English

Palabra y música

Por: Vadim Terekhin

Palabra y música


Escucha, percibe el grillo.
La canción forjada en la lira.
Aunque el mundo sea cruel
Palabra y música perduran

Nacemos casi en el abismo.
Esfumados en niebla infinita.
Gloria, riqueza y poder.
Palabra y música perduran

¿Cómo hacer para vivir en la tierra?
¿Simple, despacio, amablemente?
En un mundo colmado de maldad
Palabra y música perduran

La vida cabe en siete notas.
Pero en la agitada fuga
Todo este mundo pasará.
Palabra y música perduran.

 

*

Quiero pasar en línea recta sin pretensiones
Atravesando señales ridículas, golpes, garfios
Con fuerza bruta me condujo el laberinto
Quiero contar lo que vivía en mí, lo que era

Se dobla hasta el suelo la carga pecaminosa,
Donde cuento mi exilio después de Jesús
Donde no vi otro atardecer ni otro amanecer
Vivo entre la luz y la oscuridad, entre la oscuridad y la luz.

Muriendo allí, resucito de inmediato.
Me llevo, como medallas, marcas de nacimiento,
El firmamento en los hombros, en los labios una palabra torpe.
Este es un puñado de polvo de tierra ¿Quién se está alejando?

El pie buscando el suelo, recuerda el nombre olvidado
Este es él, este soy yo, inserto entre dos comas.
Del gran amor, inmensa melancolía y tristeza
Este es él, este soy yo, esto es todo, lo que predominó al comienzo.

En el abismo negro, la estrella era un ojo nublado.
Tiempo cuna, cansado el bebé se mece con una mano
Gritó, se calmó y con el ceño fruncido miró la estrella
Lástima, se le arrugó la cara, la estrella repitió el gesto.

 

*

 

Cuando encontré un vagabundo.
En una estación miserable
Pensé, esta es nuestra alma
Huele de la misma manera ante Dios.

Dios no requiere nuestras oraciones.
Pero le miento antes de postrarme
Este soy yo, agotado por las batallas.
Este soy yo, atrayente y negro.

Este soy yo — reclamando derechos
Rogando piedad tímidamente.
Entiendo, que estas palabras
Tal vez sean nuestro principal trato.

 

*

 

Vivo como un brote de la tierra,
Recojo lo que en el mundo no es bueno
Mis buenas acciones
¡Dios misericordioso y justo!

Hazlo para volver aquí
Deslizando hacia un cielo sin fondo
Ángel de trabajo meticuloso
¡Me trajo sal y pan!

Y en el interminable espacio de trompetas,
Volvieron todas mis viejas esperanzas
Entonces conté contigo
En la hora difícil de esta vida, como antes.

 

Agua

 

Es sabido que entrando en movimiento,
En el sistema común de suministros
Según las leyes de la naturaleza.
El agua es invisible y muerta

Ella tiene pasión de fluir.
La presión en la cabeza oculta el pecho
Y ante cualquier obstáculo
Siempre abre su camino.

Y si miras el agua,
Compruebas tu mezquina existencia-
Sólo estallando la libertad
El agua se convierte en vida

*

Vadim Terekhin nació en Pesochensky Suvorov, distrito de la región de Tula, Rusia, el 27 de enero de 1963. Graduado del mando militar superior de Kazan y de la escuela de ingeniería de las fuerzas de misiles Mariscal de artillería M. N. Chistyakova y del Instituto literario de Moscú Máximo Gorky. Sirvió en el cosmódromo de Baikonur (1985-1990). Desde 1991 trabaja en el campo de la literatura y la cultura. Durante mucho tiempo, fue Viceministro-Jefe del Departamento de Cultura, Arte y Cinematografía de la Región de Kaluga.

Es poeta, copresidente de la Unión de escritores de Rusia, presidente del consejo de la rama regional de Kaluga de la Unión de escritores de Rusia, miembro correspondiente de la Academia de Ciencias y Artes (San Petersburgo), miembro de pleno derecho de la Academia de Literatura Rusa (Moscú), Consejero de Estado de clase II.

Ganador del premio literario ucraniano Taras Shevchenko (2018), del festival literario eslavo internacional "Golden Knight" (2016), del premio internacional "Cultura imperial" Eduard Volodin (2012), del Premio literario ruso "Belukha", GD Grebenshchikova (2012), del Premio del Distrito Federal Central de la Federación Rusa en el campo de la literatura y el arte (2009), ganador del premio honorífico del Foro poético en Bahrein (2007), del premio literario de toda Rusia "la casa del padre" que lleva el nombre de los hermanos Kireevsky (2002), del diploma del II concurso Philaret de poesía religiosa en Internet (2001), del premio literario de la editorial "Golden Alley" (2000), del premio literario Marina Tsvetaeva (1998), y del premio de toda Rusia de la Fundación para el apoyo a la democracia para jóvenes escritores (1996).

Traducido al italiano, macedonio, árabe, vietnamita, inglés, yakut y otros idiomas.

Publicado el 6.05.2019

 

Última actualización: 18/06/2019