Festival Internacional de Poesía de Medellín

Poesía en la era global



Por Hatto Fischer
Traducción de Rafael Patiño Goez



En un mundo global marcado por las incertidumbres, se necesita fe en el espíritu humano. Estapuededarla la poesía.  Sin embargo, ello no debiera ser meramente una protesta lírica en la medida que cubra los emplazamientos del silencio, sino sustentar una nueva clase de direccionamiento del mundo encabezado mayormente por la cultura. A esto la poesía puede aportarle sabiduría y ética al tiempo que inspiración para buscar el diálogo con el otro. La poesía hace mejor esto cuando trabaja en medio de las complejidades de la vida mientras presta atención incluso a las cosas triviales, tal como la pregunta de un niño.

Incluso si bien Virgilio convirtió la poesía en un mito que creó bajo contrato oficial para encomiar al estado Romano, Homero mostró una diferencia real. Poesía es una real medida para el hombre si es expresada en total libertad del estado y de las estructuras políticas, y le da al pueblo la confianza en sí mismo que necesita para arreglárselas con los cambios.

En ese sentido, la poesía ha llegado a ser a través del tiempo más sutil, sensible a los detalles y subjetiva en su posición incluso mientras se quiere clamar por la mayor objetividad posible. Esto lo hace cada poema cuando se refiere al hombre y a la situación en el mundo.

Cuando se habla acerca de un mundo bajo la presión de la globalización, entonces es requerido un saber especial sobre cómo escapar a todas las fuerzas contradictorias que pueden converger de una vez en una misma localidad para explotarla como tiburones que atacan un pedazo de carne lanzado al mar. Si la poesía es descifrar la salida mediante el señalar una vía hacia el futuro, y ello pese a todas las incertidumbres, entonces el logos de los sentimientos y de los pensamientos honestos debiera manifestarse a sí mismo de nuevo. Algo de verdad es hallada si ella propicia que la humanidad siga adelante en vez de sangrar hasta morir. En verdad, cada poema puede llegar a ser un pequeño tributario que alimente el manantial de la humanidad. Se establece una diferencia si la gente comienza a dirigirse entre sí de una forma suficientemente poética, porque eso hace posible lo que Marx llamó ‘autoconciencia humana’.

Cuando 'Poetas contra la guerra' conjuntamente con Sam Hamill empezó a publicar un poema por día, ello inspiró a muchos para apartarse del silencio y enfrentar todavía más abiertamente la situación que estaban viviendo y experimentando en ese momento, específicamente después del 911, primero la nueva guerra en Afganistán y luego la invasión a Irak en marzo de 2003.

Ello conquistó un nuevo topo para la poesía. Como explicaba BrendanKennelly, la poesía tiene que enfrentar tanto a la violencia como a los mitos creados alrededor del uso de la violencia. Por largo tiempo, Irlanda padeció un conflicto civil ya que la violencia era vista como una fuerza de liberación. Bastante extrañamente, este acto de equiparar violencia con liberación tuvo lugar durante la Primera Guerra Mundial, que fue cuando terceros como Paul Klee estuvieron horrorizados por la guerra y todas sus fuerzas destructivas.  BrendanKennelly en sus ‘Poemas de Cromwell’ muestra lo que ocurre a los niños cuando las bombas explotan inesperadamente, como fue el caso tan a menudo en Irlanda del Norte. La violencia reinó hasta que el proceso de paz se encarriló y existe todavía una cantidad de inquietud efectiva puesto que el trabajo de restauración basado en verdadera responsabilidad y recordación no es igual que el más difícil acto de todos: el perdonar. Esto fue intentado por el obispo polaco de Wroclaw cuando pedía a los germanos que habían sido expulsados de Breslau, ahora la ciudad de Wroclaw, después de 1945 ‘¡perdonar que uno tenga que pedir perdón!’

Sólo mostrando la inocencia de la vida, puede la poesía convencer a la condición humana de detener el odio y la violencia y en vez de ello permitir que la confianza y la lealtad tengan una oportunidad para abrir puertas, como fue el caso en Suráfrica después de que Nelson Mandela finalmente salió de prisión y entonces liberó a sus guardias de la prisión. Acoger a los otros consigo, eso significó que él confía no solamente en el hombre, sino en la grandeza del hombre.

E incluso entonces la confianza no es auto-comprendida. Primero un poema debe propender por una comprensión humana del conflicto. Esa es la lección de Belfast y de aquellos que disfrutan el trabajo de Kevin Cooper en las zonas de conflicto. Aprendiendo a mostrar una comprensión humana, él consigue conocer y anticipar cuáles prerrequisitos tienen que ser llenados, a fin de obtener que marche el proceso de paz.  Este profundo sentido, observado en los poemas, precede cualquier razón humana y puede ser exitoso para ayudar a resolver conflictos a partir del ‘amor por la vida’.

Pablo Neruda llamó su autobiografía ‘Confieso que he vivido’ ya que su poesía acerca del amor contribuyó a vivir conscientemente. Pero para que amor y vida vayan juntos, dos cosas se requieren: mantenerse en contacto con el mundo y ser consecuente con lo que ocurre en la realidad no meramente a la vuelta de la esquina, sino en el mundo entero. 

En ese sentido, la poesía puede proporcionar para el futuro la sintaxis requerida para el gobierno del mundo. Ella habrá de ser aquella mediante la cual la voz humana podrá ser oída y con la cual cuente el individuo, y ello pese a todas las presiones globales y las fuerzas prestas a invadir cualquier espacio local.

La poesía aporta orientación, pero es un asunto de conocer cómo avenirse a términos con el dolor humano causado por la pérdida de amor y las relaciones humanas. El dolor existeporquedemasiado a menudo la vidaes ‘tratada’ de la maneramásarbitraria. Semejante pérdida revela la fragilidad de las relaciones humanas. Ello lleva a la gente peligrosamente cerca al extremo filoso del éxito y el fracaso. En esa medida la poesía es como un drama de sombra y luz para mostrar lo que sí establece una diferencia entre vida y muerte, ella refleja también una decisión de ser honesto. 

Si drama y teatro revelan un mundo de habilidades retóricas que subrayan instancias críticas pese a la censura y la eliminación, entonces los artistas en verdad viven permanentemente en zonas de peligro como Mike van Graan diría. Así solamente los valientes expresan lo que no está permitido. Aun la poesía no tiene otra opción que superar esta censura. Al obrar así la poesía se vuelve una contrafuerza de la globalización proclamando lo que puede prevalecer en todos los rincones del mundo, explícitamente amor y humor. Ella libera al individuo y eleva la consciencia humana hasta un nivel de lenguaje que otros pueden entender, y por ello comienza a compartir significados más comunes que los que a menudo la gente siente o piensa. Es por ello por lo que la poesía también está unida al sentido común. Ella permite vencer las largas sombras proyectadas por el poder y el miedo, las dos fuerzas de la imitación.

Así la poesía como sintaxis de libertad muestra lo que ha sido experimentado pero igualmente necesita ser vivida, antes de que pueda ser articulada, y ello sin temor de que la identidad de uno sea aniquilada por fuerzas dominantes.

La globalización misma no entraña peligro para la poesía, solamente temor.

De todas formas, la poesía es una especie de ética expresada en palabras y ésta libre de cualquier coerción. Eso hace al poema tan poderoso una vez liberado para buscar legitimidad en la vida y sintonía con el mundo. Tal expresión lírica no deja duda acerca de los verdaderos pensamientos y emociones que reflejan honestamente el estado de los asuntos de este mundo. Si Michael D. Higgins puede decir que cada poeta sabe cuándo un poema está ‘hecho’, entonces eso se aplica al mundo también. Porque todos saben cuándo prevalece la paz. 


Actualizado en marzo 8 de 2012.

Mapa del Sitio
Gulliver: