Festival Internacional de Poesía de Medellín

Poetas invitados al 25 Festival
Internacional de Poesía de Medellín

Julio 11 al 18 de 2015

Poetas de África

Moëz Majed (Túnez). © #25FIPM. Photo: Sara Marín
Moëz Majed (Túnez). © #25FIPM. Photo: Sara Marín


Möez Majed nació en Túnez el 16 de junio de 1973. Poeta de expresión francesa, editor, biólogo y empresario. En sus primeros poemas se percibe un aliento místico, proveniente de la tierra de Kairouan, en su invocación y misticismo. Fue laureado con el Premio Paul Verlaine en 2011.

Ha publicado los libros de poemas: La Sombra... La luz, 1997; Ensueños de un cerezo en flor, 2008; La ambición de un huerto, 2010;  Reclinado, 2012; Canciones de la otra orilla, 2014. Este último libro es una suerte de historia de Túnez. Las palabras del poeta evocan el tiempo de sufrimiento, y la sed de libertad en espera de la resurrección.

En sus palabras “Poesía y biología son la vida misma y constituyen un cuestionamiento fundamental. Ciencia y poesía dan dos respuestas diferentes a una pregunta común: la búsqueda de la verdad de la vida. La primera se provee de metodologías claras y bien definidas para el logro de la verdad científica. La segunda se provee de instinto para llegar a la verdad…En su discurso, el Premio Nobel d e Literatura en 1960, Saint-John Perse, declaró que "el científico y el poeta ambos nacen ciegos, en busca de la verdad. Por tanto, ser biólogo y poeta son dos caras de la misma moneda…”


Cuatro poemas de Möez Majed



Traducción de Stéphane Chaumet

Caminos

 

Al atardecer, arrodillarse y guardar silencio.
Perseguir, una por una, las luciérnagas en las fronteras del tiempo de los primeros cantos del Mundo.
Cerrar en un sueño tantas angustias abiertas, expirar largamente como se vacía un árbol de su sustancia silenciosa.
¡Qué difícil encontrarse al alcance de una sentencia tan humilde! Que cada cosa recobre su sitio, que la luz abrace sin pena la curvatura del tiempo, que la materia fluya, ligera, como un arroyo al destino tan apacible.
¡Cómo es de dulce ver lo que no puede ser visto!

 

Trayectoria

 

Tú, cuyo soplo se extravía
En estas palabras imposibles,
Palabras indecibles…,
Un suspiro abisal tienes por lenguaje.
¿Qué decir?
¿Qué callar?
¿Dónde poner al abrigo de la realidad,
El más precioso de tus sueños?
Vine a las puertas de tu reino
Para escuchar el timbre de tu corazón palpitante
Detrás de tus labios cerrados.
Mendigar el aliento claro
Del soplo del exilio,
Violento y mortal,
Pero de apariencia tranquila.
La luna adivina apenas
La impaciencia de las piedras
Que las mueve bajo la higuera incrédula
Como deseos insólitos y sospechosos.
¡Sacudidas breves humilladas en el dolor!
Nadie más que yo conoce tu violencia,
Ni la gran paciencia
De ser la quemadura anónima
De cada mañana espoliada,
Derramada en el escurrimiento indecente
De una memoria olvidada.
A las puertas del reino,
Las caravanas pasan
Cargadas de la flor de sal.
Y se vuelcan las sombras delirantes
Como una agudeza
Aliviando al sabio del peso de su infamia.
Un bello viejo vino esta mañana
A instalar su puesto a la entrada del mercado.
Vendía allí, en el joyero de su mirada plácida,
El silencio de su matorral
Y el perfume noble de su soledad.
¡Oh tú, cuyo camino es sembrado de gérmenes de tu locura!
Tomé los caminos escarpados que llevan a tu guarida,
Me aventuré hasta la edad avanzada de la noche
Y bebí la esencia exquisita de tu ausencia amarga.

Soplo

 

Por los momentos de quietud
Que mecen la embriaguez de los cuerpos
Y las cúpulas y los cirios y el incienso
Que paralizan las almas y el tiempo;

Oh mi memoria… Oh mi tierra,
Tanta arcilla,
tantas cenizas y piedras.
tantos soplos agrios y rotos
¡tantas sales y tibias luces!

Puertas guardan, límpidas,
La dulzura humilde de los versículos y de las arrugas.

Hay silencios,
Pasos y cantos
Que aspiran las edades,
Las grietas del tiempo.

Hay mujeres
Que obsesionan nuestros sueños.
Y noches de verano y sueños extraños.

Hay agua que fluye
Y muecines.

Mañanas de oración
A las primeras luces…

Oh mi memoria… Oh mi tierra,
¿Dónde podría dejar
Mi torpor y mi corazón?

¿Dónde podría abandonar
Todos mis trofeos de guerra?

Raoued

En Raoued, en octubre,
cuando se levanta el viento,
viene la melancolía.

¿Cuántas veces todavía
nadaré
en Raoued?

¿Cuántas veces todavía
el primer aguacero de otoño?


Nota Bio-bibliográfica y poemas http://voixdelamediterranee.com/ -Francés-
Tunisie: Rencontre avec Moez Majed - Itinéraire entre réalité personnelle et collective allafrica.com -Francés-
Chants de l’autre rive, de Moëz Majed ICI & LÀ. Notes de Lecture et Poésie -Francés-
Présentation du livre de Moez MAJED Bibliotheque Nationale de Tunisie -Francés-
Prendre un cafe avec Moez Majed Youtube channel Raouia Kheder -Francés-

Publicado el 2 de abril de 2015

Mapa del Sitio
Gulliver: