Festival Internacional de Poesía de Medellín

Nicolae Prelipceanu (Rumania, 1942)

Poemas inéditos para PROMETEO

La Metáfora

Sabes que unos amigos míos un poco más jóvenes al regresar de Atenas
(es bueno que los jóvenes viajen)
me han recordado que la palabra metáfora allí
significa tranvía o metro o incluso tren
esto es coges una metáfora
y te encuentras al otro lado de Grecia
por ejemplo subes a la metáfora y te vas
dejas toda tristeza y alegría
y otros sentimientos contradictorios-contrarios
que te atormentaban allí donde estabas desde hacía mucho tiempo
todo el mundo se va a la oficina en metáfora
todo el mundo se evade (para ir al campo) en metáfora
todo el mundo tiene una sola idea (fija)
cuando se alegra o se entristece
y esta se llama metáfora
te compras un billete para la metáfora
y te vas de viaje sin cuidado
pero a ellos se les olvidó decirme
qué haces cuando la metáfora está de huelga
tal vez pones pies en polvorosa o lo cortas por lo sano (andando) simplemente como antes
cuando la metáfora no significaba transporte en común sino tu transporte
a solas
de soledad en soledad

La Sobrealma

Pon tu pie sobre mi cabeza y repite tras de mí
soy la sobrealma
no tengo nada en común contigo ni con nadie
soy la sobrealma

un niño cae de cabeza
en una calle periférica
el polvo se levanta borrando la escena
en polvo nos convertiremos

Pasará también una mujer embarazada
una italiana desconocida
un perro de casta corriendo delante de ella
una muerte se va a colar a la chita callando
tras las huellas del perro en el polvo
invisibles

Imagen en Zagreb

Pasas por las calles y no tienes tiempo para notar
los agujeros negros que hace la lluvia
sobre tu piel
pasas por las calles y no tienes tiempo para ver
la línea de tu carne que está cayendo
pasas por las calles la lluvia te penetra
y la línea de tu carne
vuelve a entrar en el suelo
como una extraña electricidad
Por muy grande que fuera la tristeza

Por muy grande que fuera la tristeza
septiembre trae paz en el alma
su inclinación te hace bajar la mirada lentamente
hacia las hierbas hacia las hojas

septiembre pone la mano en tu cabeza
como si fuera un Dios de provincia
una hoja de tilo que cae sobre tu hombro
es su dedo

Vuelves a aprender
cómo hundirte en la honda naturaleza
como en un mar donde no es necesario
flotar

vuelves a aprender cómo quedarte allí
respirando pausadamente
sintiéndote también el alma
por vez primera

Nicolae Prelipceanu se licenció en Filología en 1966. Desde 1977 es miembro del Consejo de Dirección de la Unión de Escritores de Rumania. Se ha desempeñado como redactor de numerosas revistas literarias y periódicos de Rumania. Entre sus publicaciones, se encuentran: La torre inclinada (1966), Antu (1968), 13 Ilusiones (1971), Arqueoptérix (1973), El verano de un ex-campeón de piano (1973), Preguntad al humo (1975), Diálogos sin Platón (1976), Inalcanzable inalcanzable (1978), El túnel noruego (1979), Diario de noche (1980), Un civil en el siglo XX (1980), Feliz por correos (1982), Diez minutos de inmortalidad (1982), El dedo de hielo (1984), El arma anatómica (1985), La escalera interior (1987), La máquina de olvido (1990) y El Buen Mortal (1996). Su obra ha sido parcialmente traducida al Alemán, Húngaro, Italiano, Búlgaro y Español, entre otras lenguas.

Mapa del Sitio
Gulliver: