Festival Internacional de Poesía de Medellín

Blanca Castellón (Nicaragua, 1958)

Pendiente

Baja por la tensa cuerda del lenguaje
con todo el peso de tus palpitaciones

llega hasta el extremo mismo del asombro

te darás cuenta

que la tarde se sostiene en la blasfemia
que las estrellas son deseos incumplidos

que la angustia
es en realidad el futuro

entiende de una vez
cuanto cuesta ser humano

Sereno

Alguien me vigila desde el agujero
que el mismo ha perforado

en el centro de mi hora larga

dilata su pupila

cuando me ve morder los barrotes de la noche
para dejar entrar el fantasma de un arcángel

observa paso a paso
con morboso placer

mi manía de recoger
la pelusa que suelta la desolación

lee sin permiso todas las notas
que me envían los siglos anteriores

ya sabe donde escondo la flor de la esperanza
y eso es lo que me asusta
no vaya a ser la mala suerte

que en descuido de mi parte
se la lleve orilla opuesta.

Ella y yo

Mi enemiga tiene nombre de luna. Escribe y le gusta mirarse en las frutas cuando deciden abandonar la rama. Les sigue la pista hasta verlas convertirse en fuego donde funde cadenas que sus pies no soportan. Siempre esta merodeando las piedras y las interrogaciones y los silencios. Con esa sustancia embadurna las hojas y cuidadosamente las esconde del viento. Jura y perjura que las aguas del río corren felices hacia tus manos para obligarlas a posarse en su vientre. Mi enemiga es blanca y te ama igual que yo cuando no pienso en nada. Cuando cierro los ojos y me besas simplemente la frente.

De SINÓNIMO ANTONIMO Ediciones 400 elefantes 2002

Sin embargo
A veces la tierra es cariñosa

Que hermoso abandonarse
a los besos que la tierra

con sus labios hinchados
le regala a los pies

antes de escupir y hacernos
temblar con sus reclamos

para acariciarla descalza

le froto
el vientre
el ocre
la grama
el fruto

abro ventanas
y le grito
-¡ te quiero!-

a veces se queda callada
como cuando estas ausente

a veces me contesta
con florecillas blancas
o algún durazno

y otras veces se humedece
de puro cariño que me tiene.

Luciérnagas

Como pedernales
frotáronse
palabra y piel

y se encendió
el amor

 

Blanca Castellón nació en Managua en 1958. Entre sus libros publicados están: "Ama del espíritu, 1995; Flotaciones, 1998 y Orilla opuesta, 2000. Es vicepresidente del Centro Nicaraguense de Escritores.
Site Map
Únete: