Festival Internacional de Poesía de Medellín

 

TODOS ESOS PECADOS

 

Todos esos pecados
que estoy tratando de olvidar,
apilados sobre mi espalda
crecen como una montaña

Ahora soy
Un caracol
lento, lento y lento

*

El tiempo está cambiando
miro al espejo

El Calendario es
sólo un eco de imágenes

*

Abrazando el cordón umbilical
Quiero dormir
en el vientre
de la eternidad

¿Entonces?
¿debo atravesar de nuevo por entre
punzadas de dolor?

*

Todos en busca
una flauta
para encantar
a todas las ratas

Dice
la astrología china
que éste es el año de la rata

*

Ofrezco mi karma
a los astrólogos
ahora ellos me cuentan todo
lo referente a mi
comer, beber y dormir

¿dónde está mi parte superior
sobre la nuca?

*

mermelada en jarra dorada
el tiempo la está volviendo densa
cucharada
que rueda sobre mi lengua

yo la saboreo
como tu recuerdo.

*

si esta puerta desaparece
estaremos uno frente al
otro de nuevo

¿es éste un TIEMPO?

*

el látigo es cortante
las marcas son dolorosas

él vino a mí
con una suave caricia
se fue el dolor

¿es este el Tiempo?

 

CUANDO UN ÁRBOL ENVEJECE


Cuando un árbol envejece
comienza su jornada hacia el pasado
antes del brote de doble hoja
antes de la planta de hojas blancuzcas, y
antes de la yema de color rosado
Su jornada no se detiene
incluso después de haber alcanzado la semilla
Él desea alcanzar el fruto
la aspereza del pico
que come vigorosamente la fruta              
la suave lengua roja
las plumas y su temblor
la lluvia y el calor
el átomo

 

Cuando inicia el regreso
su jornada no es confortable
los pájaros toman su dedo
las nubes se pegan a sus pies
la hierba se alza sobre el camino
los insectos empiezan a dar vueltas sobre la tierra

un árbol que se envejece
jamás vuelve al presente

 

EL AMOR DE LAS GRANDES HORMIGAS NEGRAS

Uno no sabe desde dónde las grandes hormigas negras
Se extienden sobre el suelo como negras estrellas en lluviosas tardes
Atacando a su presa

Ellas no creen en
La disciplinada fila de las hormigas rojas
Ni en las órdenes de su reina

Ellas toman y tragan
Cualquier cosa blanca
Como azúcar, arroz, polillas

Si desean cargar un abultado cuerpo muerto
Se juntan como sindicato de obreros

Ellas pueden vivir en cualquier parte:
La corteza arrugada de los árboles
Casas de hojas
Raíces de cualquier cosa.
Aquellos a quienes aman
Se transforman en ellas.
En el árbol donde habitan-
Ni un sólo fruto puede permanecer
Ni un pájaro vivir

Más aguzado que su aguijón,
Es su beso 
Que las hace pedazos

¡Ellas son mejores amantes que los humanos!

 

EL CICLO DE LA BICICLETA

Ella era una bicicleta común
de acuerdo a la moda de aquella época
sin ningún maquillaje de salón de belleza
negra de color y pesada de cuerpo
ella sabía cómo seducir.
aunque tomaba largo tiempo
aplicar la grasa de la amistad,
mientras intentaba trepar,
se enojaba como un caballo malcriado:
algunas veces yo la montaba,
algunas veces ella me cabalgaba a mí
pasó el tiempo,
descendíamos por pendientes como una fuente
juntas
trepábamos y nos precipitábamos,
juntas sobre las alas de la rueda,
aterrizábamos ambas en el corazón,
las tuercas y tornillos de los deseos
apretujados;
entonces partíamos e íbamos juntas—
ella al almacén de material de desecho;
y yo al cesto de desecho de la vida.
los huesos desmembrados,
los músculos desgastados,
la campanilla silenciada,
ella se transformó en sus repuestos;
también yo.

Aun está en mí
elevándome
al mundo de la imaginación
a través del ciclo del tiempo.


LOS MARCOS DE LOS CUADROS...


Siempre deseo
Fijarme a mí misma
Dentro de los marcos de los cuadros,
Para amistarme con
Los muros.

Me sitúo a mí misma dentro de un
Cuadro del siglo dieciocho.
Ahora sólo poseo dos colores
Y una pose
Pero no mariposas sobre las flores de
Mi blusa.

Camino muy adelante de mi época
Me meto en un marco del siglo veinte;                                    
De repente tantos colores comienzan a saltar hasta mí
Que mis primeros colores se desvanecen.

Yo no creo que pueda ser amiga de los muros,
Ellos sólo cruzan mis caminos.

Cuadros, esperen por favor,
Sus marcos son más bajos que mi estatura.

Denme un cronograma
Desprovisto de mi propio tiempo.

Luego denme un cronograma
En el que solamente mi tiempo exista.

Yo beberé ambos cronogramas
Como un batido de mango.

Mi tiempo estará dentro de mí
Y yo estaré fuera de él.

 

A ELLA NO LE IMPORTA


 

hace casi mucho tiempo
que la conocí
pero ella viene cada vez que se le antoja
extiende la sábana del sueño
yace de espaldas
esparciendo el cabello como sueños

frecuentemente en sus sueños
hay una planta
blancas hormigas sobre su raíz
se arrastran sobre mi cuerpo

en cuanto
salgo de su sueño
las raíces de mi cuerpo 
desaparecen

siento temor
de ella, de su sueño
y de mi dormir
que insiste en despertar
entre sus sueños

a ella le importa
ella viene entre mis sueños
esparciendo su cabello

 

CUANDO ÉL TOCA EL TAMBOR


 

cuando él toma el tambor
el agua del mar
comienza a echar vapor
sobre su amada frente
y las gotas de sudor

 

cuando él bate
el tambor
una gran estrella se precipita
y la cortina de su amada ventana se estremece

este dulce dolor empapado
es rociado desde el tambor resonante 
la tierra olvida el camino

sobre el techo de su amado
calladamente vino y se posó un pajarito
lloviendo desde los cielos
su cabello se riega
y los árboles se bañan
en su dulce perfume

 

 

¿ME HABLARÁS? 

 

¿me hablarás
como antes
removiendo la lápida de la tumba
cargando la carne sobre tus huesos?
¿me hablarás
como antes?, preguntó él

“cómo”
repliqué
“ tú hablas de carne
mis huesos se volvieron polvo
la lengua cayó
como hoja al mediodía
el sonido ha volado al firmamento

“ trata de hablar
todo volverá de nuevo
carne, huesos y lengua
y sonido también”

hice mi lengua
con raíces de árbol
los dientes con hojas
agarraron el eco del valle
la ola marina se transformó en cuerpo
mira
estoy lista
para hablar

¿ey, dónde te encuentras ahora?

  

CONMIGO

 

de nuevo ocurrió esta vez
ellos me parten con cuchillo
como un melón
partido en dos, luego en dos de nuevo
yo sangro cubierta con mi propio jugo

 

yo pensé
no hay problema
el viento está allí,
con el sol, conmigo
la luna está allí,
con el banyan* conmigo
el firmamento entero está conmigo
con una pluma de pájaro

mi zumo se secó
del cuerpo
luego del corazón

sobre la tierra
comencé a descomponerme
la lombriz estaba también allí 
donde caí
“cada uno tiene que hacerse su lugar
cortando sin dientes la dureza”

no agradecí a la lombriz
pues yo sabía
que ella ES una conmigo.

 *El banyan es una especie de higuera bajo cuyas ramas se ha hecho comercio y mercado en India

 

AROMA DE ESPECIAS - UNA JORNADA ATRÁS EN EL TIEMPO

 

Prólogo

Aún estoy completamente intoxicada, enamorada.
Y con este amor, observo el círculo.
- Chogyam Trungpa

Ayer, tomé algunas fotos
de mis pies en el lago, la cámara
¿sabías?
- es ordinaria

Ayer mis pies, ¿sabes?
mis pies siempre están mojados
de permanecer entre agua dulce

Húmedos de esperar
De esperarte a ti, amor mío

 

 

PIRA DE POETA

 

En un mundo de ojos vendados
Voy a tocar el tambor inmortal

– Bhikku Nanamoli

No es éste el primer poema
Que he sacado del viejo y polvoriento archivo
hay una cantidad de poemas que están todavía
frescos y huelen a nuevas vasijas de barro 

Agnaye swaha!  
la primera ofrenda para la pira
es la jornada entre tu ser
y no ser

Aquí estuviste hasta ayer
y en la amarillez de las esquinas
de las hojas que colocas ahora como una pluma en mi mano
en sus arañazos sobre el papel
eres el viento enrollado entre mi ventilador
te huelo como huelo ácidas especias

Agnaye swaha!
esta es la segunda ofrenda que hago
para tu pira

El bote está en el mar
la red está en el bote
el pez está en la red
el pescador mata el pez
azul es una sombra que palidece
un bote es lo que naufraga
soy un pez para ti

Agnaye swaha!
tú estás
en los versos de los despojos de ese poema
juntos los escribimos, ¿recuerdas?
las palabras
la melodía
el canturreo de nuestro aliento
tú estás aquí
en los tejidos de mis pensamientos
en el interminable infinito de mi amor
por ti

Agnaye swaha!
y para siempre y 4 días
permanecerás con el poema
y la caja vacía
y las hojas caídas de los árboles
y el aroma a especias mientras se esfuma en la distancia

 

 MARCAS DE DETERIORO EL DÍA DE LUNA NUEVA

 

Cuando conozco al consorte apropiado
mis pensamientos se aclaran
- Chogyam Trungpa

 

Esta vez de nuevo
te has sometido a la prisión
has edificado tú mismo las paredes
y ahora vives en el pesado torreón
ni siquiera las grietas te dejarán entrar

un viento suave, pero adentro veo tu sonrisa
brillas como la luz del sol
oh ¡qué brillo tiene tu nombre todavía!

¡Esta vez me has engañado!
Yo que le he dado tibios besos a tus pies
y que acaricié tu cuerpo entero con mis pestañas

Anoche, sobre el alféizar de mi ventana
vi las señales de deterioro
y la sigilosa muerte
de los finales de mis poemas
los cadáveres y mis dedos tiesos con
dolor en mis hombros
y mi nuca
la grieta está adentro
adentro de mi cuerpo el dolor está en guerra
 
me estoy transformando de río en sangre

 

REENCARNACIÓN


Coloqué mis genes
Sobre la mesa del laboratorio
Y así empezó mi búsqueda
De la historia de mi vida anterior

Mis genes revolotearon, pero no emprendieron vuelo
Demasiado bien comprendí
Que nunca fui mariposa
Y nunca pájaro
Mis alas jamás tuvieron aquel vigor.

 

Mis genes yacen quietos
Ni siquiera se arrastraron
Nunca viví la vida de una lombriz de tierra

Olviden los cuentos de hormigas y abejas melíferas
Yo nunca pude unirme a esas filas

Me vi como mesa, como asiento también,
Y entonces llegué a comprender
Que fui una ventana
Abierta de par en par
Por la que el mundo husmea
Cuando está cerrada, un montón de inquietudes
Atrás de mí

Extiendo la ventana
Sobre el piso
Y la convierto en una puerta
La abro y salgo 

 

NUESTROS ANCESTROS Y NOSOTROS

 

¿Quién dice que
nuestros ancestros nacieron antes que nosotros?

Ellos nacen
     En hoyuelos sobre diminutas mejillas
 En lácteas sonrisas
     En los dedos de los pies
     En las líneas de las palmas

Ellos despiertan
     En desvaídas fotos
     En la imagen de Gopal del abuelo
     En el viejo bastón abandonado en el rincón                    
     (que ya no camina)
    
Ellos siguen entrando
     En nuestros hábitos impredeciblemente cambiantes   
     En nuestras conversaciones olvidadas
     En las líneas de nuestra frente
     En las arrugas de nuestras manos

Ellos se transforman en nosotros
     En el hábito de nuestra miseria
     En las lágrimas que empapan en dolor
     En nuestra petulante rabia
     En nuestra maldición del presente

No sabemos
     ¡Cuándo nos volveremos nuestros ancestros!

 

JUGALBANDI

 

Deslizante toque sobre el ala
La danza mihrab del vientre
Poseída y danzando con la cítara
Mientras llena el vacío interior
Con el sonido deslizante
De la serpiente del desierto
El silbido del bambú de la jungla
Gritos de relámpago
El aú aú de los lobos
Y los elefantes
Cruzando a través de la espesa selva
Rozando sus cuerpos
Y búfalos que combaten con sus cuernos
De repente una corriente de sonido llega
La fuerza de la corriente
Se reúne y fortalece
Sobre la faz de una tabla
Mientras convoca junglas enteras a las armas
Transeúnte cruzando los sonidos
Y caminando por el vilambit*
Corriendo sobre el drut**
Tamborileando sobre el toda***
Y tintineando el jhala****
El aire llega y permanece
Un poco por debajo
Y los cielos comienzan
Fisgoneando abajo
¿Quién no necesita
La felicidad del bosque para llenar
El largo vacío
Quién no quiere llenar
Ese vacío desocupado?

        *vilambit: o laya, tempo introductorio lento de 10 a 40 golpes por minuto
     **drut: ó drut laya, tempo conclusivo en tempo rápido con 160 a 320 golpes por minuto
   ***toda: se refiere a una larga ejecución hecha golpeando las cuñas de la tabla
****jhala: término indostaní referido a su música clásica instrumental que denota el ritmo rápido con   que concluye una pieza

 


Traducciones de Rafael Patiño Góez



EN LOS PANTANOS DEL ALZHEIMER


1
Sus pies temblorosos
avanzan hacia el futuro
se tropieza de repente, cae en
el pasado, empieza a reírse
¡mira! los árboles me hablan
ella empieza a conversar
con ramas, hojas
del árbol de neem,
en el patio del abuelo
Yo la halé con fuerza de regreso
desde las alturas de las palmeras de coco
ella se irritó
huye a las palabras
a la bodega del tío abuelo
empieza a buscar
por todas las direcciones
cuya tinta se secó.

La estoy halando
se está convirtiendo en una niña
una y otra vez
Madre en los pantanos del
Alzheimer

2
Es mi turno
Voy a peinar tu cabello
tú jalas el mío
aplícale mucho aceite

poniendo sus dedos en el
fino cabello gris
la hija piensa
cuándo ha crecido la niña 
y cuándo la vieja madre se ha vuelto
niña

3
en estos días se siente desilusionada
porque el forcejeo de los recuerdos
donde quiera que suceden
borró
una multitud de recuerdos que venían
de tiempo atrás

Ella se está olvidando
el significado de las palabras relevantes
entrando con fuerza a historias, que dormían
a veces, trepando al
cesto de la cocina.

4
después de mojar la cama
ella trata de ocultarlo con la almohada
mira con cuidado
sonríe como un brote floreciente
incluso después de recibir regaños
la travesura nada
en la esquina de sus labios

¡Oh! ¿Es esta la madre
o una niña un tanto descuidada?

5
Estos días
cada uno habla con ella
la silla, la mesa o la caja
llegan a su cuarto
perros, un león y un leopardo
sin miedo
juega con moscas
baila con hormigas
la madre se ha convertido en amiga
de cada uno
de los que no pueden ser vistos por
nosotros los inteligentes

Igual que una cometa volando
ella se escapa de las manos
madre
en el pantano del Alzheimer

 

LA PREGUNTA DEL BÚHO



La pregunta no es
           por qué el búho no es un buho;
la pregunta no es
          por qué un hombre no es un búho.

La pregunta es por qué,
           con los ojos de la luna gemela,
           con el jazmín capullo de nariz,
           con la postura de un gran yogui,
           con una voz gritando contra toda tiniebla,
           por qué no puede ser transformada la naturaleza del hombre.

La pregunta es
           por qué Lakshmi necesita este vehículo
           mientras despega del mar de leche,
la pregunta es también
           cómo su inteligencia se torna estupidez.

Al final de todas las preguntas,
           la pregunta es por qué
           el búho no quiere convertirse en hombre.

 


NOCHES DE MONTAÑA



Anoche
fue un sueño
Y
En el sueño - Tú



Y

Sólo tú

¿Dónde estaba yo?


**


Antes de tu llegada
Supe algunos nombres
Montaña, río, lago, cascada

Me llevaste a conocer
Un campamento en la nieve de las montañas
Tormentas crecientes en los ríos
Las más pequeñas olas de un lago
Cascadas que cantan

Y
a mí misma

¡Pero eras tú de quien quería ser amiga!


***

Anoche
Las lombrices de tierra extraviaron su camino
y se arrastraron hacia un foso de serpientes.
Al no encontrar espacio, las serpientes
crearon un gran revuelo en el mar.
No, no,
Nada le pasó a los peces.
Se quedaron en el mar,
Y como si estuvieran buscando ¿buscando qué?
casi olvidan nadar.

Nadie llamó a la tierra que hace gárgaras.
Ni al cielo
Ni al mar.

Me quedé anoche
en el árbol.

****

Anoche
el cielo estaba tan cerca
que yo me podía cubrir.
La montaña también, se sentó,
fumando.
El mar se mantuvo
acariciando mis pies.
Sólo que yo no estaba allí,
Tal vez vagaba
con animales salvajes.

******

Dicen
sus noches son como montañas.
Las mías eran como
agua lenta.
Sin embargo,
La noche permaneció despierta
en mis ojos.

(julio de 2005)


Traducciones de León Blanco

 

Rati Saxena  nació en la India en 1953. Poeta, editora, traductora y gestora cultural. Dirige el Festival Internacional de Poesía de Kerala, en India. Ha publicado dos libros de poesía en inglés, cuatro libros de poemas en Hindi, uno en Malayalam (traducido) y dos libros de viajes. Ha sido profesora universitaria, especialista en los Vedas. Respecto a las palabras la poeta nos dice: “Las palabras podían atraerme a cualquier hora; incluso mientras barría si ocurría que me topaba un pedazo roto de papel con palabras, el polvo quedaba libre de entrar a la casa mientras mis ojos estuvieran ocupados leyendo aquellas palabras. Luego vino un tiempo cuando las palabras empezaron a emprender vuelo fuera de mi boca. Yo podía emplearlas como un vendedor vendiendo polvo dental. Después de eso entré en un mundo donde las palabras solían acudir como una procesión matrimonial y regresaban sin la novia. En ese mundo las palabras acostumbraban pegarse sobre el vestido como mariposas muertas. Las palabras habían de estallar como globos y reventaban ruidosamente. Yo solía anhelar que las palabras se congelaran en mi boca. Pero bastante desvergonzadamente, tan pronto como obtenían la tibieza de los sentimientos, tenían el hábito de derretirse”.

Mapa del Sitio
Gulliver: