Festival Internacional de Poesía de Medellín

Jack Mapanje (Malawi, 1944)

La hediondez del potaje

¿Por qué la hediondez del potaje
Con larvas y gorgojos flotando,
El calor chamuscante atrapado
Entre muros pestilentes,
La irritación de estridentes
Cigarras y ciempiés,
Las hienas por siempre riendo,
El feo aguijón del escorpión
Sajando espina dorsal abajo,
Nos rastrean donde quiera nos escondemos?
¿Por qué el diario curvarse
Entre la desnudez nos busca como en prisión
Los guardias esculcan en los anos
Los falsos planos de nuestros evasiones,
La purga mensual por la
Malaria, cólera, diarrea,
El arbusto venenoso de flores amarillas,
Las filas en Bahía Enferma de esqueléticos
Miembros ávidos de valium
Para curar silencios mortales-
Por qué la hediondez de la prisión
De súbito nos arrebata como lujuria?
¿De una vez por todas no rigió el espíritu
Los lamentos de los prisioneros moribundos
Los tormentos de los enloquecidos prisioneros,
Las heridas supurantes de nuestros codos,
Rodillas, pelotas, traseros, nalgas, donde quiera
Y la ventisca soplando recio
En los oxidados techitos
Y los inermes pollos
Goteando en la lluvia?
¿Cuánto nos perseguirá esta hediondez,
Es cierto realmente lo que ellos dicen:
Una vez prisionero siempre prisionero,
Por qué?

Esta cabeza que aun se resquebraja

La cabeza
Que realmente duele es
La esposa, los niños,
Parientes y amigos
No admitidos,
La escasez
De espacio para respirar
Y la materia legible,
El ruido
Del papel crepitante
Y la pluma
Impugnada.

La velocidad para remediar asuntos, querido padre

Es la velocidad, querido padre, la velocidad con la
Cual arriesgas salvar la vida de uno que vale.

El camaleón duda, a menudo tres veces,
Antes de poner abajo su pata, la ardilla

Amarra su espesa cola antes de saltar hasta su
Rama más segura del baobab, el manchado guepardo

Acecha en los matorrales, aguzándose para dar su
Salto final, pero nada pasa sin

La velocidad con que ellos realizan su acción
Mi querido padre, la velocidad es todo – porque fue

La velocidad con que tú elegiste telefonear
En Gaélico, de forma que el sucesor de nuestro tirano

No pudo descifrar tu discurso, que habías
Visto este abejorro encadenado atrás de su

Camión de seguridad; es la velocidad con que tu amigo
Parroquiano de Galway envió su discurso a nuestro amigo en York

Para gritar al mundo por otro que ha sido
Apresado; es la velocidad con que las ondas de radio reciclaron

El discurso alrededor del globo al día siguiente,
Avergonzando la Vida de nuestra Excelencia y sus áulicos,

Desbaratando sus planes de asesinato; es la velocidad
Que salvó al abejorro. Aun cuando tú

Elegiste enterrar a la madre del rebelde, sin miramientos,
Solitario, mi querido padre, después que ningún colega de la

Universidad se había atrevido a enterrar a la madre del rebelde,
Era la velocidad con la que tú minimizabas sus

Piadosas lágrimas, para socorrer a los muertos como debías;
Es la velocidad para remediar esos asuntos, querido padre.*
 

*(n. del t.) Padre: a través de todo el poema, la palabra aparece en español en el original.

Jack Mapanje nació en Malawi en 1944. Poeta, lingüista, editor y activista de los Derechos Humanos. Es el poeta más famoso de Malawi. Fue Jefe del Departamento de Inglés de la Universidad de Malawi. Y actualmente profesor de la Universidad de Leeds. Por su poesía radical fue, en 1987, hecho prisionero cerca de tres años y medio, por la dictadura de su país, encabezada por Hastings Kamuzu Banda. Ha publicado los libros: Of Chameleons and Gods, Heinemann, 1981 & 1991 (Rotterdam International Poetry Award, 1988); The Chattering Wagtails of Mikuyu Prison, Heinemann, 1993; Skipping Without Ropes, Bloodaxe Books, 1998; Oral Poetry from Africa: an anthology, Longmans, 1983; Summer Fires: New Poetry of Modern Africa, Heinemann, 1983 y The African Writers’ Handbook, African Book Collective, 1999. En sus libros ha sabido relatar su experiencia como sobreviviente en la cárcel, gracias también a su gran sentido del humor. Por su contribución a la poesía africana y a la defensa de los Derechos Humanos, recibió en el presente año el Premio Fonlon-Nichols, de la Asociación de Literatura Africana en Estados Unidos.
Site Map
Únete: