Festival Internacional de Poesía de Medellín

 

 

Acerca de un zafarrancho con El Mundo

Lo dicho en la apertura del XVIII. “La poesía se opone con energía y lucidez a la voluntad de aplazamiento, de aplastamiento, de ocultamiento y confusión, contradice y cuestiona a-la-verdad-a-medias… La poesía se opone a la acción que impone el enmudecimiento general”. En los días siguientes, con la amarillista colaboración de El Mundo, tres mosqueteros de la mezquindad, Elvarado Tenorio, el nadaísta ecuánime y un famoso crítico anónimo, reforzaron la voluntad del aplazamiento, enarbolaron y blandieron urgentes medidas de aplastamiento, vanamente ocultaron e intentaron confundir a la opinión pública agenciando en la vía de la injuria directa e indirecta e incluso de la calumnia retorcidos puntos de vista y acusaciones que repudian los invitados internacionales y un pueblo alerta que ama la poesía y la existencia, y desea profundamente que la historia de los grandes cambios, la esperada, la deseada arriba, se presente.

“Los medios cada día casi nos convencen de que dicen la verdad, pero siempre les queda faltando algo, algo -que siempre se cae- los desnuda. Y día a día vamos descubriendo el trucaje, el hilo falso y roto del entramado”, decíamos en el acto inaugural. Pues no es esa la realidad que amamos, por la que luchamos y por la que hemos resistido durante generaciones el asedio de la guerra

Calló El Mundo, que no cubrió el más multitudinario Festival de Poesía del orbe, acerca de la extraordinaria tarea de solidaridad con el Festival Internacional de Poesía de Medellín, ejercida en la última semana por poetas de todos los continentes, que han tomado parte en la cita anual, cuyos mensajes hemos ido difundiendo en nuestra Web. No publicó siquiera el mensaje del gran poeta Lawrence Ferlinguetti, que no ha bebido todavía el vino de la poesía en esta ciudad, pero que percibe su onda sísmica mundial. Negó El Mundo con un terco silencio nuestra exigencia del derecho a la réplica plena, canceló el debate cuando lo perdía una pandilla de tarambanas. La poesía es inmortal. El Festival Internacional de Poesía de Medellín no repetirá la cartilla de Uribe.

Calló el diario local El Mundo, de escasa circulación, cuando le exigimos respeto a las directivas del Premio Nobel Alternativo (Right Livelihood Award), a las que pretendieron descalificar. También hizo mutis por el foro cuando mutiló el texto que enviamos a la sección de desarrollo editorial del periódico, desnudando el pedante analfabetismo de Eduardo Escobar respecto de su afirmación: “En Colombia nada se sabe de la poesía del exterior”, que desconoce flagrantemente la presencia de más de 700 poetas de cerca de 150 países en Medellín durante las últimas dos décadas. Hay algo que agrieta más a este sistema injusto que nos quiere someter a la pérdida: su oposición a la poesía. Su oposición a la poesía, lo arruinará.

Agosto de 2008

Mapa del Sitio
Gulliver: