Festival Internacional de Poesía de Medellín

Eunice Odio: El ágata de fuego

 

Por Raúl Henao
Especial para Prometeo

Sorprende que la poeta costarricense  Eunice Odio (San José 1919-México 1974 )señalada por del poeta chileno Humberto Díaz Casanueva como “uno de los más puros, más trascendentales talentos poéticos demujer de la América Latina” y su libro, El Tránsito de Fuego, como “una de las obras poéticas másvastas de América, una enciclopedia de hechicería lúcida”  Sea, al momento presente, tan patéticamente desconocida en el ámbito latinoamericano como lo fuera en vida.

Otras poetas, en sus comienzos  desconocidas y poco leídas en sus respectivos países,como Olga Orozco, Alejandra Pizarnik o MarosadI Giorgio han ido ganando lentamente  el favor de los  lectores de poesía  y su obra circula actualmente  en México, Argentina, Perú o Venezuela…pero que sepamos, Eunice en el lapso de tiempo transcurrido desde su muerte, hace exactamente 37 años, sólo cuenta con una  reediciónde su obra completa, que no corresponde a la importancia y el fervor rayano  en el culto,  que goza entre una elite escogida y difícil, que no ignora que la poetisa costarricense encarna,  a  la par quizás de Sor Juana Inés de la Cruz, el modelo o arquetipo mágico-religioso de verdadera MUSA o poetisa inspirada, de la que nos habla Robert Graves en su estudio monumental sobre el mito poético:

“La mujer que se interesa por la poesía debería en mi opinión ser una Musa silenciosa e inspirar a los poetas con su presencia femenina (…) o bien debería ser la Musa en un sentido completo: debería ser por turnos Arianrhod, Blodeuwedd y la vieja cerda de Manawr que devora a sus lechones y debería escribir, en cada uno de esos aspectos, con autoridad antigua. Debería ser la luna visible, imparcial, amorosa, severa y juiciosa”  (La Diosa Blanca. Editorial Losada. Buenos Aires, Página 580)

En  un documento excepcional sobre su vida titulado Eunice Odio/Antología que aparte de su poesía  incluye una selección –expurgada es cierto- de la “correspondencia” que la escritora sostuviera desde México con el poeta venezolano Juan Liscano, autory  editor  del libro; se transparenta de manera explícita su “altacalidad estética y humana” (Pedro Guillén) su “ser amoroso”(José León Sánchez, su ”ternurailimitada” (Otto Raúl González) su extrañeza y singularidad que la distingue entre otras muchas poetas de lengua española “Eunice no era de este mundo”(Juan Bañuelos)…Hasta el punto de merecer el dictamen siguiente de uno de los poetas actuales más importantes de su país de origen:

“Su obra pertenece desde siempre a nuestra cultura por derecho propio. Por vocación creativa sus poemas, cuentos, ensayos son patrimonio estimable de nuestra literatura. De allí venimos quienes pergeñamos un poema o escribimos un texto. Son parte fundamental de  nuestra historia literaria aunque no se conozcan o no se critiquen o no se lean ennuestras universidades y colegios”(Alfonso Chase, Nuestra Eunice, Territorio del alba y otros poemas. Página 247)

Pero aunque en la publicación  antológica atrás mencionada, que incluye poemas de su primer libro Los Elementos Terrestres (Premio Centroamericano de Poesía.Guatemala,1947) deTerritorio del alba, de El Tránsito de Fuego y la correspondencia con Liscano, puede corroborarse la atmósfera supernaturalista que rodeaba su vida cotidiana,  también se hace  evidente su extrema pobreza material,la soledad abrumadora a la que la redujera su temperamento soberbio e independiente, ajenoal oportunismo arribista, que suele caracterizar a los círculos intelectuales latinoamericanos; a su “apartamiento absoluto” de la política de izquierda en la que había militado en su juventud durante su estadía en El salvador, Guatemala y México,ahora subordinada a los intereses pro-soviéticosdelestalinismo internacional, y del movimientofeminista que sólo busca la igualdad laboral y política con el hombre,cuando ella reivindicaba la “diferencia” de asumirsecomo mujer total, consciente de la importancia que esto reviste en el contexto de una culturatradicional o ancestral.

Su obra misma,que se inicia  como un cántico erótico-espiritual, cercano al Cantarde los Cantares salomónico oalCántico Espiritual de San Juan de la Cruz, donde se celebra por igual el cuerpo y el espíritu en un sentido que rebasala concepción dualista judeocristinanaoccidental, toma en la madurez un rumbo polifónicoy dramático que nos recuerda el elevado lirismo del teatro griego antiguo, o los dramas poético- metafísicos de T.S. Eliot o Paul Claude…A la par que conjuga en sus metáforas e imágenes poéticasla revelación y la invención surrealista y creacionista, lo que en ocasiones la vuelve difícil para la generalidad de los lectores modernos, incapaces de seguirla en ese camino trazado por el ejercicio de lo que ella llamara“el intelecto activo”aquel que reviste la agudeza de un cuchillo o el filo de una navaja y  donde “la abstracción” - al decir de Díaz Casanueva-  “no se resuelven en  formulaciones intelectuales sino en prefiguraciones míticas”.

Hay en ella, por otra parte, la afinidad electiva de adentrarse enaquellos senderos perdidos en el emblemático“bosque de símbolos”del que nos hablara Baudelaire y que la emparenta con poetas como Blake,Novalis,Nerval, Rimbaud, Yeats, Breton, LubiczMiloszo Pessoa,que a menudo transitan las vías de lo oculto o esotérico. Pero no será el vínculo que la relaciona con la “doctrina secreta” de la enigmática Madame Blavatskylo que la separe de los lectores modernos,  sino la naturaleza auroral, resplandeciente  (oresplandiciente,al decir de ella misma)luminosa,angélica de su obra poética… más cercana a la experiencia del nacimiento  (¿de una nueva era o edad de oro?) que de la muerte y la decadencia que se avisoraen todo el ámbito de la cultura global actuaL.

Ya Díaz Casanueva anotaba que El Tránsito de Fuego era una de las pocas obras poéticas que en hispanoaméricapuede abiertamente contraponerse al impacto o novedadtanático- depresiva,que a comienzos del siglo pasado produce la lectura deResidencia en la Tierra de Pablo Neruda…Porque no hay en ella ninguna atmósfera o tiempo nublado que vele a nuestros ojosla luz del sol…Con la consiguiente ceguera o deslumbramientoque esto produce necesariamente en el entorno de los coterráneos del poeta, aquello que la autora denomina “la inidentificación metafísica”:

“La poesía y el poeta,se ven afligidos, también por el problema de la inidentificación. Todo aquel que crea se ve, en menor grado oen mayor grado, afectado por él, ya sea en alguna parte o en todas partes. El creador extraordinario,el arquetípico es el más inidentificado de todos -a mayor poesía mayor luz, por lo tanto mayor deslumbramientoy ceguera general- Nadie cree que es lo que es y por lo mismola identificación es imposible (…) Y como a Elías, el profeta,  al poeta lo tienen “en nada” y lo hacen padecer. Y  muchas veces, como a Cristo, lo matan. ¿Qué en estos tiempos ya no sucede? Yo he visto morir a más de uno, sin contar a César Vallejo. Murieron de abandono y de dolor espiritual, como Vallejo que es un caso extremo(Antología. Página 111)

Terminemos, pues, de rescatar para las letras iberoamericanas la obra de esta gran poeta e imaginera centroamericana,  que ha sabido hablarnos, en la oscuridad  presente,  de la aurora por venir… cuando los planos espirituales vuelvan a ser accesibles para la humanidad. Sabemos que en vida ella ha invocado como su santo patrono al arcángel Miguel que en la sabiduría cabalística es homologable a Hod, la octava sephirath, al Thot egipcio, señor de la magia y la palabra escrita,“la inteligencia absoluta o perfecta” que nos concede como dádiva o experiencia espiritual la visión del esplendor de los mundos… reales e imaginarios.

Febrero 17, 2011

Mapa del Sitio
Gulliver: