Festival Internacional de Poesía de Medellín

La poética magia de las plantas


Por Rafael Patiño
Especial para Prometeo


Hay que hablar a las plantas antes de cortarlas.
Para ver a las plantas hay que hablarles personalmente. Hay que llegar a conocerlas una por una; entonces las plantas te dicen todo lo que quieras saber de ellas.”
Carlos Castaneda

Para los chamanes, las plantas son en realidad espíritus maestros, e ingiriéndolas los chamanes asumen sus propiedades.
Lo que revela la planta no es una desviación de la realidad, sino una autentica realidad
que en un estado de conciencia normal permanece oculta.

Piers Vitebsky

No nos mueve para penetrar este umbral y compartir lo que allí hemos visto sino la fuerza modulada por la reverencia que nace de haber comprobado la fuerza de estos seres vivos y mágicos que han tenido por destino el procurar la vida sobre el suelo de nuestro planeta. Sin ellas no habría vida pues hijas del fuego solar ellas establecen los lazos de fuerza vital entre el sol y los demás seres vivientes. Sin ellas tampoco hubiera habido posibilidad de curar nuestros males, no solamente somáticos sino del alma, del espíritu, de la sensibilidad. Hemos  tenido el privilegio de asomarnos al jardín del chamán, el privilegio de escuchar el llamado que las plantas murmuran a nuestra sensibilidad estropeada por los vericuetos arrogantes y desdeñosos de la razón. Es este un homenaje a ellas, homenaje que se convierte en comunión de conocimiento, en vehículo que nos lleva a otras instancias de la existencia, a un apartado a punto de ser olvidado por los seres humanos, un apartado adonde llegamos accediendo mediante otras herramientas de nuestro ser, mediante la intuición, los actos humildes, la convocación de fuerzas primigenias y mágicas, mediante la ascesis sagrada.

Hoy nos anima una fuerza llena de entusiasmo amoroso, una fuerza provista de experiencia, de magia reverenciada, de apertura silenciosa a voces no nombradas, de límites y fronteras no traspasadas en el mundo de lo cotidiano que servirá de pegamento entre lo hablado y textual y el espíritu de los que asisten a este taller. Es necesario desnudar a nuestro ser, despojarlo de la ceguera de lo cotidiano, abrir el párpado invisible de nuestra mirada interior, animar las potencias desconocidas de lo ancestral que viven adormiladas y muertas por lo ilusorio de la llamada normalidad.

Nuestra intención es mostrar más que pontificar, compartir antes que guardar, ésta, nuestra experiencia y conocimiento, parcela del gran territorio ignoto y casi olvidado del uso de las plantas, sus propiedades medicinales y también de sus fuerzas misteriosas usadas para exorcizar otras oscuras fuerzas, para hacer filtros de amor, para penetrar en otros mundos que aquí están aunque no los veamos,  pero que visitaremos inclinando la cabeza desnuda como el poeta penetra en la tormenta para volver provisto de un rayo de sol en los ojos mientras agita la rama donde canta el pájaro soberanamente adornado su tonada llena de poética magia.  

Mapa del Sitio
Gulliver: