English

Proyecto Gulliver 2020-2021

El Proyecto trabaja con la cualidad más esencial del ser humano que es el uso de la palabra y, para su mejoramiento, la expresión poética se convierte en una herramienta muy poderosa. Sin el uso adecuado y recursivo de la palabra aplicada a la recuperación de los derechos vulnerados de los niños, no habrá progresos en la sociedad afectada por el abuso y exclusión de ese importante sector de la comunidad que es la infancia.

Los niños, en las zonas de intervención del proyecto, han estado históricamente silenciados y afectados por la violencia multidimensional a la que están expuestos. Son necesarias, cada vez más, las intervenciones que los acompañen y les den a conocer que ellos son sujetos de derechos y que tienen el potencial para elevar su voz ante un contexto social que los ignora y abusa de ellos. En el caso del Proyecto Gulliver se logra cultivar ese potencial con la creación poética.

La estrategia de que los niños se expresen desde el campo poético, en torno a sus derechos, es muy efectiva para consolidar su aprendizaje y ejercicio desde la libre expresión y de la libre asociación que posibilitarán reclamar y obtener lo que históricamente se les ha negado.

 

Beneficiarios

Se atendieron 902 niños y niñas escolarizados en las siguientes instituciones educativas de Medellín y su Área Metropolitana:

Escuela Agripina Montes del Valle. Zona nororiental. Comuna 1.  Barrio Villa Guadalupe.

* * *

Institución educativa Pablo Neruda. Zona nororiental. Comuna 2. Barrio La Rosa.

* * *

Escuela Porfirio Barba Jacob. Zona nororiental. Comuna 3. Barrio Manrique Central.

* * *

Escuela Carlos Villa. Zona nororiental. Comuna 4. Barrio Aranjuez.

* * * 

Escuela Simona Duque. Zona nororiental. Comuna 4.Barrio San Isidro.

* * *

Institución Educativa Jesús María Valle. Zona noroccidental. Comuna 6. Barrio Picacho.

* * *

Institución Educativa América. Zona suroccidental. Comuna 12. Barrio Santa Mónica.

* * *

Institución Educativa Octavio Calderón. Zona suroccidental. Comuna 15.

* * *

Escuela Héctor Rogelio Montoya., Corregimiento San Sebastián de Palmitas, Medellín.

* * *

Centro educativo Pedregal Alto. Corregimiento de San Cristóbal

* * *

Institución Educativa Felipe de Restrepo. Municipio de Itagüí

* * *

Escuela Tulio Ospina. Municipio de La Estrella.

 

Actividades de desarrollo de los procesos

 

El Proyecto Gulliver se ha ajustado a las diversas formas de interacción con sus beneficiarios, en un tiempo todavía signado por la pandemia y las diversas restricciones que impone la bioseguridad. Se han entrecruzado la emergencia sanitaria con el estallido social liderado por los jóvenes que han marcado el ritmo de la resistencia ante la violencia de las fuerzas represivas del estado. 

En 2021 gran parte del tiempo de procesos ha sido mediante la alternancia educativa. Consistió en el retorno a actividades presenciales de manera gradual y con grupos reducidos de estudiantes por cada grupo. La alternancia estuvo supeditada a la autorización de los familiares de los niños en un tiempo en que estaba ocurriendo una tercera ola de muchos contagios.

Ante todo este contexto el proyecto ha sido fundamental para sus beneficiarios. Los niños beneficiarios han sido atendidos por los talleristas de base, por los artistas en teatro, música y artes plásticas, por los talleristas que complementaron el fortalecimiento de los derechos de los niños y los que fortalecieron el conocimiento de los derechos de la naturaleza.

Ha sido esencial como factor de mejoramiento psicosocial, desde la creación poética, la estimulación artística mediante una pedagogía vivencial  y la lúdica, con el acompañamiento de los formadores talleristas de quienes ya hemos enviado sus perfiles, en el primer informe.

 

Actividades de participación del Proyecto Gulliver
en el 31° Festival Internacional de Poesía de Medellín

Se implementaron actividades que consistieron en intervenciones de niños representativos leyendo sus creaciones a los públicos del festival y a niños que también se inscribieron en los talleres a cargo de talleristas del proyecto. También hubo intervención de jóvenes poetas que participaron en los cursos de formación de formadores.

Todo se realizó de manera virtual y tuvo un alcance muy importante en los públicos en que impactó ya que se estos actos se transmitieron por las redes sociales que son de mucho alcance. Llegan a muchos públicos de diversos puntos del planeta.

Allí hubo ocasión de que niños y niñas del Proyecto leyeran a los públicos del Festival sus creaciones poéticas ejerciendo en nombre de todos los beneficiarios el derecho a la participación y a la libre expresión desde la poesía.

En ese sentido, se intervino con las siguientes actividades: programación del Proyecto Gulliver en el 31° Festival Internacional de Poesía de Medellín.

