Festival Internacional de Poesía de Medellín

Burlesque


De vagos tirados en la calle
Y de cuanto hermoso ha parido Baco
Sea esta canción y la de los empinados dionisíacos
Muchos humanos aguardientosamente amigables se han conocido
hasta han compartido comidas, abrazos, riñas y gustos
Hemos visto por ahí, dientes podridos besando y amores nacidos.

Traed al mundo que ha sido siempre de sobrios e infelices
Emborracharle para que gire y de vueltas al inverso
Mínimo le sacaremos una áspera sonrisa
porque la resaca ya la tiene hace mucho



Bagatelle


Aquella naranja desea madurar, engalanarse de rojos y amarillos, atraer la vista para ser engullida
Del huevo polluelos anhelan salir, luego del nido, desplegar en viento y trinar al oído
Flores olorosas ambicionan prenderse a las ropas
Crisálidas colgantes queriendo dejar salir su huésped para embellecer el camino
El oleaje lanza masas de aire aspirando abrigar
Hacia todas las direcciones el sol grita enérgico que ansía bañaros en luz
la luz desea opacar la piel, calentarla para quienes te pretenden…
Suspiran cuando pasas libre, enredándote en lo que haya
Son tantos deseos que no puedes dejar de desear ser lumbre, brasa, carbón, ceniza
Quienes te aman esperan que estés bien, lo estarás
Pues a la muerte que lo desea todo le ha ganado esta exaltada carne deseosa de ti.


Fantasía


Un fruto maduro, muy maduro
Desde su rama hacia el suelo se lanza como kamikaze

Un fruto maduro, muy maduro
Quiere explotar
matar su madurez
regar sus entrañas en la tierra

Un fruto maduro, se da duro
Una fruta muy madura, no dura
Se lanza contra el ave rapaz, paz, pam, pun
punza el gusano no lo deja crecer
cabum, contra el hambre del hombre que la desea comer
tin, tan, para el mordisco animal
Fruto hado, alado, amado por su madre árbol
naturaleza, esa, no esta la del humano, que no brinca cuando madura;
se pudre,
Si salta estalla, se halla, allá está pura la fruta madura bombardeando
esta tierra de que quien quiere vivir de una paz, bun, bang, tin, tan,
de fruto que madura se dé un pepazo y dé el otro paso


Orquesta


Vemos la luna al lado
de la estrella
A pesar de la lejanía
somos un solo plano

¡Los celestes tenemos compañía!

Las nubes colisionan fuerte
y livianamente entre sí
para aliarse en trueno y rayo
desencadenando otros choques y uniones

de centelleante luz
y profundo rugido

¡No temamos a la unificación!

La luna pronto
chocará con la estrella
sin lograr ningún daño
más que a la soledad

*

Después de haber surcado, cultivado y abonado
El gusano sale enamorado del hogar
Se hincha al sol
se retuerce, luce
se inmola
en su baboso tronar
se escucha el grito de la tierra

*

Hondo
el pecho se ensanchó
Sintió frescura
Un jalón
le derrumbó
le sumergió

Revolcado en la hojarasca
Enredado en la corriente
Era arrastrado
No sabía si por largas algas o gruesas raíces de ceibo

*

Hala los vellos de la corteza
Siente cómo los poros se pellizcan
Montículos carnosos levantándose

Los hilos largos aferrados y gruesos se estiran
logrando una sensible cordillera
que reta al cielo

FELIPE POSADA nació en San Carlos, Antioquia, Colombia, en 1985. Actualmente es estudiante de sociología y música en la universidad de Antioquia, donde desarrolla investigaciones en artes y lúdicas de forma teórico-practicas como punto de partida para la sensibilización humana, llevando a cabo talleres de; poesía, teatro, danza, mascaradas, música (realización de instrumentos percutidos) lecto-escritura. Miembro del grupo experimental (social, medioambiental de arte y cultura) TONÉ y del grupo musical tierra libre, es también Tallerista por la revista Prometeo del proyecto de sensibilización Gulliver con niños de las comunas de Medellín. Poemas suyos han sido incluidos en revistas y exposiciones. Luego de haber vivido en su pueblo natal durante su niñez, el conflicto colombiano se agravaría haciendo que su familia se viese en la necesidad de partir hacia Medellín, esta partida marca su existir, reflejo de ello son sus poemas donde se puede encontrar; la añoranza por el campo, el reencuentro con la tierra y elementos naturales, la incertidumbre propia de la ciudad, el conflicto de su país y el pensar y acción humano. Su libro inédito el Día a su Degüello, no solo da cuenta del sentir de un joven que busca donde se oculta, que intenta crear donde se destruye, ser critico y denunciar donde se veta, el amor donde molesta, lo natural en lo artificial… también es el descubrirse así mismo ante las cosas, para hacerse parte de lo que quiere e intentarlo y lo que no quiere aligerarlo, escribir el poema fluir la poesía, dejar su paso en tierra no en vano ni malo e integrarse simple al todo.

Mapa del Sitio
Gulliver: