Festival Internacional de Poesía de Medellín

El deber oculto de la poesía: La casa de todos




Por Claudia Trujillo
Especial para Prometeo

“ Tomo en mis brazos el recuerdo de la poesía, y siento sus palabras como los corredores de mi casa;
aquellos que conducían mi corazón a mi cuarto...a mi cuna”.

 C.Trujillo

 

Cuando un hombre descubre las palabras que le son propias a sus manos, piel de su entendimiento, exacto viento que dibuja en los actos el sueño; allí la luz para disipar el conjuro.

En los cuartos oscuros y las plazas públicas, entre el bullicio de los ventorrillos callejeros y el silencio de las bibliotecas, en los burdeles y los lugares de oración, entre los que encubren la soledad y los que celebran ésta ráfaga de eternidad, entre los que cuentan las horas del exilio, entre los fríos devotos de la razón o los virtuosos del vicio, entre la algarabía de la ciudad o el secreto pálpito del paisaje; sin darnos cuenta apenas, se pronuncia su nombre...tiembla  como un grito sordo o un desplomar de muros, como un estruendo de cascada en el vacío o un golpe de tambores en la noche, como el gemido de una bestia solitaria... tiembla su nombre apenas entre dientes,  sin comprender nosotros, negando perplejos el milagro poderoso del poema.

Vamos por los días de rabia y dicha, domesticados a nuestro pesar, bajo su influjo.

No más sus tesoros para los buscadores de reinos ocultos, para los oficiadores del fuego entre la niebla, para los cazadores de dragones del cielo, para los magos cuyos prestigios hacen bailar el polvo bajo las estrellas.
Que sea para todos el incendio de la belleza que hiere: la poesía... nuestra casa, la intimidad, la desnudez, la certeza, el reposo, el abrigo, el veneno de la libertad, la hechicera que nos conduce...el lecho mas blando sobre la tierra.
Para todos la poesía; acontecer de pureza, despojamiento, inocencia. 

Palabras imantadas de piedra construyen caminos, sus mancias se deslizan ante nuestros ojos como ladrones invisibles; una ecuación nueva nombra la vida con alfabetos misteriosos en la lengua de todas las esencias…

Que luego de intuirlo no se disperse el sentido primero, la sentencia, la razón de la idea, el verbo que crea ... la insurrección, la provocación, la puerta abierta...
...porque ella, si bien es una exhortación a la rebeldía, al aniquilamiento de lo rígidamente establecido; si bien es aire preciso que azota la cordura y hostiga el abismo, si bien es incitadora, mordaz, acechante; su fin último es el de fundar nuevos órdenes luego de transitar el caos, su justa dinámica es la de la alquimia del espíritu, es la del fuego, la de la transformación...la de la mutación del alma a través de la escritura.

Venid pues a la casa de la poesía; sabiduría y verdad pacifican el corazón, a la par que su presagio llama el trueno a herir el tronco que ha de reverdecer en hojas frescas y en rojos frutos la pesada quietud.
¡Venid,  vallamos todos a su encuentro, pues ella habita en morada  sencilla y su esplendor se revela todo entre las huellas de lo elemental!

Tal es el  poder de su reino en el mundo de la materia.

Mapa del Sitio
Gulliver: