Warning: include_once(./common.php): failed to open stream: No such file or directory in /home/prometeo/public_html/system/lang/lang.php on line 3

Warning: include_once(): Failed opening './common.php' for inclusion (include_path='.:/usr/lib/php:/usr/local/lib/php') in /home/prometeo/public_html/system/lang/lang.php on line 3
WOLE SOYINKA
Festival Internacional de Poesía de Medellín

NOCHE

Noche, tu mano es grávida encima de mi frente
No llevo un corazón mercurial como las nubes
Para arrostrar la irritación de tu sutil arado.

Mujer como una almeja sobre la mar creciente
He visto tu mirada celosa apagar la fluorescencia
Marina, danza en el pulso incesante de las olas.

Y yo quedé de pie, seco, como las arenas, sometiendo
Agua salobre y sangre a marchar a las raíces.
Noche lloviste sombras apretadas a través de húmedas hojas
hasta que, bañada en la tibia difusión de tus células moteadas
Las sensaciones me dolieron, sin rostro
Silenciosas como ladrones nocturnos.

Ocúltame ahora, cuando los niños de la noche encantan
A la tierra, ¡no podría escuchar a ninguno!
Estos llamados neblinosos me desharán todavía;
Desnudo, no invitado, en el mudo nacimiento de la noche.

Traducción de Rafael Patiño

MUERTE A LA AURORA

Viajero, debes partir
A la aurora y enjugar tus pies sobre
La humedad de nariz perruna de la tierra

Deja que la aurora sosiegue tus lámparas. Y mira
Languidecer el ataque de las espinas ante la luz
Pies algodonosos para disolver en el azadón
Las lombrices tempranas
Ahora las sombras se extienden con debilidad
Ni muerte de la aurora ni triste postración
Esta suave charamusca, suaves engendros desistentes
Rápidos goces y recelos para un
Día desnudo. Barcos cargados se
Someten a la asamblea sin rostro de la niebla
Para despertar los mercados silenciosos -Veloces, mudas
Procesiones por grises desvíos... Sobre este
Cobertor, hubo
Súbito invierno a la muerte
Del solitario trompetero de la aurora. Cascadas
De blancos pedazos de pluma... pero ello decidió
Un rito banal. Conciliación salvajemente
Exitosa, primero
El pie derecho para el júbilo, el izquierdo para el pavor
Y la madre suplicaba, Hijo
Jamás andes
Cuando el camino aguarda, hambriento.
Viajero, debes proseguir
Al alba.
Te prometo prodigios de la santa hora
Presagios como el aleteo del gallo blanco
Perverso empalamiento -Como quien desafiara
Las iracundas alas del progreso del hombre... Más, ¡semejante espectro! Hermano
Mudo en el sobresaltado abrazo de Tu invención -Esta mueca de burla

Esta contorsión cerrada - ¿Soy yo?

Traducción de Rafael Patiño

VIAJE

Aunque llegué al final del viaje,
Jamás sentí que hubiera llegado.
Tomé la carretera
Que sube despacio la cuesta de las preguntas, y que me lleva
Incluso a descender a la tierra que lleva a casa. Yo sé
Que mi carne está limpiamente mordisqueada, perdida
Para el perturbado pez entre las vainas susurrantes-
Yo los dejé atrás en mi ruta

Y así también con el pan y el vino
Necesito la repartición de derrota y carestía
Yo los dejé atrás en mi ruta

Jamás sentí que hubiera llegado
Aunque amor y bienvenida me atrapan en casa
Los usurpadores pasan mi copa en cada
Banquete como en una última cena

Traducción de Rafael Patiño

DOCE CÁNTICOS PARA EL FANÁTICO

I

Despierta tras un prolongado delirio, jura
Que ha visto el rostro de Dios.
Dios ayuda a todos aquellos cuya fiebre nunca hirvió
O ha bajado.

II

Posado en el campanario de una iglesia, un minarete, una cúpula
Engreído como una misericordia, alegre como las gárgolas
Sobre frontones piadosos, el acólito vampiro
Espera saltar de su infierno privado
Hacia todos los puntos del compás… pero no va a viajar solo.
Su variación en la moneda falsificada dice: Venga conmigo o…
Váyase al… infierno!

III

Anhela con vehemencia una paridad
Más allá del contenido de su cráneo.
Cien mil
Vacuidades de la mente pronto
Son acobardadas bajo la gracia y el poder
De una pluma finísima —sin embargo,
¡Ojo con el mudo! Ojo con el furtivo poder
De la espada del mutante.

IV

El oficio de curar sigue extraños rumbos.
Médico y reservista, busca el sendero letal
Hacia los corazones de los devotos en Jerusalén oriental,
Convierte en cadáveres a los creyentes vueltos
Hacia oriente en devoción —luego apunta el arma
Hacia sí mismo— ¿todavía pisando los talones?
Pues no hay autopsias en la otra vida
Aunque el rigor mortis se asiente sobre el aliento
De la paz.

V

Serían asesinos de todos modos, y en cualquier parte.
Su mundo es una interrupción. De un tirón en la vida
Chupan las tetas de la piedad, brevemente forman

Un largo gusano de muerte. Ojos muertos,
Una humildad muerta, un deseo muerto, una letra muerta,
Una muerta asimetría apropiada
Para un no principio que va rumbo a la muerte.

Estos mentores viven, y prosperan, educan.
Miren su venganza por una muerte viviente
—Valiéndose de encías infantiles pero…
Los dientes les salen en la escuela.

VI

Fue de su propia clase. Clavó
A Yitzak Rabin en la encrucijada del Oriente
Los brazos extendidos hasta las Alturas
De la paz. A través de Suez, el fantasma
De su precursor en la tribuna
Miró la macabra repetición de un rollo conocido.

VII

Ogun llegó cabalgando por las calles
De Jerusalén. Los Escogidos bloquearon su camino
Su saber brillante y metálico era una profanación,
Clamó la tribu errante, guardián ahora
De las calles y senderos, vedadas en días sagrados
Las canciones de hierro y acero, o las vueltas
De un niño en bicicleta, o la cuna de un bebé.

Si hay guerra, negarán la
Ayuda del hierro. Si llega la muerte,
¿Pueden demorar la espada del visitante
Sosteniendo que se trata de una Fiesta Sagrada?

Las manos del zelote
Están extendidas para mecer el vehículo errante
Como se mece la cuna de una paz recién nacida.
Las garras del odio y el apretón del fin van
De polo a polo, adoptando
Conversos de todas las creencias. El acto de
Mutilar, de matar, es todo.

VIII

Un dios no nace en una parte, sino en todas.
Pero la secta de Rama rechaza esta sutil distinción:
Santifica el sitio designado, no por piedad sino

Para la disolución de lo tuyo y lo mío, la política del odio
Y un intercambio forzado —la paz por el éxtasis de un momento.
Vuelven una ruina la mezquita, sin dejar piedra sobre piedra,
Usurpadora condenada del lugar de la soñada epifanía
Del Señor Rama. Ahora, una pila de piedras
Usurpa el sueño de la paz: ¿pueden ellos soñar en la paz
En la iconoclasta Uttar Pradesh?

IX

Los mansos heredarán la tierra…
Benditos sean los hacedores de la paz…
Shalom… Shalom… Shalom…
Irosu wonrin, irosu wonrin wonrin…
Shanti… shanti… shanti…
Oom… oom… oom…

Buscan refugios de paz en el fondo del océano,
Honduras submarinas, en mundos perdidos, huecos negros
Galaxias desplomadas, en cuevas de ermitas
En las espesuras de la selva y la inmensidad ártica
Coronas de espinas y cilicios, camas de clavos,
La mejilla santa que muestra la otra mejilla, pero…
No en textos, no en cosas aprendidas de memoria. Es allí
Donde los no mansos resultan herederos de la tierra.

Son los novios de la Escritura, posesivos
Hasta el último punto sumiso. Meticulosos
Guardianes de las anotaciones, caminan sonámbulos ciegos
Hacia todo menos hacia vacío fatal:
Boom por om y… sword (espada) por Word (palabra).
¡Lo que hace falta… se cumple!

X

Ile ghogho nle orisa ee, ile ghogho nle orisa
Ile ghogho nle orisa ee, ile ghogho nle orisa
Enia lo m’prosa w’aiye oo
Ile ghogho nle orisa ee*

Inventa tu dios y forja su voluntad
El hogar de la piedad es el alma Vengo de la tierra de Ogun donde
Las mujeres siembran y enseñan y curan
Moldean y construyen y cultivan,
A horcajadas en la tierra con fuertes muslos
Se limpian el sudor de las caras francas.
¡Vengo de la tierra de Ogun donde
Las mujeres rechazan el velo, y los hombres
Y la tierra se alegran!

*Toda la tierra es el hogar de las deidades
Toda la tierra es el hogar de las deidades
Fueron los mortales quienes trajeron los dioses al mundo
Toda la tierra es el hogar de las deidades

XI

Arroja la piedra santurrona
Y deja a la débil belleza despedazada en la plaza
De la vergüenza pública. Este asesinato
Es la roca del pecado, el velo desobediente
El mero destello de un guijarro.

XII

Orunmila! Eleri ipin
Ibekeji Olodumare
Ajeju oogun
Obiriti, Ap’ijo iku da…*

Algunas palabras son toscas, obscenas, indecentes.
Justifican la censura, palabras como
Pagano, bárbaro, infiel, incrédulo, kafiri, etc.
El clérigo jura que despejará de las calles
Los impuros, armado con el Libro y la Barba. Ambos
Se vuelven astillas, pero derriban las leyes de la física.
Pues el fuego destruye todo menos al incendiario. Vive
Para predicar otro día. La prometida bestia
Del Apocalipsis me dejó descreído
Hasta que un clérigo farragoso decretó la muerte en CNN
— ¡Claro, ese instrumento del diablo— de Taslim Nazreem.
Ella escribió sobre un Dios nivelador, andrógino,
Que trata, ambidextro, con la Izquierda y la Derecha.

*Orunmila, Mano que asigna el Destino
Inferior solo a la Deidad Suprema
Aquella que se traga la potencia de las hierbas
Inmensa, que desvías el día de la muerte

XIII

…y un treceavo para los meramente supersticiosos.
Este treceavo cántico para ti, y que
La mala suerte infeste tus sueños por un tiempo, recalque tus temores.
No uno sino dos: el martes y el trece Se unieron para presionar la entrada de mi mundo
A tu calendario. ¡Si pudiera ufanarme
De un triple seis, un gran slam según cuenta de Satán…
Desde hacía mucho habría sumergido el mundo
En un risa cósmica!

Traducción de Nicolás Suescún.

Wole Soyinka nació en Abeokuta, Nigeria, el 13 de julio de 1934. Dramaturgo, poeta, novelista, crítico, catedrático, conferencista, actor, traductor, editor y activista político. En 1986 se convirtió en el primer escritor africano y en el primer escritor negro en recibir el Premio Nóbel de Literatura. Durante su estadía en Inglaterra, fue libretista, actor y director en el Teatro de la Corte Real en Londres. En 1960 fundó la Compañía de teatro Masks y en 1964 fundó la Compañía de Teatro Orisun. En los años 60’s, durante la guerra civil en Nigeria estuvo preso dos años. Libros de poesía: Idanre y otros poemas, 1967; Poemas desde la prisión, 1969; A Shuttle in the Crypt, 1972 y Ogun Abibiman, The long poem, 1976. Entre sus novelas, se destaca, Los intérpretes, 1965. Obras filosóficas: Los Habitantes del Pantano; La Casta Fuerte, 1963; El Camino, 1965. Piezas teatrales: Death and the King´s Horseman, 1975; Kongi’s Harvest, 1967; The Lion and the Jewel, 1964; The Trials of Brother Jero, 1964; The Bacchae of Euripides, 1973; Opera Wonyosi, 1977; A Play of Giants, 1985; y Requiem for a Futurologist, 1985.

Mapa del Sitio
Únete: