English

Elegía a Cristina Downing

Elegía a Cristina Downing


Por Ernesto Cardenal

Inédito para Prometeo

El gran poeta nicaragüense Ernesto Cardenal ha enviado a la Web del Festival Internacional de Poesía de Medellín un poema inédito en el que expresa su honda preocupación humana por toda la muerte acumulada antigua y reciente, afirmando que no tenemos más camino que ser eternos o ya no seguir siendo para siempre. ¿Cómo es posible guardar silencio ante esta cordillera de muertos, que tiene la vocación de sepultarnos? Que nos arroja oleadas de polvo, paladas de tierra encima cada día sin que nos apercibamos. Habría qué armar un escándalo. Su conciencia de estar vivo se rebela ante la muerte. A la muerte no vamos, no vamos al miedo ni al dolor. En Elegía a Cristina Downing, Cardenal podría decir con Teilhard de Chardin: “Benditas seas evolución irresistible, realidad siempre naciente, tú que haces estallar en cada momento nuestros esquemas y nos obligas a buscar cada vez más lejos la verdad”. La poesía para Cardenal sería, es, puede ser, el sendero y la meta, alta, de la búsqueda de Gilgamesh a través del infierno en procura de la planta Urshanabi de la inmortalidad: El viejo se vuelve joven.

  


Elegía a Cristina Downing

Por Ernesto Cardenal

Cristina prima de mi mamá
era quinceañera entonces
            delgadita de cintura
            canillas flacas recuerdo
            y yo tenía siete años
                era la era
                de Doña Carmela Noguera
                escribió Joaquín Pasos
                                 (Doña Carmela la
                                  de veladas de escuela
                                  donde colegiala
                                  se lució Cristina)
y era la era de Greta Garbo
Lindbergh Baby Ruth Chaplin
                        novia de los poetas vanguardistas
     no siguió siendo quinceañera
     ni yo niño tampoco
                         los últimos años
                         entre cuatro paredes
                         no recordaba nada
                         ni siquiera quién era

Baby Ruth el de los jonrones
era cuando yo era niño
            tal vez no sabés quién es
hace mucho que murió
La Dickinson decía:
si ya no estoy viva
al de corbata roja
dale por mí una miga
     murió Merton
morirán las estrellas sin calor
frías como el alrededor de ellas
y Eliot: “todos caen en lo negro”
            Los hoyos negros también desaparecen
En mi taller de poesía
de niños con cáncer
un niño escribió
de niños deshauciados
esperando su turno
                 Todos en el cosmos
                 esperamos turno

Huérfanos en el mundo mecanicista
a merced del accidente y el azar
                el Ford al que subo
                 puede ser el de la muerte
¿Qué es la vida
              hecha de partículas
              partículas elementales
              que no están vivas?
“el mundo es como es”
decimos todos
la mecánica cuántica ha comprobado
que no es como es
o no trabajarían las computadoras
            Igual que envejecemos
            deberíamos desenvejecer
                  no hay simetría
            esta asimetría del tiempo
                  ¿de dónde vino?
¿de dónde venimos nosotros
hijos del tiempo
en medio de belleza perecedera
ansiando belleza perdurable?

Si hay Dios somos inmortales
            y si no hay no somos
            no hay de otra
                    no hay otra alternativa
                    que ser eterno
                    o eternamente no ser
o eternidad o nada no hay otra cosa
sólo el tiempito que estuvimos vivos
tan sólo esos días ya pasados
y no habrá nunca jamás nada más
más nada por siempre jamás
no ser por toda la eternidad

                        Un día la conciencia
                        se volvió a sí misma
                        conciencia de sí         
                        y desgraciadamente
                        de su muerte
Único animal que sabe que va a morir
         Tuvo que haber conciencia
         que conociera el universo
         Y al conocer el universo
          conoció que moríamos
La aparición de la conciencia
fue otra existencia biológica
               El no sólo conocer sino conocerse
               no sólo saber sino saber que sabe
La certeza de la muerte
como fruto de ese avance
Los animales conocen
pero no a sí mismos
conocerse a uno mismo
fue conocer que morimos
               La conciencia un peligro para la especie
               Poder sobrevivir la certeza de la muerte
               y a pesar de ella no habernos extinguido

Cazador-recolector
en la selva negra
     sin médicos
el menor malestar
aterrorizaba
                        y entre leones
                        indefenso y desnudo
                        una comida ambulante
            cortaba las frutillas
            mirando a todos lados
            temeroso de la muerte
                   mirando las bellas estrellas
                   sin entenderlas
                   ¿qué serán ellas?
Cazadores-recolectores
concientes de ser concientes
    concientes de la muerte
                          moría el ciervo herido
                              y el matador sabía
                          que él también moriría

Allá arriba entre las ramas
no había muerte
                        el mono está en el presente
                                    intensamente
                        sin nada de pasado
                                             ni de futuro
Ni hay muerte para los niños
¡quién fuera niño siempre!
                   cuando yo tenía cuatro años
                   maté un chocoyo con un coco
                    y di gritos por lo que hice
                                       (así supe de la muerte)

                    En la selva negra
                    donde todo puede pasar
                     la muerte es la única
                     certeza que tenemos
Desde que hay humanidad ha habido
religiones
                 ¿supersticiones si querés?
                 o es que tal vez
                             fue fe
Así no nos extinguimos
sabiendo que moríamos

Hay Dios o el universo es absurdo
Y si no hay morimos para siempre
            En este sentido sería la trascendencia
             una adaptación de la evolución en la mente
             o mecanismo de defensa de nuestra especie
             ante el efecto paralizante de la conciencia
             de la muerte
                                        Así sobrevivimos
Religiones o supersticiones
            siempre fue fe
en la inmortalidad

Llegará un día
en que no habrá astronomía
y el cielo estará vacío
las galaxias se separan
y van quedando solas
sin ninguna otra a la vista
y en cada galaxia aislada
las estrellas apagándose
y cuando se apague la última
todo será tinieblas
        (esto no es ciencia-ficción)
Si así es la cosa Cristina Downing
en este cosmos no hay salvación
                                                            Salvo
                un prodigio biológico
                     -la Encarnación-
                Una evolución biológica
                      que acabe en Dios

Somos un solo Cuerpo
el de uno resucitado
de entre los muertos
                  La humanidad es una
                  orgánicamente una
                  si resucita uno
                  resucitan todos
“Si no ha resucitado estamos jodidos”
                                               1 Corintios 15, 17

La evolución tiene dirección
que es la unión del universo:
el Amor de una humanidad sin soledad
incompatible con la muerte total
Todo determinado y por eso se dice:
“Para que se cumplan las Escrituras”
No fue profetizado porque sucedería
sino sucede porque fue profetizado
                            Resucitan todos
                            los que son uno
                 en un pasado futuro presente
Cristina Downing
                                    ¡P r e s e n t e!
O será tal vez como nacer otra vez:
una vida nueva en un nuevo universo

                 Las Escrituras dicen
                 tenía que morir
                 para resucitar

Última actualización: 04/07/2018