus cargos a beneficio de la humanidad y que están situados en esas grandes serranías que son como un pueblo con sus templos sagrados, que para nosotros son las KANKURUAS que llevamos en nuestra mente con lo que tenemos que atender bajo la dirección de los mamos como los trabajos de las ciencias ocultas pidiendo que caigan buenas lluvias y no nos acabe la comida, que las enfermedades no nos afecten, hacer pagamentos con todo lo que el creador, los padres y las madres sostienen en estado espiritual para beneficio de la humanidad.

MAMO ZAREYMAKU, JOSE FRANCISCO ZALABATA, MAMO JUAN MARCOS PEREZ, MAMO NORBERTO TORRES, MAMO GREGORIO PEREZ, MAMO ARUA VIKU.
Únete: