Festival Internacional de Poesía de Medellín

PARA EL FESTIVAL LATINO
FLOR Y CANTO
1

Recuerdo el rodar,
no de un par de dados, sino
de ese tren que venía de México
cruzando subrepticiamente la frontera.

Recuerdo su techo, oh
glifos del último jadeo,
gritos de uñas,
lágrimas de sangre,

y la riada de muertes que
llegó, sin gota de agua. Dieciocho
se asfixiaron ese día; ¿cuántos más hay
que no han sido nunca reportados?

Leo hoy estas líneas en Flor
y Canto, de hecho leamos todos
y cantemos la palabra viva
de la esperanza latina y

chicana, envuelta en tortillas de ira,
y convirtamos los sonidos de las puertas
derribadas, de las brutales redadas
nocturnas, de los dedos de hierro

clavados en los hombros de los recolectores
de uvas que han sido doblegados,
en llamas de poemas de resistencia
y cambio real, un cambio

revolucionario que ascienda desde las
las bases, donde ha echado raíces el árbol
de estrellas cuyas ramas se abren en un cielo
que por fin nos pertenecerá a todos.

 

 

EL ARCANO GITANO

Querían quemarlos,
quemarlos a todos, quemar
la mugre acumulada desde
diciembre: bolsas plásticas,
cerros de spazzatura 2, basura de
casas, apartamentos, tiendas,
cafés, de un casino –la reina
de todas las marañas–, botellas vacías
y sucias de vino, de grappa 3 y fanta;
sobras de comida, de todo;
y el hedor por todas partes muriéndose
por  hacer estallar las bolsas con
matices de hediondez y putrefacción
en donde nacen ratas que hurgan
mientras pasas en tu bicicleta:
hasta el fétido alcantarillado
contiene el aliento y se tapa
su nariz.

Oh, desperdicio de quienes desperdician,
así es Nápoles, en esto se convierte
cuando no hay más espacio en los
vertederos y no hay un gobierno
al que puedas ir a ver, así que mejor ve a ver
la versión que hizo Garrone de ‘Gomorra’,
la obra de Saviano, vadea la esquina
de la immondizia para llegar al cine;
es una película sobre el lugar en el
que estás ahora: en Nápoles, en un
poema sobre calles repugnantes en las
que con suerte despertarás mañana
sin una bala en tu cabeza,
te habrán confundido con Saviano,
por el agua sucia que derramó
sobre la Camorra 4, que permaneció
en una bolsa plástica, hasta acabar de podrirse,
putrina, putrina 5
abandonados en el bordillo de Via
Virginia Woolf, pues ella es basura como
el resto de la vida en Nápoles. Ahora, tras
la muerte obscena de la izquierda, que tal
vez esté en una de las bolsas que Anna Toglietti
anuda firmemente para tirarlas por la
ventana del primer piso sobre una pila
de basura allá abajo. El líder del país,
ese hidalgo de mierda, ese
Berluscabroni ridículo que viene con
Impy (su peluca implantada),
decretará que todos deben arder, que no
habrá regreso; y todos querrán hacerlos
arder –los trabajadores sin empleo,
los viejos, los niños pequeños, los chicos
de la Camorra, las pandillas de adolescentes– pero con
tanta estupidez, tan atolondrados por la cobardía que
ante el rumor de un supuesto rapto,

y por querer quemarlos a todos, quemarlos
y deshacerse de esas ratas que se multiplican,
se detendrán sobre los gitanos en los campamentos
de Via Ponticelli y Via Triboniano, y planearán
una masacre: los gitanos son basura,
roban y venden niños a
diestra y siniestra. Se oye un coro, una macedonia:
---“Massacriamoli!”, a esos sucios bastardos,
a todos ellos: cero campamentos de nómadas, cero
gitanos, cero tolerancia y los oídos sordos al
“Na viom cai dove vial tu/ da manga
tu rispeto,/ Viom duva ial tu ta manga tur
rispeto.” 6 Quema un ojo, un jakh; quema un oído, un khan;
quema una mano, una vast; quema una boca, una muj; quema
su nariz, su nakh. ¡Un samudaripen 7 gitano!
Que los enjambres de ratas salgan de la pestilencia.
Que salgan las serpientes nacidas en ese puzzo 8 bestial.
¿Quiénes son, sino aquel que tomó
el plástico y el que no lo ha hecho aún? Incluso
en la borgata 9 de Roma, Pigneto, tan querida
para Passolini, las pandillas lucen de nuevo
pañuelos con esvásticas: tanti inspiegabile e
ingiustificabile ferocita delle spranghe 
di ferro 10, varillazos en la cabeza de los vendedores
de kebabs 11 –bengalíes, indios,

magrebíes– y árboles derribados sobre
Via Cuopo del Cane para hacer barricadas
y resistir la búsqueda evidente de chivos expiatorios,
una turba racista que viene a quemar a los gitanos
sin importar que muchos hayan nacido en Italia, sin
importar una mierda que trabajen y paguen impuestos,
ahora marcha con un triangulo negro y
una Z, pero no de Zero sino de Zingaro 12, en
sus mangas, en su corazones, en sus ojos, en
sus bocas, en sus mandíbulas apretadas

te recuerdan la aniquilación nazi de los gitanos
y puedes ver y escuchar como emerge
tras las pancartas del nacionalismo y
la baba inmunda que alega pureza de parte
de los constructores de murallas contra
el asilo y la inmigración, la vieja basura
racista, rancia y pestilente; la bazofia dicha por
el fascismo, velada tras supuestos
acuerdos comerciales con el gobierno o la provocación
de parte de gángsters fanáticos con hachas.
El muro que cayó en Alemania
nada era comparado con los
que se han alzado a lo largo de las fronteras
de Palestina y México, donde es claro que hoy
en día los gitanos son muchos pueblos y si ha de
haber algún futuro éste surgirá de los
basureros, donde están todos los pasaportes
del mundo, junto con los desperdicios de Nápoles.

 

 

CACRI EN CARACAS

En los ranchos céntricos de Guaicaipuro, en el
distrito de Sarria, bate a
la sombra de las altas
torres de Caracas,

¡Cacri-Jazz!
Jazz de perros callejeros, pues eso es lo que significa cacri:
perros callejeros que van al rebusque, de basurero en basurero.
Así se hacen llamar: Pablo,
José, Irvin, Max, Lenin, los dos Armandos, Darío y Jesús-
este conjunto de bandidos en un cuarto de tamaño apenas
suficiente como para ellos y el retumbar de
sus instrumentos que florecen con un destino claro;
un éxtasis de bocas y manos de tambor,
aleteos de guitarras y bajos punteados por el trueno.

El estrecho callejón ahí afuera, apoya su oído en la puerta.

El swing de estos chicos para Jalagi Allison y para mí,
de los Estados Unidos; ellos, de pie; nosotros, acurrucados
en el suelo; todos nos sentimos como en casa en un mundo sin hogar
que circula alrededor de ese punto en el que
comienza todo contacto y armonía, el sonido de
todo remolino.

¡Comienzan y le dan! ¡Le damos y vos también, Hugo!
En medio del aguacero de cacris,
¡En un espacio tan pequeño, una música tan espaciada!
Con tan poca comida, y tanta sazón
funky cocinándose en los tambores,
tanto sabor en los saxofones.

¡El pueblo   unido     por el sonido
por los ritmos de la esperanza,
poesía libre de Pitágoras a
Coltrane, pasando por Bolívar,
jamás será vencido!

¡Cacri, Cacri, Cacri, Cacri!
¡Qué mezcla, cuánta picardía en esos fraseos magistrales, qué banquete
para alimentar el vientre del dulce corazón de la pobreza!

 

¡NUNCA MÁS!

Fueron asesinados con gas, quemados
por millones, tan sólo por existir.
Los que sobrevivieron dijeron: ¡Nunca más!
Les pidieron venir a Hanói para
seguir con la revolución socialista.
Respondieron: ¡Nunca más!

Nunca más confiaremos en ningún gobierno.
Construiremos nuestro hogar en Palestina,
derrotaremos a los árabes de allí, los dispersaremos
o les permitiremos vivir como sombras andrajosas
en los campos de nuestra ocupación.
Viviremos de y en el capital de los Estados Unidos

como la nación judía, con Israel por nombre,
y nunca más nos someteremos a un holocausto
por el crimen de simplemente ser.
Pero mientras Israel crecía y prosperaba,
aquellos a quienes había desplazado y arrestado
susurraban: ¡Nunca más!

Pobres y sin tierra, construyeron su resistencia
y lucharon y perdieron una y otra vez
ante el ejército sionista de armas estadounidenses.
El idioma del socialismo, de la amistad
y la armonía entre pueblos de culturas diferentes
murió de desgaste en el Medio Oriente, por

el dinero. Los contratos. Los festines de retrete. Las mulas mustias.
Los topos tontos. Los subsidios de muerte. La estrella
de David desplegada sobre la tierra,
pero los verdaderos Davides estaban en las calles
tirándole piedras a Goliath.
Oh, ironía filistea, tan contraria a la de los hebreos.

Los más pobres, los que no tienen un estado,
que han convertido su odio a la aceptación sumisa
de la esclavitud en brigadas mártires de armas
humanas suicidas y que han llamado a sus hermanos
a unirse a su ataque sobre la feroz colonia
de los Estados Unidos de la Explotación;

ellos, los más pobres, sin hogar, en quienes
aún respira la única solución, la única
solución que no es genocida ni fratricida,
ni la ‘solución final’ 13, en la que los apretones
de manos  y las palabras pueden aún abrir las puertas
al idioma del socialismo futuro del Nuevo
Israel  y la Nueva Palestina,
--- en donde ¡Nunca más!
será el grito unificado
de ambos, dirigido a
la tierra del fraude y
al hogar de la codicia.

 

 

MUMIA 14

Esto te ha de llegar,
Mumia, lo sé,
de una forma u otra,
sabes que
hay una gran
cantidad de gente
que sabe
que sólo eres culpable
de inocencia
y la tuya será
victoriosa, ---eso
lo sabemos todos.

No sólo aquí sino
en Francia, España,
Alemania, Italia
al igual que en Haití,
Cuba, Palestina,
Israel, África
--- de hecho, en todas
partes se traducen libros
o lo saben por la Internet
y se difunden tu nombre,
tus valientes escritos

y tu labor diaria; tu victoria
será la exaltación sin precio
del espíritu humano.
Pues estamos todos hartos
de la Muerte y sus guerras

por petróleo y por dinero,
del asesinato de
inocentes, de los suicidios,
los genocidios, del
Darfur 15 que conllevan,
del precio del holocausto.

Mumia, sé que sabes
que solamente hay una
razón por la que no sólo te has
mantenido en tus opiniones
sino que has vivido para
articular sus verdades desde
adentro de la celda de muerte
a la que te han arrojado:
no ha sido para salvar tu cuello,
sino para aliviar el del mundo
que está roto; no ha sido
sólo para expresarte sino

para proyectar, desde el agujero
más solitario, la cautivante luz
de la necesidad de una
transformación revolucionaria.
Eres el Nazim Hikmet 16 del 
granero estadounidense,
ese poeta turco que pasó
veintiséis años en prisión
y que, en un poema de
sólo dos páginas titulado
“Desde que me arrojaron
aquí”, nos mostró que

no hay suficientes barrotes
o grilletes para encadenar
el impulso revolucionario
que late en el corazón humano.
Como tú, poeta. Si, tú,
Mumia Abu-Jamal, poeta
de nuestras luchas diarias,
escribiendo desde el mismísimo
infierno (y no se equivoquen,
hermanos y hermanas,
cualquiera que haya nacido
de ese manifiesto radiante
e incendiario que ni la
amnesia obligada ni la
alzheimerización de las
sociedades nos han podido
hacer olvidar, sabe que no
hay diferencia entre
la poesía y la prosa); pues tú,
Mumia, has transformado los
fuegos del infierno en las llamas
del más alto honor.
Un hombre de los más libres
debe desde su esclavitud

física
ser liberado
para saludar
a los brazos
desplegados y
abiertos de
un mundo al que
él –para decirlo
escuetamente–
le ha enseñado
tanta
libertad.

 

PARÍS


Tan viejo que
podría ser su abuelo,
enciendo un cigarrillo
prohibido a la medianoche
en la ventana del
Hotel Vauvilliere.
Ella camina de un
lado al otro de la
estrecha calle, allá abajo.  

¡Idiota, mañana
perderás tu oportunidad
bajo la luz del sol!

Las pequeñas ventanas de un
ático, al otro lado de la callecita.
Las voces se desparraman
por los bares.

Entro al café
matutino. Ella entra
y se sienta cerca.
Ven acá porque huiré,
soy tan pequeña:
‘chiquita’ me queda
inmenso y la mantequilla me
quema los labios que he de abrir
para ti, pero soy muy tímida.

La veo irse. Da
diez pasos por la calle
y luego, en un parpadeo,
se desvanece.

París.

 

 

EL ARCANO DEL POKOLPOK 7

Dos días después de que comenzara la temporada
de béisbol, soñé con un pájaro
que tenía la forma de la letra ‘I’,
con alas de piedra que flotaban
en el aire de mi sueño, y supe
cuando desperté, que tenía que jugar
pokolpok con los gigantes mayas.

Al día siguiente perdí mi cabeza por
una bella jovencita, que la hizo girar en un dedo
como un balón de fútbol y luego la pateó
hasta lo alto de un árbol. Luego fue al río
junto a ese árbol y se quitó la ropa,
luego la piel y cuando la vi ahí parada,
nada más que un esqueleto,

me salí de mi mente y me aventé
como un mango que cae del árbol, y salpiqué
sus huesos burlones. Ella recogió
lo que quedaba de mí y me comió como
siempre había querido que me comieran. Yo
tenía veinte y ella, diecisiete: era el destino. Estábamos
en el asiento trasero de un Greyhound

corriendo por todo Kansas, después de la medianoche.
Ella metió su lengua en mi garganta.
Yo le metí el dedo en su herida. Éste que
sigue es fuerte: Hummm, ella sabe menear
el bate. Su nombre es Destiny Sue.
Viene de Cody, Wyoming.
Y vende botones.

Ahora va corriendo alrededor de Xibalba
como sabe correr, y yo no lo hago mal pero
tampoco lo hago tan bien, si se trata de lo
que debo alcanzar: mis caderas están raspadas,
mis rodillas y hombros, pelados. Siento
que he usado y me han usado, he tomado y he
abusado y he estado embriagado,

y mi 5-jaguar ha pasado por todos los remolinos
de cualquier clima desolado y por
toda la tapetusa que ella se pudiera tragar ---te
aseguro, Itzy, que va a reventar en 5
vueltas de la vuelta del calendario,
va a cantar bien su canción
y todos vamos a cantar con ella:

K-K-K-Katun 18, hermoso Katun,
será un juego completo de pelota
y nada menos que eso. Nos miramos
el uno al otro, recibimos los tiros
del otro con nuestras caderas,
nuestros muslos, las rodillas,
codos, hombros y pechos

y cuando terminamos el juego de pokolpok,
siete horas y media más tarde, ella, la ganadora,
me ofreció su cabeza.
Era el punto más alto. No sé de nada más
generoso en la muerte viviente.
Así que la corté y la llamé Una. Ese
sigue siendo su nombre hasta el día de hoy,

así que cuando marques un punta,
será un punto. Otro punta,
será otro. El tercero, será otro.
Y el cuarto, otro. Y entonces
los cuatro puntos se pondrán en fila, como
un bate, un bate fungo 19 para golpear pelotas
en el estadio durante todo el verano.

Un bate fungo y mangos en vez de bolas:
Van Lingle Mungo 20 lleva la cuenta
de los días de Los Gigantes, que se
encogen hasta alcanzar un tono azul de Prusia 21,
---7-Jaca, 12-Enchiridion---
y traen, con las últimas rondas
de este Katun, un hueso de los deseos

para romper contigo, y un hueso
que le sirva de bastón a este perro de
tres patas, cuando su alto relato esté en la
cola del último rayo de luz y la oscuridad
que se acerca con el frío del otoño
lo mantenga saltando y gañendo de alegría
ante esa gran bola de fuego del sol.

 

VIRGINIA TECH 22

El ‘solitario’ soy yo,
el que dejó de escuchar,
el que tiene un detonador escondido,
un puño ciegamente crispado,
un agujero en el corazón,
las armas de moda,
el que hace dispara,
el que mata porque… sólo porque sí,
el que mata a voluntad y, en vista
de que no hay nada más
que muertos, se mata, el que se ha suicidado
en la cima de lo que había matado,
ahora sabes cómo se siente
estar en un mercado en Bagdad
con sus víctimas ‘en el lugar equivocado,
en el momento equivocado’,
y por qué tu luto entra por un
oído sordo del mañana y
sale, ensordecedor, por el otro.

 

Notas del Traductor
1. Festival Internacional de Poesía de San Francisco.
2. Basura en italiano.
3. Bebida muy fuerte que se obtiene de la destilación de la uva.
4. La Camorra es una organización criminal mafiosa de la región de Campania y la ciudad italiana de Nápoles.
5. (agua) pútrida en italiano.
6. Canción tradicional gitana, en romaní en el original, que traduce aproximadamente ‘no venimos a robar tu pan sino a ganarnos tu respeto’
7. En romaní, esta palabra significa “(el) asesinato de todos” (asesinato colectivo) y se refiere al genocidio de los gitanos a manos de los nazis, durante la segunda guerra mundial.
8. Olor hediondo, como el del pescado.
9. Barrio de clase obrera en italiano.
10.  “Mucha ferocidad inexplicable e injustificable de las varas de hierro” En italiano en el original.
11. La palabra significa originalmente “carne a la parrilla” en Persa. Plato típico oriental a base de carne de cordero.
12. Gitano en italiano.
13. La 'Solución final' es el nombre del plan de la Alemania nazi para ejecutar el genocidio sistemático de la población judía europea durante la Segunda Guerra Mundial.
14. Mumia Abu-Jamal es un periodista y activista político negro estadounidense, acusado del asesinato de un policía y sentenciado a muerte en 1982. Su caso ha generado campañas masivas por su liberación en Estados Unidos y el resto del mundo. Ha estado en el ‘callejón de la muerte’ -la sección de la prisión donde están recluidos quienes esperan ser ejecutados- desde 1982.
15. Darfur es una región en conflicto situada en Sudán occidental (África). Su guerra ha derivado en la limpieza étnica de miles de personas y el desplazamiento forzoso de varios millones.
16.  Nazım Hikmet Ran fue un poeta y dramaturgo turco, considerado en Occidente el poeta más importante en lengua turca del siglo XX. Largamente exiliado de su país de origen a causa de su militancia comunista, murió en 1963 como ciudadano polaco.
17. El pokolpok (en lengua maya) era un juego ritual de pelota mesoamericano cuya práctica se extendió a lo largo de los tres mil años de historia precolombina mesoamericana, en todas las culturas de la región.
18. Un katún, en el calendario maya, es un ciclo de 7200 días. Era usado para registrar hechos históricos importantes y para profetizar el futuro distante.
19. Fungo: Bate de práctica en béisbol con un diseño especial que permite golpear y dirigir la bola con más precisión en las prácticas de defensa.
20. Pitcher de los Dodgers de Brooklyn de 1931 a 1941.
21. Tono azul muy oscuro, utilizado en pintura.
22. Instituto Politécnico y Universidad Estatal de Blacksburg, Virginia en el que un estudiante realizó una masacre el 16 de abril de 2007. En el incidente murieron 33 personas, incluyendo al autor y 29 personas resultaron heridas. Es el peor ataque a una universidad en la historia de Estados Unidos.

Traducciones de Ricardo Gómez

Fotografía: Fredy Amariles

Jack Hirschman nació en Nueva York, Estados Unidos, en 1933. Poeta laureado, editor y traductor de algunos libros de Pablo Neruda, Antonin Artaud, Vladimir Mayakovsky, Jean Cocteau, Roque Dalton y René Depestre, entre muchos otros. Desde que abandonó la carrera de profesor universitario en los 60’s, ha elegido el libre intercambio de poesía y política en las calles y ha sido llamado por Luke Breit, el más importante poeta vivo de Norteamérica. Ha colaborado en la edición de Left Curve y es corresponsal de The People’s Tribune. Obra poética: Fragments, 1952; A Correspondence of Americans, 1960; Two, 1963; Interchange, 1964; Kline Sky, 1965;  Yod, 1966; London Seen Directly, 1967; Wasn't It Like This in the Woodcut, 1967; Ltd. Interchangeable in Eternity: Poems of Jackruthdavidcelia Hirschman, 1967; William Blake, 1967; A Word in Your Season, 1967; Jerusalem: A Three-Part Poem, 1968; Aleph, Benoni and Zaddik, 1968; Jerusalem, Ltd., 1968; Shekinah, 1969; Broadside Golem,  1969; Black Alephs: Poems, 1960-1968, 1969; NHR, 1970; Scintilla, 1970; Soledeth, 1971; DT, 1971; The Burning of Los Angeles, 1971; HNYC, 1971; Les Vidanges, 1972; The R of the Ari's Raziel, 1972; Adamnan, 1972; Aur Sea, 1973; Cantillations, 1973; K'wai sing: The Origin of the Dragon, a Surrealist Text, 1973; Djackson, 1974;  Cockroach Street, 1975; The Cool Boyetz Cycle, 1975; Kashtaninyah Segodnyah, 1976; Lyripol, 1976; The Arcanes of Le Compte de St. Germain, 1977; The Proletarian Arcane, 1978; The Jonestown Arcane, Poetry for the People, 1979; The Cagliostro Arcane, Michael Hargraves, 1981; The David Arcane, Amerus, 1982; Class Questions, 1982; The Necessary Is, 1984; Kallatumba, 1984; The Bottom Line, 1988. Dirige el Festival Internacional de Poesía de San Francisco, ciudad donde habita desde 1973.

Mapa del Sitio
Gulliver: