English

Big Bang

Clausura del 26º Festival Internacional de Poesía de Medellín

Por: Daniela Prado Serna

Desarraigo

            A Julio César Mondragón Fontes
            y a los 43 de Ayotzinapa

He mirado a los ojos de la muerte
y se parece a un hermano mío,
tiene un rostro como el de mi padre
y en su mirada también se asoma el miedo

No quiere verse reflejada en este cuerpo
y por eso me atraviesa la carne
con la sed de esta rabia tan ciega
que ha regado a mi país de sangre

¿Cuántos sueños se han ido a la tierra?
¿Cuántos horrores guardan nuestros pasos?
¿Cuántas rabias callan nuestras bocas?
¿Cuántas lágrimas cierran nuestros parpados?

¡Mira este cuerpo que se come el gusano!
¡Mira estos huesos que ya no tienen nombre!
Soy como otros bajo tanto polvo,
ya no distingo de patria, ni madre.

 

Horizonte

El azul ha olvidado su sombra
de viejo sombrero de mago,
de naipe bajo el abrigo.

Ya no hay castillos,
ni risa infantil
después de unas olas.

Han soplado todas sus velas
como hojas de otoño,
Y se han quebrado sus parpados
sobre las tejas del mundo.

Diariamente
un hueso amarillo atraviesa su carne
Y corta su vientre un pájaro de nieve
que divide su rastro como una frontera,
donde las gaviotas
hacen la guerra con el hambre.

 

Lamento de siglo

 

Una torre de cartas
se está incendiando
en lo que va de éste siglo,
como la piel de una rosa
al tacto de un erizo

Y grita como boca
que sale de otra boca,
que habla de este ruido
entre tanta gente muda
Que olvidan los secretos
del mito y sus raíces
y compran su tristeza
en dosis gota a gota.

Ya nadie mira a nadie
si no es un edificio
Ya nadie cree en nadie,
ya alguien siempre es nadie

Y corren tristemente
en todas direcciones
Sin encontrar la vida,
sin cuestionar al mundo,
sin reparar en nada,
porque nacieron muertos.

 

Confesional

 

Me maravillan los necios
me escandaliza la desidia
soy cobarde en secreto
y cínica por convicción

Me río sola de mi condición humana
de mi nefasta melancolía
y la depresión 
el prozac, las drogas, mi corazón bombeando cáncer

Todo es tan basto 
como una conspiración de cosas simples
Todo es tan basto 
como mi consciencia artificial

Yo: el corazón de todos mis amigos
Yo: la puta hija de mi padre
Yo: la torpeza del mundo contenida en un cuerpo
Yo: suicida, abstracta e indefinida
Yo: neurótica anónima
Yo: 20 años y poesía
Yo: tercera guerra mundial
Yo: todos mis malos poemas
Yo: payasos en mi lengua
Yo: poesía autobiográfica y cliché
Yo: sexo borracha
Yo: mariposa arrollada en el parabrisas de tu auto
 

Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa 
por eso escribo
Adiós mundo saturado
nací viperina y sádica 
vine a morir a este poema
para nacer en otros textos.

 

Peces tropicales

 

Escribo con el cerebro en mis manos
y el corazón en los ojos
Todo lo que percibo
se recubre de nostalgia
entonces, se hace cristalino y frágil

Como esos pequeños peces trasparentes
que se camuflan con mis lágrimas
cada vez que me asomo
al acuario vacío.

 

 

Para empezar

Soy un hombre herido
Y el mar que vino a morir
también es sangre:

Un puñado de símbolos
reducidos a la nada
De impulsos y palabras infantiles
que nadie usa ante el desastre.

​​

Pequeña Marilyn​

Querías encontrate en una capsula de nembutal
y entender el mundo tras una copa
no te pudo salvar Freud, ni el amor del mundo
porque estar condenado al éxito es una cárcel
Pequeña y frágil Marilyn 
tus labios acercándose a una píldora
¡vamos a olvidar!
“Happy Birthday Mr. President”
Feliz cumpleaños depresión, melancolía
Preguntaste por ese dolor fantasma 
que causa el vacío
Preguntaste dónde se hallaba ese vértigo 
para matarlo
Observaste tu reflejo y eras un monstruo
Sonreías histéricamente a una cámara
Te veías a ti misma como a otra, en los periódicos
Dulce y pequeña Marilyn 
hoy, alguna con tu nombre se mira en el espejo 
creyéndose una diva.

​​

Lenguaje personal

 

Ahora que lo desconocido y breve del futuro
destila avispas asustadas 
Juro que no entregaré mi lenguaje salino
Ese espacio frágil 
donde amar y quejarse no basta

Hay que demolerlo TODO.​

Yo podría correr

 

al lugar de la suerte
anularlo todo
Cerrar el alma, mi máscara de carne
Perder mi piel para que arda la noche
sus mapas como huesos
Y en un acto hermoso
descubrir como nombrar
por primera vez
la cicatriz de las ciudades.​


​Daniela Prado Serna (Cali - Colombia, octubre 25 de 1994). Estudiante de Lic. en Literatura en la Universidad del Valle. Publicó el libro Big Bang, gracias a la Beca para la publicación de libros de autores residentes en Santiago de Cali. Ganadora del segundo puesto en el X Concurso de Poesía de Cali (2015). Publicada en múltiples antologías como: 90 revoluciones de la editorial Mecánica Giratoria (Ecuador), Palabras que migran del Programa Editorial de la Universidad del Valle y en Hot Babes de la editorial Ojo de Pez (México). Escribe y publica sus collages en el blogspot y tumblr Sublingual. Cofundadora del grupo de poesía de su universidad Poiésis Univalle.

Última actualización: 11/05/2020