English

Larry González (Cuba, 1976)

Ed Hardy y las gorras de carpas bermejas


Durante años las carpas bermejas sobre  mi cabeza fueron salmones.
Los ojos del salmón (especular acerca de los cristales que imitan ojos de plata). 
La cola tejida del salmón (hilos bermejos —pespuntes doblemente bermejos— oprimen la malla que cobija los sesos y termina ahí el cuerpo del pez).
Nace el pez desde la visera. 
La cola se revuelca sobre la malla. 
Permanece limpia la alopecia porque la cola minuciosa del salmón bermejo no deja que asomen tumores del mismo grosor que los huecos ínfimos de la malla.
 
(—Durante años estuve refiriéndome a las carpas bermejas como si fueran salmones. Me gritabas que no era capaz de apreciar diferencias obvias entre un salmón y una carpa bermeja porque siempre fui de garras muy inútiles en El Lago: —Él no puede volver a la pendiente de La Rocosa  —según cada miembro de La Fraternidad.)                        

 

 

Vogue Hommes Japan S/S 2011 Issue VOL.6


Sacos de cemento P350.
Dejo reposar la revista en jabas de nylon para que el dueño no aletee y presuma de las hojas iluminadas sin viso alguno de cemento P350:
Suena ronco el cemento en la pared del balcón.
La ceniza P350 se tiende en las hojas donde aparece Rick Genest (Rico The Zombie) para Thierry Mugler. Los tatuajes de Rick Genest (Rico The Zombie) que no pude narrar a cabalidad en el video Anatomy of Change los estudio al detalle en las hojas  iluminadas del Japón.
Se  tuerce el barniz  en las hojas iluminadas del Japón.
La ceniza P350 me supera, naturaleza fosca. 

 

www.bearmithology.com


Un dragón sobre el brazo del actor porno Francesco D´Macho.
Las glebas de sangre aferradas al nylon que finge dragones sobre mi brazo derecho como habas muertas en el armatoste del trapiche, cemento antes del resano.

Ya estoy escrito. Guardo la aguja (vence la aguja en Octubre del 2014).
 

 

Mr. Glande


Pago una porquería al albañil. Según cada miembro de La Fraternidad es una cifra irrisoria y me puedo dar con un canto en el pecho.
El albañil tira cemento sobre bloques de 15 cm. Muy difícil para el albañil salpicar sin huecos a los lados. Lo vi salpicarmalamente. No pudo dar resano y luego fino en esas dos paredes exteriores. Grabo los tres pasos del cemento:
el albañil salpica
el albañil resana
el albañil da fino.
Ahora el albañil emerge por el hueco del frente (donde irá la reja y sus grotescos puntos de soldadura), espera salpicar en torno al hueco, medio cuerpo afuera, con mejor resultado que en las dos paredes laterales del rectángulo. Asegura resano mediocre y fino mediocre. 
El cemento percute en la pared. Y sobre el zinc (techo que adorna el portal de las vecinas) empiezan a crecer gibas de cemento. 
Son las podas de cemento sobre el zinc

Las veces que voy a orinar mido la cantidad exorbitante de cemento que se filtra desde la sala hasta el baño.
Mr. Glande ya alcanza el tono púrpura.
Mr. Glande arrastra ese sino frente a la mínima situación adversa.

 

 

Los  estómagos de las carpas bermejas


Desde que te narré cómo se levantaron las paredes del balcón por aquel albañil que solo venía a sellar un salidero en la azotea.
Ahora el apartamento se filtra por las nervaduras del papel de techo y el fino que no caló sobre el resano trasluce una mancha gigantesca de humedad. La mancha unida a las anomalías de las paredes simula un pez. Repleto el estómago del pez de otros peces más pequeños atrapados a mordiscos. En tanto más llueve más se esparce el estómago del pez y empieza a segregar una bilis rancia que los pescadores cetrinos apenas olemos.

 
 

Rudolph & Ralph


 —Nunca experimenté la mínima atracción por animales de compañía. Jamás pensé tener un gato o un perro, hasta que me vi hablándole a dos gatos  sobre los ataques de otros gatos que merodeaban la hiedra —respondí a los que preguntaban acerca de la castración en  www.migato.net∕foro∕

(En el patio había dos gatos —Rudolph y Teda— abandonados por la madre. La madre paseaba oronda sobre la hiedra del muro. Teda era una gata enclenque, mientras Rudolph crecía y paseaba por la hiedra como la gata madre. Esa mañana Jorge le acercó a Teda unos mendrugos de picadillo, casi hielo. La gata entró en la  casa y  Rudolph quedó en el patio a sus anchas. —Los gatos son fuertes —dijo el veterinario ante la imagen tétrica de la gata. Nos turnábamos los viajes para desparasitarla. El veterinario ,después de la última inyección sobre el lomo de la gata, nos aseguró que había un error, que éramos dueños de un gato. Jorge cambió el nombre de Teda por el nombre de Rudolph. Me fue difícil subir el nombre del gato del patio encima de un gato enclenque. Rudolph no parecía nombre digno para un gato enclenque. Pero Jorge insistió: era cierto que el gato del patio no reaccionaba ante nombre alguno. Un día comencé a llamar Ralph al gato del patio. A veces le echaba comida. Ralph terminó acercándoseme a la mano. Lamió mi mano y entró en la casa. Vivimos con esos dos gatos hasta que apareció el salvoconducto que nos llevaría definitivamente a Toulouse. Fue en Toulouse donde el amor por animales de compañía mutó en dos visiones agrias: la sombra de mis gatos sobre todos los gatos del sur de Francia, sobre las pelambres disparejas en los torsos de Le Bear´s. Recuerdo la tarde que entré a Le Bear´s  y me fijé en untravesti que arrullaba a un gato. El gato se llamaba Francesco y le colgaba del cuello una foto enmarcada en plata. El travesti y el gato quedaban cerca de mí en la barra. Solo una banqueta por medio. Francesco vino caminando hasta mí sobre la barra. Le acaricie la cabeza y él la giró hacia un lado, como si se descoyuntara.)  

 

Pedacitos de oro

                         
 —¿Cómo tú pesas esto? —dejo caer en la mano de La Fibra la caja del reloj que me regalara mi abuelo (Sordo y Ciego  Fraterno).
―Yo taso a ojo —escupe La Fibra en las afueras de El Gym.
Imagino el diálogo anterior en las afueras de El Gym.
La Fibra tasando a ojo en las afueras de El Gym —específicamente la caja del reloj.
La primera vez que veo a La Fibra tasar una alhaja: espero que la cadencia en los bíceps de La Fibra estén encima del soportal para buscarle un tono a la conversación escueta.
Genuino oro a la vera de la filigrana. Allende el confín de la filigrana no hay        oro.
La amistad de La Fibra me llegó de golpe. Primero lo hice tasar una alhaja y luego tasar la caja del reloj. A la semana compartimos hierros dulces en El Gym.

Las tres ovejas


Mucho antes de las 11:45 a.m entro al aire acondicionado de la biblioteca y espero.       
(clase de 11: 45 a.m a 1:15 p.m)
Si chirría la puerta de la biblioteca reparo en todo lo que entra y sale. Hasta ahora   entran y salen ovejas de dos en dos. 
Afuera hay tres ovejas. Tres ovejas calmosas en el césped.
Dos ovejas salen a balar afuera. A sacudir el aire acondicionado. Perniles en el cristal. Sol frente a las tres calmosas.

Meridiano.
Vago hacia el aula: —Bendita sea la sinecura de mi amigo Ferdinand.
12:15 p.m: empiezo a hablar sobre algunos pintores del trecento ―diapositivas míseras.
Las ovejas duran bocarriba. Toman sol como los gatos. Sol filtrándose en la lana.

10:00 p.m: entro al aire acondicionado de la terminal 3. Estoy esperando a La Mula.

(Gusanos. Jabas de nylon que viajaron adentro de los gusanos. Precintas con las referencias de los trapos para el frío. Montones de trapos en las jabas de nylon: abrigos sintéticos –copias–, sweaters de punto, sweaters de lana). 

 

Larry J. González  (Los Palos, Cuba, 1976). Graduado de Historia del Arte en la Universidad de La Habana. Miembro de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC). Beca de Creación Prometeo de La Gaceta de Cuba 2010. Mención del Premio de Poesía La Gaceta de Cuba 2011. Premio David de Poesía 2011 por el libro La novela inconclusa de Bob Kippenberger (Ediciones UNIÓN 2011). Premio UNEAC de Poesía “Julián del Casal 2012” por el libro Osos (Ediciones UNIÓN 2013). Premio de Poesía La Gaceta de Cuba 2015, lo cual hace posible posible su participación en el Festival Internacional de Poesía de Medellín. El jurado le otorgó el premio por su obra Tríceps, atendiendo al “modo tan creativo en que se vale del lenguaje coloquial y los recursos narrativos, convertidos en una legítima expresión poética, para entregarnos extrañas y singulares viñetas o pinceladas de la historia cubana”.


Entregado el Premio de Poesía La Gaceta de Cuba isliada.org
La doble manía de La Tiñosa Austía Por Larry García


Publicado el 22 de agosto de 2015

Última actualización: 04/07/2018