Festival Internacional de Poesía de Medellín

1.3. Dedicatorias.

Las dedicatorias son paisajes desconocidos, convivencia insospechada de seres, sentimientos, símbolos y objetos, despojados de sus apariencias ordinarias, para entrar en comunión.

Esta escritura se moviliza en una sencilla estructura, pero rica en ritmos por el colorido de las palabras, sus sonoridades y significados.

Cada autor descubre sutiles afinidades a través de una danza verbal, no de juegos de palabras, sino de cópula de imágenes.

Al dolor:
una princesa.

Al mal:
corazón y coma,
malsueño, hasta malamuerte.

A la espera:
una mano clasificando carbones ardientes.

A la lejanía:
mi sombra en la noche.

Al viento:
la cabellera de Berenice.

Al oasis:
Semíramis inmortal
alzando los jardines
de su vientre a sus senos.

A la roca de Sísifo:
marea, marea de sangre.

Al para-brisas:
una llama en tus grandes ojos abiertos.

A la puerta cerrada:
el desierto.

Al Unicornio:
una selva de papel.

Al amor:
el gran hotel hacia las 4 de la mañana.

Al perro:
un charco de luna.

Al miedo:
la mirada de Uta.

Al espejismo:

A la urgencia:

Al origen:

A la caída:

A la necesidad:

A la necesidad:
un gesto secreto, un puñado de ciegas semillas
y el sí por el sí.

Jean-Clarence Lambert.

*

Y proseguimos su impulso:

A la pelirroja:
la lengua de un dragón.

A la piedra:
el llanto de la venusina.

Al campanario:
el afán del pingüino.

Al crepúsculo marino:
la resurrección.

A la viña:
el alunizaje.

A la carroza:
la gracia del ciervo.

A la reina:
el alarido de un cavernícola.

Al cavernícola:
una agencia noticiosa.

Al lector:
una pradera
y el tintineo.

A tu corazón:
una tormenta
y las llaves del verano.

Al paracaidista:
la espera del espantapájaros.

A la paciencia:
el retorno de la amada muerta.

A la sandía y al lobo:
miel de estrellas.

Al vendaje y al pavor:
el pavo real.

Al gong y al trueno:
el último suspiro del dinosaurio.

Site Map
Gulliver: