Festival Internacional de Poesía de Medellín

Sufrimos las consecuencias
de la mal llamada "civilización"

Mamo Dwinimaku (Manuel Chaparro)

Desde que yo tengo conocimiento y era muy niño, mi padre Efraín Pérez venía promoviendo la organización de las autoridades internas. A pesar de que ocupé toda mi niñez y juventud y posteriormente ocupé todos los cargos de autoridad tradicional, desde que yo tengo conocimiento, se ha venido hablando de la organización interna, pero es una organización en base al conocimiento de los mamos. Esta no es una relación caprichosa de nosotros los mamos, a nosotros se nos dejó eso , impreso en el conocimiento milenario de las cuatro tribus de la Sierra Nevada de Santa Marta: los Kankuamo tienen su sistema de autoridad, los Koguis tienen su sistema de autoridad, los Arzarios su sistema de autoridad y nosotros los Wintukwas o Arhuacos tenemos nuestro sistema de autoridad basado milenariamente en el conocimiento que nos vienen imprimiendo los mamos. Entonces desde ese tiempo que yo tengo conocimiento, ninguno de nosotros era letrado, ni había tenido conocimiento en la universidad; tampoco en las escuelas ni en los grandes centros educativos, odo lo contrario: en ese tiempo nadie sabía leer; sin embargo, nuestras autoridades , nuestras organizaciones caminaban con más armonía, había más respeto por todas las cosas, se cumplía con los reglamentos a nivel interno, con nuestros pagamentos de una manera rigurosa, con más reverencia, con más culto y con más respeto.

Eso es lo que nosotros no estamos viendo ahora. Entonces, en vez de fortalecernos en el pensamiento de los mamos, parece que cada día se están alejando más de nuestro conocimiento, eso es lo que a mi me preocupa en este momento.

Nosotros, prácticamente como veo las cosas hoy, nuestro pensamiento , nuestra identidad viene siendo castrada desde cuando los españoles tuvieron conocimiento que existíamos aquí en la Sierra Nevada de Santa Marta.

Por eso es que esa mentalidad de español, no nos trajo a nosotros los indígenas nada bueno, por el contrario, nos trajo el conocimiento de la desintegración, de la perdida de identidad de nosotros, de nuestra religiosidad, de nuestro respeto por la naturaleza; se cambiaron las reglas de juego que nuestros viejos nos daban, que eran humildes, que eran sabios, que eran prácticos, por unas reglas de juego de necesidades, donde nos distorsionan el conocimiento, donde nos cambian nuestro vestuario, donde cambian, incluso, la forma de dirigirnos a nuestros mayores; es decir, hay una castración total de nuestro conocimiento.

Entonces, eso es lo que ha venido ocurriendo hasta hoy. Ese efecto nocivo, primero lo sufrieron nuestros Kankuamos; el efecto nocivo de los Kankuamos, afectó también parte de nuestro territorio, lo sufrimos nosotros los Arhuacos en carne propia, especialmente desde 1916, cuando por primera vez, los Capuchinos tuvieron asiento en Nabusimake en lo que se conocía como el orfelinato. Allí, se empiezan a gestar los primeros daños a la comunidad. Posteriormente, se nos implanta en todas las parcialidades, en todas las regiones, un sistema educativo, donde se desconoce totalmente la forma de articular y el desconocimiento total del pensamiento de los mamos.

Entonces, allí no se tenía en cuenta ninguna de nuestras funciones, porque se pensaba que las funciones del mamo eran nocivas, eran cuestiones de herejía, eran cuestiones del demonio, era paganismo al mismo diablo. Y resulta, que yo también me pregunto hoy: ¿No será más paganismo, ese sistema educativo que nos están implantando a nosotros, a nuestros niños, cuando nos están desconociendo a nosotros, cuando se avergüenzan de nosotros? ¿No será más paganismo, cuando lo que le están sirviendo a la Sierra Nevada es para su destrucción? Es lo que yo me pregunto.

Sin embargo, los que aún quedamos, o que estamos sufriendo las consecuencias de esta mal llamada civilización, como somos nosotros los Wintukwas, como somos los Arzarios, como somos los Kankuamos, como somos los Koguis, sabemos que aún tenemos parte de ese conocimiento y eso es lo que nosotros queremos, alertar a nuestra comunidad, que se acojan a las reglas de nuestras ideas , de nuestros ancianos, si no nos queremos ver destruidos; en el conocimiento de la fuerza del Mamo está la fortaleza de nuestras raíces.

Así se diga que el gobierno ha hecho muchas cosas por nosotros, yo ya me estoy volviendo viejo en este momento y yo no conozco una regla de juego favorable para nosotros.

Al contrario, nosotros hemos tenido hasta enfrentamientos entre nosotros mismos, entre nuestros propios hermanos.

Y para recordar algo de eso, recordemos lo que ocurrió en la Sabana de Nabusimake cuando esas sabanas las considerábamos comunales, nos implantaron el sistema del alambre. Era una mentalidad de los españoles, que nos enfrentaron a los mismos indígenas por nuestra madre la tierra; entonces, el sistema de alambre, es un sistema como si le metiéramos una puñalada a nuestra propia mamá y que eso conlleva a que nosotros los hijos, nos enfrentemos a pelear entre nuestros propios hermanos.

Ya esa ley tradicional que nos predican los mamos, esa ley de armonía, de hermandad, esa ley ya la están desconociendo totalmente. Es una ley de alambre, es una ley de cuchillos, es una ley de rivalidad, de opulencia, del más fuerte. Entonces, esa ley, no es una ley de nosotros, es una ley totalmente desconocida.

Entonces, qué es lo que está ocurriendo en este momento? A nosotros, los mamos se nos desconoce, y los que tenemos vocería , los que estamos a todo momento haciendo hincapié sobre esto, se nos tiene aislados, se nos tiene desconocidos. ¿Por qué en este momento? Nosotros no somos la mayoría de las autoridades, según lo que ellos piensan ; pero no sabemos hasta donde iremos a llegar. Lo que si estoy seguro, es que hasta el momento , lo único que se está haciendo es una destrucción para nosotros los indígenas.

Nosotros teníamos un sistema tradicional de ganadería. Ese sistema tradicional, nosotros los mamos lo veníamos pagando permanentemente con nuestras ofrendas sagradas, y ese sistema tradicional de ganadería, también está desapareciendo; ya las dantas no se encuentran, las pavas silvestres tampoco, los venados, los sainos, los loches, las ardillas y un sinnúmero de aves que eran comunes dentro de nuestros hatos naturales nativos, tampoco se encuentran. Nos los han cambiado por otro tipo de hatos, que en vez de servirnos de soporte para el auto sostenimiento de nuestra comunidad, nos está llevando a la ruina.

Ninguna sociedad de la tierra podría desconocer nuestras leyes milenarias. Ellas nos las dejaron aquí, desde el comienzo de la existencia de nuestra madre tierra, Seynekan.

Esas reglas de juego, no se pueden cambiar de la noche a la mañana; a nosotros nos las dejaron para vivir en armonía, en equilibrio con todo; solo que ahora y con el paso de las distintas autoridades, de los distintos gobiernos, se inventan una cosa diferente para seguirnos distorsionando, para seguirse burlando de nosotros. Ahora se inventaron la cuestión del medio ambiente, como que si eso fuera a ser la solución o la reivindicación de nosotros los Arhuacos de la Sierra Nevada de Santa Marta.

Ellos, desconocen que nosotros somos los verdaderos cuidadores, los verdaderos soportes de mantener el equilibrio de todas las fuentes de agua de estos altos nevados. Eso no es un capricho porque a nosotros nos lo hayan enseñado, sino porque nosotros comprendemos profundamente el significado de cada una de esas fuentes y cómo a través de nuestros mamos tenemos que estar haciendo nuestros pagamentos, haciendo nuestras ofrendas por el mar, por la lluvia, por las sequías, por las montañas, por los animalitos, por todo lo que existe.

Entonces, eso que se han inventado ahora del medio ambiente, eso es una cosa desconocida; eso es algo así para crear más burocracia, pero burocracia para beneficio de ellos, no para nosotros los indígenas. Si esa fuera la solución, yo creo que esto ya nos lo hubieran solucionado de mucho tiempo atrás; pero nosotros vemos que eso mas bien nos sirve para confundirnos, para enseñarnos elementos con palabras nuevas, con elementos de signos nuevos para escribirlos diferente y así tratarnos de confundir.

Lo que si deben ellos comprender , es que nosotros Los Arhuacos, Los Arzarios, Los Koguis, los Kankuamos no somos los que hemos destruido la Sierra Nevada de Santa Marta. A quienes deben aplicar sus programas es a los colonos, aquellas personas que nos acabaron con ese jardín que teníamos en las tierras bajas de la Sierra Nevada de Santa Marta, que fueron destruidas por los colonos y no por nosotros los indígenas. Cuando nosotros teníamos asiento allá, teníamos esas reservas intocables porque sabíamos que allá estaban todas nuestras riquezas, estaban nuestros hatos que nos servían de subsistencia y cuando nosotros hacíamos nuestros trabajos, no teníamos necesidad de irlos a perseguir, porque venían a buscarnos; pero con la destrucción de todas esas montañas, de todos esos bosques nativos realizado por los colonos, desde luego que se acabó todo, las fuentes de agua se bajaron a un mínimo . Entonces, esa aplicación deben dársela a esas personas que vienen destruyendo las montañas, que vienen destruyendo la fauna, a nosotros no, porque nosotros tenemos nuestro sistema propio de cómo mantener estos animales y por ello estamos preparados.

Cómo sostenerlos, cómo mantener ese equilibrio, cómo mantener ese diálogo con ellos. Entonces, yo no entiendo cómo ahora se están implantando nuevos programas, nuevas formas de nosotros preservar, cuando nosotros somos los que venimos cuidando esto desde hace milenios, desde que yo tengo noción de que existía mi abuelo, mi abuela, mi tatarabuelo ellos nos venían hablando de esto; entonces, para nosotros, esto no es nada desconocido y por eso , que apliquen sus leyes a las personas que nos están haciendo daño a nosotros.

De esas personas, el gobierno tiene ya los datos, tiene los censos, tiene las denuncias que nosotros personalmente le hemos hecho, pero nunca nos ha dado una solución concreta; parte de la solución nos ha tocado resolverlo por nuestra propia cuenta. Nosotros mismos, a veces ahorrando nuestros pesos, haciendo sacrificios, haciéndole frente a cada una de esas situaciones. Todo esto hace ver, de que cada vez se desconoce más la ley de los mamos, la ley del pensamiento de los mamos, que ello es digamos el soporte, es la fuerza para nosotros mantener un buen gobierno, una verdadera autoridad tradicional alrededor de él.

Esto nos tiene realmente muy pensativos, muy inquietos porque sabemos que nada bueno se nos está avecinando. Entonces, qué hablar de otros sistemas que se vayan a implantar aquí en la Sierra Nevada? Yo creo que si las cosas siguen así, como nosotros las estamos observando, estamos abocados a cosas muy graves, a cosas muy terribles. Eso, no sería lo mejor que desearíamos para nosotros; pero como van las cosas, las vemos muy graves, la vemos muy difícil y por eso hay que exigirle a nuestros hijos, a nuestros líderes, que se pronuncien sobre esta situación grave que se está dando, porque ahora los líderes y las personas que tienen que ver con nuestros problemas, están como silenciados; parece que solamente estuviera trabajando cada uno para sus intereses, pero no para los intereses que atañen a la comunidad y a la Casa Sagrada de la Sierra Nevada de Santa Marta.

No hay un documento, desde los documentos originales que se hicieron en la Kankurwa de Avintukua hasta esta hora, no hemos conocido un documento que denuncie toda esa situación que se está dando. Algunas cosas que se hicieron en esa época, parece que tuvieron eco, tuvieron valor, tuvieron fuerza pero en este momento no contamos con ningún tipo de esos documentos; entonces, esto también nos preocupa, que hay una crisis de líderes, hay una crisis de autoridad, hay una crisis de mamos, hay una crisis en todos los aspectos, hasta en las mismas enfermedades porque no tenemos el valor suficiente de hacerle frente a todas esas situaciones que se están dando y todo eso, a mi me preocupa.

Nosotros creemos en una declaración pública, en un decreto, en un organigrama ejecutado por las altas autoridades del estado, donde exista un resumen o un reconocimiento de todas las exigencias de los mamos. Cuando el presidente con sus ministros y sus autoridades estén en capacidad de entregarnos ese documento firmado por ellos, en base a la exigencia que le estamos haciendo nosotros, los mamos de los Arhuacos, Kankuamos, Arzarios y Koguis entonces, si estaremos creyendo en el gobierno y en todas las autoridades; de lo contrario, nosotros no aceptamos ningún tipo de solución, ni estamos en capacidad de aceptarlo. Eso es lo que yo he venido pensando y lo que yo estoy opinando.

Desde que se implantó el sistema del Cabildo Gobernador como un sistema para solucionar los problemas de la Sierra, pensamos que esto iba a ser una solución para todos los problemas que se venían dando desde ese momento , con la forma de elegir el Cabildo Gobernador, su secretario general asesorado por las autoridades de las distintas parcialidades, cabildos y comisarios. Pero nos hemos dado cuenta que esto tampoco ha tenido ninguna solución.

Algunas cosas parece que fueron positivas, pero otras parece que fueron negativas. Dentro de las negativas podemos contar que cuando nosotros teníamos líderes preparados que por lo menos interpretaban parte de la problemática, de las necesidades nuestras a los gobiernos a través de distintos documentos , quizá en el peor momento nos quitan a líderes como Luis Napoleón Torres, Angel María Torres y Huges Chaparro. De hecho, eso sirvió para que los otros líderes se apabullaran, se acallaran y no se volviera a escuchar su voz.

En este momento, como yo veo las cosas, hay una crisis de autoridades en todos los aspectos, desde las autoridades tradicionales, desde las autoridades de los mamos hay una descoordinación total, que no sabemos dónde vamos a llegar, cómo vamos a encontrarle solución a éste problema. Ya prácticamente en este momento no hay en quién creer, quién tiene la razón, porque cada uno de los líderes que escuchamos en éste momento quiere tener la razón; entonces, se presenta como un celo de autoridades, como un celo de líderes, celo entre los mismos líderes y a la final terminamos es como distorsionando el mismo mensaje, el mismo conocimiento de la misma organización interna.

En relación al gobierno interno, estamos mirando a ver de qué manera, cuál es la persona que verdaderamente representa los intereses, representa el conocimiento, representa el verdadero sistema que necesitamos para la Sierra Nevada de Santa Marta.

Y eso, no solamente lo estamos pasando nosotros, eso, se está dando entre los Koguis, eso lo están sufriendo los Arzarios y ahora, en este momento vemos un acercamiento un poco distante de los Kankuamos. Pero si nosotros, supuestamente los que tenemos un poquito más de noción de la tradición y no estamos fuertes para hacerle frente a esa situación, todo nuestro gobierno interno va a ser débil y necesitamos líderes muy fuertes, líderes muy capaces, líderes que realmente manifiesten el verdadero conocimiento y las necesidades, y tengan una manera de plantearlo por medio de documentos, de escritos y que hagan sentir el gobierno de los Mamos, ante el gobierno nacional.

Mamo Dwinimaku (Manuel Chaparro)
Mapa del Sitio
Gulliver: