English

Patti Smith, música y poesía


Patti Smith, música y poesía

                             

                                       

En junio de 2012, la gran poeta norteamericana Patti Smith (Chicago, 1946) lanzó su disco número once titulado “Banga”. ¿Música? Por supuesto, como en todos sus discos anteriores, pero sobre todo poesía. Desde hace ya años el Festival Internacional de Poesía de Medellín ha deseado tenerla entre sus invitados, y persistiremos en ese empeño, seguros de que su voz, su poesía, su obsesión por la paz y por la protección del Planeta, serían para los actuales momentos de Colombia (en cuya hermosa geografía una famosa locomotora viene haciendo estragos, y en los que las posibilidades de la Paz son cada vez mayores e irreversibles) una presencia oxigenante que, sin duda, reforzará en nuestras conciencias la necesidad de no dar marcha atrás en el empeño de construir un país y un mundo en el que quepamos todos.

Replicamos aquí, en traducción de Martín Cristal, la letra de Constantine´s Dream, tomada de http://parlezmoiparole.blogspot.com/2012/07/constantins-dream-de-patti-smith.html. Igualmente, tres poemas de su libro Poesía (Bassarai Ediciones, Vitoria, 2008. Traducción de Eli Tolaretxipi).

 

 

El sueño de Constantino (Constantine’s Dream) 

En Arezzo, tuve un sueño
con San Francisco, que se arrodillaba y oraba
por los pájaros y las bestias
y por toda la humanidad

Durante toda la noche me sentí atraída por él
y lo escuché llamar
como un himno distante

Dejé el silencio de mi habitación
bajando las antiguas piedras lavadas con el amanecer
y entré en la basílica que llevaba su nombre
al ver su efigie, bajé la cabeza
y mi corazón acelerado le entregué
a él
me arrodillé y oré
y el descanso que no pude encontrar en la noche
lo encontré a través de él

Vi ante mí el mundo de su mundo
los campos brillantes, pájaros en abundancia,
toda la naturaleza sobre la que él cantó
cantando sobre él,
toda la belleza que lo rodeaba mientras caminaba,
su naturaleza, que era la Naturaleza en sí,
y lo escuché
lo escuché hablar
y los pájaros cantaron dulcemente
y los lobos lamieron sus pies

pero no pude entregarme a él
sentí otra llamada de la basílica en sí misma
la llamada del Arte, la llamada del hombre
y la belleza de ese material me arrastró lejos
y desperté, y contemplé sobre la pared
El Sueño de Constantino

La obra de Piero della Francesca
que estuvo parado donde yo estuve parada
y que con su pincel pintó La Leyenda de la Vera Cruz
y tuvo la visión de Constantino,
avanzando para encontrarse con el enemigo
pero, mientras cruzaba el río,
un miedo desacostumbrado le aferró las entrañas
una anticipación tan abrumadora que se manifestaba en ondas

Durante toda la noche
un sueño se arrastró hacia él como el avance de una cruzada
durmió en su tienda, en el campo de batalla
mientras sus hombres permanecían de guardia
y un ángel lo despertó
Constantino, dentro de su sueño, despertó
y sus hombres vieron una luz pasar sobre la cara del rey
el rey preocupado
y el ángel vino y le mostró
el signo de la verdadera cruz en el cielo
y sobre él estaba escrito

con este signo vencerás

En la distancia
las tiendas de su ejército estaban iluminadas por la luna
pero otro tipo de radiación iluminaba la cara de Constantino
y en la luz de la mañana
el artista, viendo que su trabajo estaba terminado, vio
que era bueno

con este signo vencerás

Dejó caer su pincel y entró en un sueño propio
y soñó con Constantino, que llevaba a la batalla, en su mano derecha
una única, pura e inmaculada cruz blanca
Piero della Francesca, mientras pintaba la pared con su pincel,
se llenó de sopor
y cayó en un sueño propio
y desde la geometría de su corazón lo planeó todo:
vio surgir al rey, vestido con su armadura,
listo sobre un caballo blanco,
una inmaculada cruz blanca en su mano derecha,
avanzó hacia el enemigo
y la simetría, la perfección de sus matemáticas,
causaron la dispersión del enemigo
¡agitados, rotos!
huyeron

Y Piero della Francesca, despertándose, gritó:
¡Todo es Arte! ¡Todo es Futuro!
Oh, Señor, déjame morir en el reverso de la aventura
con un pincel y un ojo llenos de luz

Pero mientras envejecía
La luz fue esquilada de sus ojos
y cegado, se recostó en su cama
en una mañana de octubre
de 1492
y susurró
Oh, Señor, déjame morir en el reverso de la aventura
Oh, Señor,
déjame morir en el reverso de la aventura
Oh…

Y a un mundo de distancia
(un mundo de distancia)
en tres grandes barcos
la misma Aventura, como para responderle,
va tirando hacia el Nuevo Mundo
y hasta donde sus ojos pueden ver
(ya no están más ciegos)
todo es naturaleza
virgen
hermosa, hermosa
de tal manera que
hubiera elevado el corazón de San Francisco
hasta el reino del amor universal

Colón puso un pie en el nuevo mundo
y atestiguó esa belleza virgen
todas las delicias ofrecidas por Dios
como si el Edén en sí fuera una mujer
que le hubiera abierto su corazón a él
y que hubiera abierto su vestido
y que todos sus frutos
se los hubiera dado a él

Y Colón, tan abrumado
cayó en un sueño propio
y todo el mundo en su sueño
toda la belleza
toda la belleza entrelazada con el futuro
el siglo veintiuno
avanzando como el ángel
avanzando como el ángel
que había venido hasta Constantino
Constantino en su sueño
¡oh, ésta es la cruz que has de cargar!
¡oh, Señor!
¡oh, Señor, déjame llevarle
santificada aventura a toda la humanidad!
y en el futuro
¡oh, Arte!, gritó el pintor
¡oh, Arte, oh, Arte!, gritó el ángel
Arte, el gran regalo material para el hombre
Arte que ha negado
las humildes razones de San Francisco
oh, tú, Artista,
todo se desmoronará en polvo
oh, tú, ¡Navegante!
el terrible final del hombre:
¡éste es tu regalo para la humanidad!
¡ésta es la cruz que has de cargar!

Y Colón vio toda la naturaleza en llamas
la noche apocalíptica
y el sueño
del rey preocupado
disuelto
en luz

 
Digno el cordero sacrificado para nosotros

Al borde de un prado entre un desorden de piedras,
oscurecida por la hierba crecida y el amaranto,
hendida y dibujada la huella del horror.
Tenía un bello nombre: libertad.
Bonita chuletilla. No comerciable, suave el
balido de vida nueva.

Él amaba su boca, sus pequeños pies rodeados de pliegues.
Mientras escuchaba cómo gritaba, lo cogió por el tallo
de la garganta con sus gruesos brazos brillantes de rocío.
Y él, alma serena, de anchas espaldas
y ojos como los de Blake, lamentó quién te crió, quién te mimó
sobre prados y flores, mientras los descuartizaba.

El establo ardía como un infierno indiferente,
envolviendo a las pequeñas doncellas con sus rizados mantos.
El campo y el pellejo yacían vacíos como el corazón.
Llamó a su dios jadeando,
abandonamos las granjas que habíamos sacrificado,
cortamos el cordón, incineramos a nuestros pequeños.

Lo hicimos por amor lo hicimos por el hombre,
el espino y el cuco,
los senderos de Cumbria.
Lo hicimos por un bello nombre.
libertad, bée, bée, bée.
nada por lo que jugarse el cuello.



Desierto

¿Los animales emiten un chillido humano
cuando su amado se tambalea
abatido como un pájaro arrastrado
por la corriente de un río veteado de azul?

¿La hembra solloza
imitando el sufrimiento del lobo?
¿Los lirios gritan a los cuatro vientos cuando al cachorro
lo despellejan para cuero y madejas?

¿Los animales gritan como los humanos
como yo cuando te perdí
aullé desfallecí
me enrollé como un ovillo?

Así es como
vagamos por el campo helado
descalzos y con las manos vacías
apenas humanos

Sorteando un desierto
que aún no conocemos
aquí es donde el tiempo se detiene
y no tenemos adónde ir.


Séptimo cielo

Oh Rafael. Ángel de la guarda. En el amor y en el crimen
todo gira en torno al siete. siete compartimentos
en el corazón. las siete elaboradas tentaciones.
siete demonios modelados a partir de María Magdalena puta
de Cristo. Los siete viajes maravillosos de Simbad
pecado / malo. Y el número siete marcado para siempre en
la frente de Caín. El primer hombre tocado por la gracia divina.
El padre del deseo y del asesinato. Pero no fue el suyo
el primer éxtasis. Tengamos en cuenta a su madre.

De Eva fue el crimen de la curiosidad. Como dice el
refrán: mató al gato. La manzana podrida que echó a perder
el resto. Pero seguro que no era una manzana. La
manzana parece un culo. Es fruta de maricas.
Debió de haber sido un tomate.
O mejor aún. Un mango.
Lo mordió. ¿Debemos culparla? ¿Insultarla?
dulce perra desgraciada. quizá la historia vaya más allá.
imaginemos a Satán como a un semental.
tal vez ella tuviera las piernas abiertas
satán se mete entre ellas como una serpiente.
se abren más
se sube por los muslos
se frota contra el clítoris un rato
algo más que el árbol de la sabiduría estaba a punto
de ser engullido. ella se sacude el primer escalofrío
jardín del placer del placer
¿se arrepintió?
¿somos niñas alguna vez?
el sexo ¿estuvo bien?
sólo dios lo sabe.

Publicado en abril 24 de 2014.

Última actualización: 04/07/2018