 

Resultados destacados

El proyecto Gulliver con sus procesos, fundamentados en la expresión poética y artística, ha propiciado un significativo progreso en el crecimiento humano de los niños, niñas y adolescentes que ha acompañado; en el mejoramiento de sus habilidades sociales, cognitivas y emocionales y en el conocimiento y autoafirmación en sus derechos, desde la creación poética.

A pesar de la pandemia y el confinamiento se ha contribuido a que los niños fortalezcan, de manera esencial, su sensibilidad; protejan su estabilidad emocional, potencien su imaginación creadora y se autoafirmen en sus creaciones poéticas.

Se ha posibilitado que los beneficiarios realicen una apreciación estética de la vida, desde la creación poética, como una forma de valorar su derecho a la supervivencia y el desarrollo, su derecho a la participación y a la protección.

Los procesos de lectura y escritura creativa les han permitido ejercer el derecho a la libertad de expresión desde la creación poética.

Se ha propiciado en los niños la creación de nuevos referentes simbólicos, enriquecidos con la potencia renovadora de la poesía y el arte.

Se ha propiciado el fortalecimiento de las habilidades que el proyecto atiende: imaginación creadora, autoconocimiento, autocontrol (manejo de emociones y sentimientos), empatía y comunicación asertiva enfocada en sus derechos.

Mediante estos procesos se ha incentivado en los beneficiarios la creación de textos poéticos cuyos contenidos destacan los derechos de los niños y les permite una mayor autoafirmación en el ejercicio de sus derechos.

Se logró una efectiva estimulación en los niños para continuar con la lectura de poesía y buena literatura. Para esto se transmite, adecuadamente, una voluntad de ejercitar el aspecto creador del lenguaje, materializado en la escritura y lectura creativa. En este aspecto también ayudó mucho el libro didáctico Hijos de la Poesía que ha servido a cada niño de elemento significativo al combinar de manera equilibrada la poesía y los derechos.

El desarrollo del proyecto posibilitó un verdadero acompañamiento de influencia muy constructiva en los niños. También ha sido muy bien recibido y apoyado por las instituciones donde se realiza porque ha demostrado ser de mucha importancia en el crecimiento formativo, cultural y humanístico de los niños que atiende.

 

Promoción de los derechos de los niños

 

Los anteriores resultados tienen un efecto bastante positivo, de crecimiento ético, de mejoramiento a nivel humano y de formación integral en sus beneficiarios. Los logros obtenidos son esenciales porque dotaron a los niños de bases sólidas en su pensamiento y lenguaje creativos, en relación con su conocimiento y conciencia de ejercer sus derechos.

Dado que se trabaja en el mejoramiento del aspecto creador del lenguaje y de sus habilidades comunicativas se dan los fundamentos para que los beneficiarios puedan expresar de manera efectiva sus necesidades, respecto al ejercicio de sus derechos. Esto ha sido un gran aporte porque llena el vacío que hay en las escuelas respecto a la divulgación en los niños de sus derechos. En las directrices institucionales de educación se han abolido aspectos esenciales para la construcción de una cultura de paz como la enseñanza de los derechos de los niños, la enseñanza de la historia lo que genera un vacío en la memoria histórica la cual es fundamental para que las nuevas generaciones tengan la conciencia de la no repetición de los conflictos.

En esa perspectiva, las habilidades para la vida, que el proyecto fortalece en los niños beneficiarios, les posibilita un mejor desempeño en la interacción social y por lo tanto en el acto de hacer valer sus derechos. Recordemos que estas habilidades son: Imaginación creadora en la escritura, autoconocimiento, autocontrol, empatía y comunicación asertiva enfocada en derechos. Así, se les posibilitan las bases que les dan más autoafirmación en el uso de la palabra que es esencial en todo acto social del ser humano y en particular en la comunicación asertiva de sus derechos. Podemos decir que los resultados descritos les dan a los niños la fortaleza para gestionar sus derechos y los capacita para ser propositivos en el camino hacia su empoderamiento cultural.

A nivel del aprendizaje que resulta de la relación entre las actividades desarrolladas y los resultados obtenidos es que esta interrelación permite conocer mejor la realidad de los niños y niñas beneficiarios que se puede extrapolar a la realidad que experimenta la infancia en nuestro contexto social. El confinamiento, el miedo y la creciente pobreza que ha dejado la pandemia afecta a los niños en particular y en ese contacto con ellos se aprende mucho de sus angustias y de la fragilidad de su estabilidad emocional. Esto nos reafirma en el poder terapéutico de los procesos desarrollados y nos permite dotarnos de mejores herramientas metodológicas que posibiliten más eficacia en el logro de objetivos y resultados favorables al desarrollo del proyecto.

 

Actitudes

Los procesos del proyecto se fundamentaron en transformar una situación inicial de muchas deficiencias en el uso del lenguaje lo cual impide una gestión adecuada de sus derechos; también impide un mejor desarrollo de sus habilidades sociales y emocionales.

Si no hay un entrenamiento en el uso de la palabra, si no se ejercita la función comunicativa y estética del lenguaje no hay acción comunicativa o expresiva y entonces no podrá haber capacidad de argumentar y luchar por el cumplimiento de los derechos.

En esa perspectiva el proyecto ha contribuido en cambiar actitudes positivamente porque centra sus esfuerzos en mejorar aspectos fundamentales de sus beneficiarios como las habilidades para la vida intrapersonales e interpersonales y el conocimiento y ejercicio de los derechos de los niños beneficiarios.

A los beneficiarios se les ha estimulado de manera lúdica, con un espíritu esperanzador que eleve sus ánimos ante los daños emocionales que les ha causado la pandemia y las violencias de las que son testigos.

Este enfoque permite que los beneficiaros vayan asumiendo actitudes positivas respecto a sus vidas y a los problemas que los afectan.

El proyecto Gulliver, con su intervención en el Festival Internacional de Poesía de Medellín contribuye en cambiar actitudes positivamente ya que se manifiesta con un conjunto de acciones muy significativas para el crecimiento humano de los niños y de la sociedad en general.

El proyecto ha dado importancia a las situaciones, sentimientos, derechos y experiencias; poetizar los sucesos de la vida y los diferentes puntos de vista que existen alrededor de estos, propicia conciencia, reflexión y cambios de actitud. La poesía, el arte y la escritura creativa han contribuido a la expresión y comprensión de dichos derechos, situaciones y experiencias.

 

Conocimientos adquiridos

 

Los niños y niñas han aprendido a concebir la poesía desde una perspectiva más renovada, más cercana y amable con su propia vida y la de su entorno. Tuvieron un progreso eficaz, verídico; sus modos de ver, sentir y expresar la relación implícita que hay entre poesía y cotidianidad se naturalizó en sus aptitudes, en sus formas de expresar, de idear e imaginar otros mundos posibles, otros sentidos y sensaciones que les propicia la expresión poética.

Han conocido nuevos referentes simbólicos que los dotan de una mejor actitud ante los referentes simbólicos cargados de violencia a los que están expuestos y en riesgo social.

Han aprendido a fortalecer su imaginación creadora y a liberarse de su miedo a expresarse.

Avanzaron en su autoconocimiento y en el conocimiento de sus emociones al ser plasmadas en su propia escritura. Adquirieron conocimiento sobre la empatía y lo que esto significa para la coexistencia pacífica.

Se logró que los niños beneficiarios sean más conscientes del respecto al ejercicio y defensa de sus derechos. Esto se ha fortalecido desde la misma expresión poética con la escritura de bellos textos cuyos protagonistas son los derechos humanos y de la naturaleza.

Se logró mejoramiento en su capacidad para discernir hasta dónde llegan sus límites respecto al otro; han comprendido el valor del otro, aspecto que ha estado muy afectado por los problemas de orden psicosocial que generan los conflictos y los niños los reproducen.

Se logró que los niños crearan bellos textos poéticos siendo uno de los logros más importantes porque los niños al adquirir la capacidad de generar una escritura propia, se autoafirman en los temas que se tratan.

A nivel del aprendizaje que resulta de la relación entre las actividades desarrolladas y los resultados obtenidos es que esta interrelación permite conocer mejor la realidad de los niños y niñas beneficiarios que se puede extrapolar a la realidad que experimenta la infancia en nuestro contexto social. El confinamiento, el miedo y la creciente pobreza que ha dejado la pandemia afecta a los niños en particular y en ese contacto con ellos se aprende mucho de sus angustias y de la fragilidad de su estabilidad emocional. Esto nos reafirma en el poder terapéutico de los procesos desarrollados y nos permite dotarnos de mejores herramientas metodológicas que posibiliten más eficacia en el logro de objetivos y resultados favorables al desarrollo del proyecto.

En esta perspectiva el desarrollo del proyecto ha propiciado un campo de conocimientos  y aprendizajes en torno a la realidad psicosocial de los niños como grupo social expuesto a la violación de sus derechos. El aislamiento social o confinamiento incide de manera negativa en la psiquis de los niños y es allí donde los procesos del proyecto se han convertido en una fuente de atenuación de los traumas asociados a las circunstancias actuales de la infancia expuesta al miedo y a las restricciones en su movilidad y sociabilidad tan importantes en el libre desarrollo de la personalidad. La fuerza mayor de la pandemia ha incidido en la ruptura del tejido social lo que ha implicado la restricción en derechos fundamentales de los niños.

En ese sentido el proyecto ayuda mucho a restituir en los niños sus derechos a la libre expresión, al aprendizaje de nuevos valores, a la construcción de imaginarios de paz, a ser escuchados y atendidos, a participar en la vida cultural y social.

Publicado el 25.10.2021

Última actualización: 28/10/2021