Festival Internacional de Poesía de Medellín

Briceida Cuevas (Nación Maya, México, 1969)

El búho

El búho llega.
Se agazapa sobre el muro.
Medita.
Qué muerte anunciar
si ya nadie vive en este pueblo.
Los fósiles de la gente
Transitan a ningún lado.

Pinta la luna las tumbas del camposanto
que ha comenzado a masticar la maleza.
El búho
ensaya un canto a la vida.
Se niega a presagiar su propia muerte.

Miedo

Cómo ahuyentaríamos al miedo si no existieran (piedras.
Cómo lanzarles sillas
si también sienten miedo.
¿Hemos de sacarnos los ojos y aventárselos?
¿Y si se los pone en las cuencas y nos reconoce?
¡Cómo encomendar el alma
si huyó despavorida de nosotros!

Sol con espinas

Hace tiempo
las nubes fueron piedras aquí en la tierra:
Madre piedra la luna,
Padre piedra el sol.
Hace mucho tiempo.
Cuando las nubes no sabían de soberbia,
la luna no era fría,
al sol no le habían crecido espinas.

Pelota de voz

Al pozo no le gusta que le tires piedras.
Lastimas su quietud.
Ese juego no le agrada.
Si quieres jugar con él,
haz de tu voz una pelota,
arrójala,
verás que te la devuelve.

Mi nombre

Mi nombre,
pellejo disecado,
de boca en boca es mordido,
es masticado por los colmillos de la gente.
Me he despojado del ropaje de mi nombre
así como la serpiente de su piel.
¿Por qué no llaman prostituta a la luna?
Ella acostumbra caminar por las noches,
acostumbra apostar su cuerpo,
acostumbra ocultar su vergüenza,
acostumbra sumergirse en la oscuridad porque ya detesta su (claridad.
Porque ella es una hermosa alimaña blanca.
Mi nombre
es chicle prohibido para los niños.
Mi nombre
ha sido pisoteado por el desprecio.
Ahora ya no tengo nombre.
Soy un duende que le revuelve la cabellera al amor.

 

Briceida Cuevas nació en Campeche, comunidad de Tepakán, Nación Maya, México, en 1969. Ella describe su pueblo natal, como “un pueblo donde en tiempo de primavera las mariposas pueblan las calles como si brotaran de los ojos; tan cerca que se pueden atrapar con las manos. Tepekán es un lugar en donde los charcos hacen las veces de mar, espejo de los niños con olor a fresco todos durante la temporada de lluvias”. Sus poemas han aparecido en las antologías: Flor y canto, cinco poetas indígenas del sur, INI-UNESCO, 1993; y Tumbén Ik’t’anil ich Maya T’an Poesía Contemporánea en Lengua Maya, In pákat yétel juntul t’el (mirada con un gallo), España, 1994. Participó en el encuentro: participó en el Encuentro de Mujeres Indígenas: Creadoras de Sueños y Realidades. Briceida es miembro fundador de la Asociación de Escritores en Lenguas Indígenas de México, en la cual se desempeña como Secretaria de Formación Profesional.
Site Map
Únete: