English

Poesía en ebullición y transparencia


Poesía en ebullición y transparencia


Por Liliana Ancalao-Meli

    

Escribimos hoy en un territorio de límites difusos y en proceso de transparentarse.

La función de nuestra poesía como actividad actual del pueblo originario mapuche es aportar a la tarea colectiva de devolver la transparencia al territorio. Un territorio de tiempos y espacios reconstruidos desde la memoria y la militancia.

Vivimos en un territorio del cual se ha escrito mucho, un territorio sobre el que los vencedores militares  y financistas de la guerra del desierto-pacificación de la araucanía han mentido  durante 120 años.

Vivimos en un territorio saqueado ya y en el que sobrevuela la rapiña con sus garras sacrílegas, despiertas

Transparentar es desmitificar, descolonizar, recuperar  y resacralizar.

Decir que nuestro territorio se va transparentando implica desmitificar este espacio como fin del mundo e instalarnos, cada vez que escribimos un poema,  en el principio del mundo, este principio que nos hace originarios de Wangelen y sobrevivientes de la furia de Kay Kay.

Hacer transparente el territorio es descolonizar el discurso difundido sobre nuestro espacio que nos ubica de un lado u otro de la frontera. Seguir  andando con nuestras palabras, circulando desde el Atlántico hasta el Pacífico y desde el Pacífico hasta el Atlántico. Usar la cordillera como puente como lo hicieron nuestros ancestros y como lo siguieron haciendo nuestros parientes y amigos: escapados cuando los ejércitos criollos, exiliados cuando las dictaduras, corridos cada vez que el hambre, urgidos cada vez que el amor.

Descolonizar el discurso dominante es derrumbar monumentos, cuestionar próceres, rasparnos ese discurso con el que nos enseñaron a avergonzarnos de ser quienes somos

Transparentar el territorio es recuperarlo tomando como referencia la transmisión oral de los ancianos señalando desde su memoria: “aquí estaba el rewe, allá el potrero, antes de que el winka corriera el alambrado”. Recuperar el territorio es denunciar cuando nos matan a los hijos y no aparecen los culpables, o los absuelven. Hijos asesinados  a veces sin tiempo de saber de qué linaje vienen.

Transparentar el territorio es volverlo a sacralizar, recuperar las ceremonias y los rituales para  venerar las fuerzas del planeta e instalarnos en el ciclo natural. Circular en nuestro territorio agonizante, con la conciencia espiritual de nuestro planeta herido, aquí, donde todo es altar, vulnerado por herejes suicidas.

La función de la poesía hoy, al sur del sur, es hacer transparente nuestro tiempo y nuestro espacio  usando el arma poderosa en que se trasforma la palabra, cuando la estética hunde su raíz en la ética.

Ser poeta originario mapuche es ser investigador, historiador, antropólogo, semiólogo, lingüista, celebrante.

 Ay de nosotros ahora que los lamngen depositan en nosotros las imágenes de sus recuerdos, las historias de sus familias, las denuncias de los abusos.

Ay de nosotros ahora que los ríos nos están mirando para ver cómo los traducimos en palabras

Sean felices con su raíz, nos dijo el machi Collipal, y escuchamos cómo lloraba el bosque en su voz  quebrada.

Somos felices, cuando logramos un poema, ese canto que a veces brota de nuestro cuerpo.

* Principio del Mundo, Luna de las primeras frutas.

Publicado en mayo 14 de 2014.

Última actualización: 04/07/2018