Festival Internacional de Poesía de Medellín

Hanan Awwad (Palestina)

Las palabras finales

Envolvedme oh Patios de Al-Aqsa

Llévenme a su lado oh rebeldes días con evocadores mártires
Con los consagrados luchadores por la libertad,
Llévenme a su lado oh rebeldes días embellecidos con fragancia de gloria
Y aroma de inmortales,
Llévenme a su lado oh rebeldes días ascendiendo alto
Como el desplazamiento de los rezos en Palestina,
Llévenme a su lado oh rebeldes días en que el rocío desborda
Las mañanas de los niños de la conciencia
Hombres del día que precede la gran fiesta proveen sus almas
Como regalo a una patria cuyos caballeros son llevados en celebración nupcial y regresan
Llévenme y enjuguen la tristeza de mi frente
Quemen mi insomnio, desvanezcan mis pesares, recuperen mi encanto
Y extiendan mi alma en el aura del
Jazmín
Me fusiono con ustedes, con todos los momentos,
Oh unidad del alma en patrias trazadas por la lucha de los
Rebeldes.
Oh sendero de remota guerra que ascienden los amantes
Hay un límite para la vida
Oh sendero de amantes de Dios diciendo adiós a
Los tronos del mundo, sus fragilidades, sus jardines enfilando hacia
Una jornada de combate, piedras de desafío arrojadas a
Aquellos que se detienen en la senda de la luz
Por favor les ruego a aquellos virtuosos de Mahoma en las alturas
Y en el mundo subterráneo, no devuelvan la caravana si ella busca refugio en ustedes
Contra cualquier mengua.
Llévenme a su lado oh días
Llévenme a su lado oh glorias
Cuando sus apariencias se acercaron, las reconocí antes que ellas emergieran,
Con ellas me moví antes que las olas de amor de Dios rompieran, unificadas en Dios,
Hacia la sublime patria, y ustedes llegan cerca al tiempo del viaje,
Atravesando el tiempo, los heraldos del despertar, los llamados al martirio y al peligro
Por la dignidad
Te aproximas con tibieza como una promesa cumpliéndose
En el levantamiento de las mañanas de nuestra ciudad, dibujas cerca
Del calor de nuestra revolución que estalla en llamas
Ninguna migración, salvo de ti hacia ti
Ninguna mengua, salvo la de tu tiempo en desesperación pues la
Palabra de honor está cerca.
Ninguna partida sólo distancias hacia ti
Ninguna expatriación sino un embarcarse en tus ojos

El viaje

     con voluntad de hierro, raíces de olivo, ojos de niños, espinas de corazones de amantes, lágrimas de madres, el sol se acerroja vislumbrando nuestras posiciones para ocultar la cortina de la oscuridad, los cuellos se estiran hasta el cielo. la tierra desafía con orgullo, mientras las caravanas de mártires marchan a través del sendero de la liberación. la madre abraza a sus hijos en un viaje de amor eterno, un viaje de tierra natal y de identidad. los ojos de colgadas víctimas miran hacia arriba, tonadas funerarias están siendo tocadas en baños de sangre para anunciar desafío y persistencia, y la voluntad para retomar la generosa donación, y penetrar la espinada realidad manipulada por las manos del despotismo.

     a los infantes de maternidad atormentada, a los cachorros de león abrazando olivares en su madura hombría, a la gloria que va de la mano con la lucha por palestina, infantes, obreros, estudiantes y granjeros, hacia la victoria que es siempre trabajo de hombres y de grandes individuos, y a la tierra coronada con una trenza de bodas.

     el lenguaje se muestra impotente para imitar los actos de heroísmo y expresar el sacrificio de todos ellos.

     En el viaje de la voluntad y el desafío, los corazones de los amantes mantendrán sus velámenes a través de las costas palestinas, a palestina en su eterna gloria...

El ritmo del Génesis

En el principio eras tú, en la esencia del principio eras tú. En el principio fueron instantes de fuego político cuyas llamas vinieron de las almas de aquellos inclinados a la victoria al alba del orgullo palestino. Ellos estaban resueltos a atravesar las espinas hacia la gloria mientras coronan de laurel la frente de Palestina.

Es él quien se echa sobre las espaldas el canto rodado dondequiera que esté. Su corazón late con amor por su nación y su pueblo. Sus ojos guardan una profecía «son los pasos cercanos del futuro trazado, los veo con la promesa, no pienso que estén a la retaguardia.” El estandarte se levantará en Jerusalén por mano de nuestro cadete. Éste era el principio. En el viaje se ven barricadas y soldados plenamente equipados para el combate. Montones de tierra bloquean todo movimiento, pero el viaje protege el orgullo, la identidad y la agitación del kufiyyah.

Traducciones de Rafael Patiño

Hanan Awwad Jerusalem, Palestina, 1951. Prolífica escritora, doctorada en Canadá, es autora de numerosos libros y ha dedicado su vida a la enseñanza y a dar a conocer el papel de la mujer en la causa palestina. Es presidenta de la Asociación de Escritores Palestinos.
Mapa del Sitio
Gulliver: