English

José Emilio Pacheco (México, 1939)

Francisco Morales Santos (Guatemala, 1940)

La voz de la experiencia

No por madrugar
se hace mejor poesía.
Lo aconsejable es esperar que aclare:
la luz es, siempre,
el alma de las revelaciones. Sabiduría antigua

a Mario Payeras, por una postal que me envió
De seguro que si las aves fueran
el corazón del universo,
nunca habría pasado inadvertida
su lección de elevarse
con espíritu fuerte
bajo los temporales,
pues los pájaros saben
que no hay invierno que dure cien años
y que, al pasar la tormenta,
la primera semilla que brota
es el sol.

Motivaciones

No aclara todavía;
las ropas de la noche aún se traban
en las ramas,
pero ya uno, dos, tres…,
cientos de pájaros
sobrevuelan tejados y breñales
atendiendo un deseo milenario.

Sobre el silencio estampan
una antología de canciones,
y es como si se abrieran los grifos de la vida,
de la que son y han sido
activistas primordiales.

Son el reloj despertador del campo,
cosa que es de elogiar,
pues son puntuales,
y ellos mismos se pagan
con los granos
que encuentran a su paso.

Barredores de sombras

En la antesala del día,
los gallos se apersonan.
No los veo,
pero distingo sus clarines,
sus viejas partituras
rejuvenecidas con rocío
y reconozco el timbre de voz de los amantes
de la postrer estrella.

Es como si quisieran clarear el horizonte,
sacudirse la noche de sus plumas
o engavetar el sueño
ante el advenimiento seguro
de la clave de Sol de la mañana.

 

Francisco Morales Santos nació en la Antigua Guatemala, el 4 de octubre de 1940 Poeta, narrador, ensayista, editor y compilador de poesía. Obras publicadas: Agua en el silencio (1959); Ciudades en el llanto (1963); Nimaya (1966); Poesía para lugares públicos (1976); Cartas para seguir con vida (1977); Al pie de la letra (1985); Poemas escogidos para niños (1987); Implicaciones del verbo amar (1991); Ceremonial contra el olvido, que reúne Poesía para lugares públicos, Conjuros contra gangrena y tumba y Al pie de la letra (1995); Ajonjolí –Poemas para niños (1997); Madre, nosotros también somos historia (1998); Asalto al cielo –antología personal- (1998); Relatos de la tradición oral de Guatemala (2003). Recibió el Premio Nacional de Literatura Miguel Ángel Asturias (1998), otorgado por el Ministerio de Cultura de Guatemala. Su poesía figura en antologías y publicaciones periódicas editadas en España, Colombia, Italia, Costa Rica, El Salvador, México, Nicaragua, Francia y otros países.
Última actualización: 28/06/2018