Festival Internacional de Poesía de Medellín

Poemas contra la guerra


Canción
(Adonis)

Te deletreo cuadro del terror
Leo tu largo desierto
Mi mañana que tiembla, y en mis mejillas
Las manchas de este cielo asesinado
Manchas de mis dos manos
Te deletreo, despierto el fuego en tu rostro,
Hago gritar a las letras avaras
Beso al lince y al cuervo

Beso a los muertos
Han despenado abandonaron su hierba y resucitaron
Como hormiga o libro

Acepto lavarles
Con mi mañana o con mi ayer
Yo digno de mí:
Me adelanto
E invento a los otros.

*

Fe
(Ai Qing, Rep. Pop. China)

 

Cada uno de nosotros tiene su propio espacio
El aliento es la vida que late
Por la felicidad o por la pena
y siempre estamos esperando o anhelando algo

El desierto tiene sus campanas de camello
El océano sus resoplidos de sirena
Una motocicleta atraviesa la calle
Cada uno lleva un mensaje diferente

¿Dónde está el paraíso? No existe el paraíso
O bien es patrimonio de unos pocos
Pero nosotros, las criaturas humildes de la tierra,
No tenemos sino la fe anhelante en nuestros corazones

Mas la fe es dinámica en sí misma
A veces tira de nosotros hacia adelante
O nos incita a perseguirla
Quedándose siempre distante

Estamos contra la guerra
Porque la gente vierte a diario su sangre en sacrificio
Rogamos por el fin del hambre
Porque millones perecen de hambre

País contra país
Clase contra clase
Religión contra religión
En combate cerrado cada día que pasa

¿ Qué mano obscura
Nos vuelve débiles e impotentes?
¿No podríamos aunar nuestra fe espléndida
En una ardiente explosión volcánica

Que levantara al mundo entrero
Como una nube brillante que asciende al firmamento
Convirtiendo la fantasía en realidad
Creando un paraíso verdadero?

 

*

La vida
(Breyten Breytenbach, Suráfrica)

Bienaventurados los niños de Dimbaza,
Welcome Valley, Limehill y Stinkwater
-revientan
de enfermedad, de malnutrición, de miseria-
porque ellos embellecen el campo visual del amo
porque ellos escapan al infierno
porque ellos despejan los dominios del Boer
-el Boer y su Dios
-la mano de Dios
porque se les perdona la vida

porque vivir negro es un desafío político
porque tú que eres negro
en el país de la sangre
del pase del insulto del perro
tú contaminas la tierra del Boer

Bienaventurados los niños de Dimbaza,
Welcome Valley, Limehill y Stinkwater
arrojados
en los huecos, festín para las hormigas,
sonrisas de dientes negros
porque ellos reciben juguetes y botellas de leche vacías
para alegrar las tumbas,
juguetes y papel de estaño susurran en el viento,
botellas de leche vacías de donde el viento
puede chupar sonidos
para atraer a los topos
porque la carne es rara
para que los niños olviden
que están muertos
bienaventurados los muertos de Dimbaza,
Welcome Valley, Limehill y Stinkwater,
devorados
por la tierra, porque sus idas y venidas
son discretas entre la boca y la cuchara
sin dejar manchas frente al sol

bienaventurados y benditos y santos sean los topos
y los gusanos y las hormigas
en el país del sol
en el país del Boer
en el país que les han dado los Señores
porque ellos cuidan el césped fecundo y bello
a fin de que el hombre se realice y prospere,
cultive sus frutos, críe su ganado,
se vuelva hermoso y fuerte y blanco
para gloria de su Dios

 

*

Tortura
(Jean-Pierre Faye, Fancia)

rindo cuentas de todos los puntos del círculo del día
de cuentos que me traen para golpearme
y de puntos torturantes por lejanos que estén desde donde me informan
y de golpes que me son cercanos hasta en su peligro
hasta el punto de la relación con el hierro que ya no se soporta
cuando a su cuadrilátero ya le rompen los ángulos

y no dejaré de mirar mientras quiebran los ángulos
ni de escuchar mientras que al lado y más allá cubren el día
y trataré de que el informe hable de lo que ya no se soporta
no cubriré el auricular mientras oiga golpear
escucharé todo cuanto sufre dominación y peligro
y que me viene de los puntos torturantes con aquello de que me informan

de los puntos que opone en el círculo aquello de que me informan
escucharé al mensajero quebrado de allá donde se rompieron los ángulos
donde son dispersados y tirados a la merced de y en peligro
donde se ha abolido la noche tras todos los puntos del día
donde ya no se puede más de tanto escuchar cómo la golpean
y no se quiere saber nada de lo que ya no se soporta

esperaremos aquí el relato de lo que ya no se soporta
y escucharemos y sufriremos aquello de lo que nos informan
dejaremos que eso nos acribille y nos golpee
yo tenderé los dedos hacia la dulzura lastimada de los ángulos
la cabeza en la noche y marchando sin embargo sobre el día
allá donde todos están bajo el poder y en peligro

y si están a la merced y en poder del peligro
incluso acribillados por el relato hasta el punto de no poder soportar
aun falta oirle crepitar a través de la noche y del día
conteniendo el incontenible asalto de aquello de que se informa
y tendiendo la mano en la herida del ángulo
donde la lastimadura ha vuelto a lacerar y a golpear

yo escucharé el relato y con él iré a golpear
eso hace alzar ante el señorío del peligro
la mano al fondo de la herida del ángulo
y los ojos ante aquello que se puede soportar
oyendo venir de todos los puntos torturados desde donde se informa
cuerpos que son la fuente y el recurso del día


Publicado el 9 de noviembre de 2015

Mapa del Sitio
Gulliver: