English

Richard Berengarten (Inglaterra)

Por: Richard Berengarten
Traductor: Miguel Teruel y Paul S. Derrick

(Doce proposiciones)

1. No hay centros temporales ni espaciales. Todos los lugares, todas las épocas son a la vez centro y periferia. Octavio Paz respondió al lamento de Yeats, ‘el centro no se tiene’ (1919), afirmando que ‘por vez primera en nuestra historia, somos contemporáneos de toda la humanidad’ (1950).

2. Después de Paz, ya no basta con derribar las fronteras en el interior de y para cualquier subgrupo. Todas las etnias pertenecen a cualquier lugar y a todos los lugares. La poesía es universal. No hay civilización sin poesía. Toda tradición es un secreto abierto y apreciable, que pertenece a quien la descubra y la aprenda.

3. Esta lectura de Paz nos empuja (nos de-vuelve) hacia los orígenes váticos y chamánicos de la poesía, y hacia las responsabilidades órficas que Blake y Shelley fueron los últimos poetas ingleses en advocar con todo el corazón y el espíritu, y con dedicada devoción. ‘Toda la humanidad’ no sólo incluye a los vivos, sino también a los muertos y a los aún no nacidos.

4. El poeta tiene responsabilidades: sociales y subjetivas, comunes e individuales. Toda insistencia sobre la “espiritualidad” en poesía, si no quiere ser sólo caricatura o traición de sí misma, ha de incluir un compromiso crítico con respecto y al servicio del pasado y el futuro de la historia de ‘toda la humanidad’, y de toda naturaleza.

5. Los idiomas tienen huecos y vacíos, por lo que retratan la realidad de manera imperfecta. Para hacer un poema, el poeta ha de viajar a través de estos huecos y vacíos hacia el silencio y ha de regresar a través de ellos desde el silencio hasta el lenguaje: para probar (penetrar) las fronteras entre lenguaje y silencio. Este movimiento de ida y vuelta entre lenguaje y silencio hace que todo viaje poético sea un retorno heraclitano, y no un simple trayecto de ida.

6. El término “más allá” confirma y da cuerpo a la base espaciotemporal de la realidad, que está llena de distinciones binarias, y es inconcebible sin ella, o sin superarla. ¿Puede un shaman o un visionario, por no hablar del poeta, mero prestidigitador de palabras, sobrepasar tales barreras espaciotemporales al desplazarse, o al menos asomarse, “más lejos” en tal “más allá”? Los cabalistas luriánicos estudiaron la cuestión y respondieron: Sin atravesar el último Velo, y tan sólo en destellos, iluminaciones puntuales. Al parecer, los maestros del Tao Te Ching sólo consiguieron liberarse de las distinciones binarias avanzando cuidadosamente por entre los huecos y vacíos de la paradoja.

7. La poesía es un desafío a la mortalidad, y una crítica de la Muerte. Por atravesar las muertes, los poemas son viajeros del espacio-tiempo: llevan consigo cierta ironía que no se agota contra sí misma, y ésta es la única derrota que la Muerte podría admitir, si la Muerte hablara.

8. Las leyes antiguas de la reciprocidad, la hospitalidad y la magnanimidad son necesarias para la poesía de ahora y también de aquí. Nada más o menos nos basta, y nada más o menos nos satisface. Un poeta sin estas cualidades sólo podrá ser de segunda fila, por más listo, hábil, o artero que sea.

9. Los poetas que se consideran al pie de la letra como “centrales” o “periféricos” conseguirán poco más que la ningunería provinciana. La invitación de Paz exige pluralismo, eclecticismo y multiculturalismo de todo corazón. Y la expresión de todo corazón no es aquí ociosa. ¿Quién quiere, a quién le sirve una poesía sin corazón?

10. Una poesía que atienda a las perspectivas de Paz será menos provincial que una que las ignore. Así como la poesía no puede mantenerse sin tomar cuerpo, la percepción de que lo universal reside en lo particular y lo particular en lo universal hace germinar la hospitalidad: la poesía se nutre del respeto y de la simpatía por la alteridad.

11. Cuando llega el huesped, el anfitrión queda también hospedado. El interior particular que incluye tanto al huesped como al anfitrión es el tiempo-espacio anterior que en primer lugar dio la bienvenida al huesped. La poesía, en sí un regalo, florece en esa presencia generosa de llegadas, encuentros e intercambio de regalos.

12. Podríamos aprender nuestra teoría y nuestra práctica de una palabra sudafricana: el Arzobispo Desmond Tutu escribe: “la palabra Ubuntu… nos habla de la esencia del ser humano: mi humanidad se recoge en tu humanidad porque decimos que una persona es una persona a través de otras personas” (1998).

(*) Nota del autor : El título es un eco del poema breve de Seferis en Mythistorema (No. 23, 1935). Su poema acaba: “un poco más lejos / volemos un poco más alto.”

De Imagems (1). Una declaración sobre (la) poética


Richard Berengarten nació en Londres, Inglaterra, en 1943. Es poeta y ensayista. Internacionalista convencido, ha vivido en Italia, Grecia, ex-Yugoslavia y Estados Unidos, y su obra ha sido traducida a más de 100 idiomas. Profundamente influido por su amigo y mentor Octavio Paz, a quien conoció en 1970, Richard es autor de más de 25 libros, incluidos Tree, Black Light, The Manager, The Blue Butterfly, In a Time of Drought, Under Balkan Light, Manual, Notness – y Changing, un gran homenaje al Libro de los cambios chino. Su última colección completa, The Wine Cup (2019), está dedicada al antiguo poeta taoísta Tao Yuanming.

Los libros de Richard en español incluyen Árbol (tr. Clara Janés), Las manos y la luz y Luz negra (tr. Miguel Teruel y Paul S. Derrick), y en gallego O voar da borboreta azul (tr. Loreto Riveiro Àlvarez y F. R. Lavandeira). El Festival de poesía de Cambridge (1975–1985), que Richard fundó y lanzó, es hoy reconocido como un importante acontecimiento, pionero entre los festivales internacionales de poesía de su tiempo.

Richard ha sido galardonado con el Premio Eric Gregory, el Premio de Poesía Keats, el Premio Duncan Lawrie, el Premio Judío Trimestral-Wingate, el Premio Manada (Macedonia), el Premio Carta de Morava (Serbia) y el Premio Xu Zhimo Sauce Plateado, así como premios del Consejo de las Artes de Gran Bretaña y una beca del Fondo Literario Real (Reino Unido). Es autor de dos proyectos de poesía multilingüe en línea: el Proyecto Volta (fundado en 2009) y el Proyecto Árbol (fundado en 2016). El primero de estos proyectos incluye la traducción de un mismo poema al aragonés, vasco, castellano, catalán y gallego. El segundo, que combina poesía y ecología, es especialmente relevante en el contexto actual de crisis global de cambio climático.

-Lunch Poems -Vídeo-
-Poems from ‘Changing’ fortnightlyreview.co.uk
-Poems from The Blue Butterfly diogenplus.weebly.com
-Presentation and bibliography British Council Literature. 
-Interview by Alan Macfarlane. -Vídeo-
-For the Living. Saltpublishing.comÇ
-Two poems Poem hunter.

Creada el 22.01.2020

Última actualización: 12/07/2020