Festival Internacional de Poesía de Medellín

PROMETEO
Revista Latinoamericana de Poesía
Número 64. Enero de 2003

Entrevista con Oksana Zabuzhko


Prometeo. : En el momento actual, de entre todos los países de Europa, ¿cuál es la poesía más desarrollada, según tu criterio?

Oksana Zabuzhko : ¿Tú dices una figura poética en toda Europa o qué? Yo no creo que tal figura exista, pienso que cada país tiene sus propios héroes culturales, al menos en Europa, no hay una poesía Europea con “P” mayúscula y eso es comprensible porque actualmente la poesía está más allá de las metas de la lengua, la poesía está profundamente enraizada en el lenguaje en que ha sido creada...eso la hace casi intraducible...yo pienso que es apenas lógico y bastante comprensible que cada país, o mejor dicho cada lengua tenga sus propios poetas que son considerados los más renombrados, mejores, etc., etc, por supuesto si preguntas por Seamus Heaney y su popularidad en Europa...él es popular por toda Europa, o por Szymborska, la poeta polaca, la respuesta puede ser también sí, pero pienso que se debe más que todo a que han ganado el premio Nóbel, y eso es lo que añade importancia a la figura poética, a la personalidad poética, bajo la mira de los escritores por fuera o por dentro de su propio país...pero si se quiere...poesía europea...yo no creo que tal fenómeno exista, pero siempre existirán poetas de lengua inglesa, sí, poetas de lengua polaca, sí, poetas de lengua ucraniana, sí, pero la corriente universal de la Unión Europea de poesía...!olvídate!

P. : ¿Existe en Ucrania la tradición de los trovadores?

O.Z. : Habitualmente existían, por supuesto… en los últimos tiempos nos convertimos en sociedad industrializada pero ya no puedes encontrar viejos bardos, pero alrededores de comienzos del siglo XX esa tradición sí existía y se desarrolló en sí misma de diversas formas, había declamaciones acompañadas por instrumentos de Ucrania, muy antiguos, instrumentos de cuerda, la bandola tenía sesenta cuerdas que tenían un sonido muy rico y los líricos recitaban sus poemas al sonido de la bandola. Hay una tradición poética muy antigua, una forma ucraniana muy antigua de creación poética, pienso que algo de esta tradición folclórica fue conservada en la tradición libresca de esa poesía, porque yo personalmente encuentro que esta forma de poesía folclórica es muy inspiradora, extremadamente inspiradora, es, quiero decir…realmente sorprendente cómo las voces de esos autores completamente anónimos, perdidos en un tiempo de muchos siglos atrás, esos hombres y mujeres de quienes nadie sabe nada, sus voces…sus voces se mantienen vivas en esta lírica folclórica, y es fascinante…quiero decir, los tiempos cambian, la sociedad cambia, los sentimientos humanos nunca lo hacen, los sentimientos humanos son más sustanciales, los sentimientos humanos perduran mucho más que cualquier otra cosa.

P.: ¿Qué piensa sobre la utilidad de los Festivales de Poesía?

O.Z. : Bueno, yo creo que eso funciona en dos sentidos. El Festival es por supuesto un foro muy importante desde el punto de vista de los participantes, porque, bueno…yo he estado en muchos festivales en Europa y Norte América y por supuesto es muy importante para los poetas, porque creo de verdad que es la sola oportunidad internacional que existe para los poetas en esta adorable aldea global nuestra. Es una especie de isla virtual que sólo nosotros poseemos, y en la cual estar juntos y vecinos intercambiando experiencias como una forma importante de mantener la existencia de la poesía en un mundo que en verdad no respeta nada la poesía…pero hay una cosa por supuesto… una especie... yo nunca percibí un festival de poesía de esta clase, sino como torres de marfil para los poetas… para que puedan estar juntos y sentirse importantes, es como encontrar te tú mismo con tus propios pedazos y con tus reflejos, pero yo creo que no es tanto como para morirse… yo creo que éste es el más destacado del momento; es para el público, para el público tener esa oportunidad de mirar la poesía como un fenómeno universal, de mirar la poesía más allá de cualquier lindero profesional, social o nacional, y ser capaz de gozar, de experimentar la poesía en la escala más amplia posible; yo pienso, que para nosotros los poetas, es una obligación recordarle al resto del mundo que la poesía sí ofrece, de vez en cuando al ser humano, a este ser humano perdido, perdido y solitario ser humano en este loco mundo del siglo XXI que la poesía sí existe, que la poesía sí articula los sentimientos humanos de la manera que la gente sin la poesía, no sería capaz de articular ellos mismos, eso es lo que hace, articular cosas, lo que la gente que tiene otros asuntos que hacer no tendría la oportunidad de ser concientes y brindar esa conciencia… yo creo que esto, por decirlo así, es la misión de cada festival de poesía.

P. : ¿Tras leer tu excelente poesía aquí, a nuestro público, cuál rol crees que el publico tiene en este drama?

O.Z. : Bueno, sabes, creo que tu pregunta contiene también su propia respuesta, yo no se cuál es tu afición, por lo del elogio, pero yo creo tras cinco días que llevo aquí, he estado ensayando de alguna forma cómo tomar este fenómeno de la audiencia de Medellín, de la audiencia para la poesía y honestamente pienso que ustedes, muchachos, tienen la mejor audiencia del mundo, para la poesía, ¡completamente!… Eso es realista en cuanto toca a mi conocimiento, y yo no se hasta qué punto se deba a que ustedes viven en unas condiciones violentas, en un país violento, y hay una gran cantidad de violencia al escribir, pero no en todas partes produce tan masiva y profunda resistencia cultural, articulándose ella misma en este fantástico interés por la poesía que veo en todas partes, en cada lugar donde leo, y hay algo más, pienso que entender la poesía, la comprensión de lapoesía…estas no son mis afirmaciones, alguien las expresó antes de mi, “la comprensión de la poesía es un signo seguro del potencial cultural”, así que yo pienso que en Colombia, aquí, tienen un tremendo y enorme potencial cultural, juzgando por la forma en que la audiencia entiende la poesía, requiere la poesía, creo que aquí hay algo muy sustancial que ocurre en Medellín y que tal vez es la muy noble forma humana de reaccionar ante la violencia, de oponerse a la violencia, de permanecer siendo humanos, yo no sé, soy una extraña aquí, he estado sólo por cinco días, así que no puedo hacer más que conjeturas, pero creo que la violencia es inhumana y que la poesía es humana, la más humana de todas las ocupaciones, pero existe alguna forma de resistencia cultural que ustedes tienen…yo creo que en el camino hacia el siglo XXI, ustedes asombrarán al mundo con algunos de sus descubrimientos culturales.

P. :¿ Cómo defines la poesía?

O.Z. : ¿Cómo podría yo hacer una definición de poesía. Yo sí tengo un poema que se llama “Una definición de poesía” ... creo que ha sido traducido aquí...así que qué se supone que haga yo...¿leer el poema?

P. : ...quizás sí...

O.Z. : No se... creo que es obvio hacer una explicación antes de que traduzcas estas cosas, esta pieza... conoces la vieja creencia...una superstición pagana del folklor ucraniano, “cuando un gran pecador muere, debes ayudarle, quitando el techo, de modo que el alma pueda subir más fácilmente”, eso es acerca de hechiceros, y esa clase de personal, acerca de hechiceros, brujas y todo eso...

P. : Tú decías de tu tatarabuelo...

O.Z. : Sí, sí, sí, es ese verso, tu recuerdas, gracias por recordármelo, mi tatarabuelo hechicero salió de esa manera, así que hay una razonable implicación detrás de este poema, una razonable implicación de que el poeta es una especie de hechicero, que la poesía es con mucho una quintaesencia de la hechicería, pero creo que hay que aclarar qué clase de hechicería, por así decirlo...

Oksana Zabuzhko nació en Ucrania en 1960. Graduada en Filosofía de la Universidad de Kyiv Shevchenko. Enseñó cultura ucraniana y literatura como escritora en residencia en Penn State University. Becaria Fulbright en los Estados Unidos. Libros de poesía: May Hoarfrost (1985); The Conductor of the Last Candle (1990); Hitchhiking (1994); y The new Archimedes´ Rule, Selected poems, 1980-1998 (2000). Novelas: Extraterrestrial Woman (1992), The tale of the reed pipe (2000) y la muy reconocida Investigación de campo en sexo ucraniano (1996), que la estableció como una de las más controvertidas figuras de la Literatura ucraniana actual. A Kingdom of Fallen Statues, fue publicado en Toronto en 1996. Es coeditora de la antología From Three Worlds: New Writing From Ukraine (1996, Zephyr Press, Boston, Massachusetts). Por sus poemas vertidos al inglés recibió el premio de poesía del Global Commitment Foundation.

Únete: