English

Mohamed Salmawy (Egipto, 1945)

PROMETEO
Revista Latinoamericana de Poesía
Número 101-102. Julio de 2015.

Mohamed Salmawy

(Egipto, 1945)


Producción: Corporación de Arte y Poesía Prometeo

En busca de la gracia celestial


En tu amor he aprendido
A girar girar girar
En una danza infinita
Como un derviche en remolino.

En este mundo giro y giro
Arrebatado por tu dulce aroma de rosa
Por la humareda azul que se alza por siempre
En tu templo celestial.

Más de una vez me uní a los locos y dementes
En su pasmosa, magnífica danza
Más de una vez se alzó mi cuerpo de la tierra
Buscando la presencia de tu mirada celestial.

En el antiguo monasterio me arrodillé en adoración,
En la mezquita Azul y bajo la colorida bóveda de la Sixtina.

En templos budistas, bajo doradas pagodas
En la tierra de los dioses del fuego y los devotos de la luna
Seguí todas las sectas de Islamabad a Isfahán
En las montañas rocosas y los verdes valles,
Entre los ermitaños secretos y las sagradas tribus de antaño.

¿Por qué no he visto tu rostro celestial, tu cara sagrada?
¿Es que debo antes purgarme en las llamas para alcanzar
Tu gracia eterna?

 

Enamorado estoy


Enamorado estoy de las esbeltas ramas de tus palmeras
Eternamente dirigidas al sol en el cielo.

Enamorado de los claustros de frutas veraniegas
Que brillan en amarillo, naranja y rojo.

Enamorado de las delicadas hojas verdes del sauce
Inclinadas hacia el río para apagar su sed.

Enamorado estoy de los sagrados montes del Sinaí,
De tus relucientes, gozosas ruedas de molino
En los verdes campos del valle antiguo.

Enamorado de tu orilla arenosa, por siempre jubilosa
De los espléndidos arrecifes coralinos bajo las aguas del mar.

Enamorado estoy de tus antiguos monasterios y mezquitas,
De tus obeliscos, del templo de Isis en el Valle de los Reyes.

Enamorado estoy de ti
Hasta que te sacudas tus grilletes férreos,
Oh, tierra poderosa del Nilo,
Hasta que alcances tu victoria merecida
Sobre las mortíferas máscaras negras de la noche
Que no osan mostrar sus feas caras por el día.

Nuestros ancestros adoraron al sol que da la vida
No nos someteremos a las negras fuerzas de la noche.

 

¡Qué hermosa es la luna!


Vine a decirte que me voy
Vine a decirte que hemos terminado

No me hables de lo que fue.
No me cuentes los soles en nuestros corazones,
La luna en la luz de nuestros ojos.
Hoy todo ha terminado
Y he venido a decirte que me voy.

Las olas marinas nos abrazaron largo tiempo,
Pero las olas terminan por romperse en las rocas de la orilla
Hoy las rocas de la orilla han convertido
Las gigantescas olas de nuestro amor en la espuma real.
He venido a decirte que así como las olas marinas
Estoy deshecho
Y me voy.

Más de una vez abrazaste mi cintura
Con tus amantes brazos
Más de una vez sepultaste el rostro
En las palmas de mis amantes manos
Y derramaste las cálidas arenas de la playa
Cual cascadas de doradas aguas ante mis ojos.
Purgando mi corazón de todos los amores precedentes
Pues fuiste mi momento de renacimiento.

Pero ahora las cosas han llegado a su fin
Y he venido a decirte que me voy.
 
No, no me toques
Aparta tus labios
He venido a decirte
He venido a…
¿Qué he venido a decirte?
¡Qué bella es la luna!

Traducciones de Omar Pérez

 

La canción de la lagartija


Ratas y cucarachas,
Gatos y perros,
Lagartos y serpientes,
La tierra baldía está vacía.

Hojas secas y sucios desechos,
Nubes oscuras y una luna de plata.

Perros herrumbrosos y cal rocosa,
La tierra baldía está vacía.

El aullido de perros,
El susurro de hojas,
El silbido de serpientes.

Dos cuerpos anticipándose yacen boca arriba
Bajo un árbol estéril sin hojas.

Un filoso canino,
Penetra profundamente en la carne palpitante.

En la parte alta de una pared rota, un lagarto de un solo ojo
Canta a la distante luna una canción de sufrimiento.

Un canino completamente inmerso en carne viviente
Saliva roja babeando sobre cal desprendida.

Roja es la tierra baldía,
Roja también es la luna.

Dos cuerpos rojos desnudos
Bajo un rojo árbol estéril.

El aullido de los perros es rojo
Rojo también el ojo del lagarto.
Rojas son las hojas,
Rojas son también las serpientes.

La tierra baldía se funde en un mar de rojo,
No más ratas o cucarachas,
No más gatos o perros.
No más silbar o aullar,
Sólo el eco de la canción de la lagartija.

 

Extraños


Extraños somos en esta vida,
Extraños en un mundo extraño.

Extraños en el universo,
Extraños en una existencia extraña.

Extraños en un vínculo ya extraño,
Que no tiene principio ni fin,
Un laberinto sin ningún lugar para entrar,
Nadie a quien recurrir, ni dónde existir.

Extraños nos conocimos,
Extraños nos separaremos.

Traducciones de Arturo Fuentes

*

Mohamed Salmawy nació en Egipto en 1945. Es uno de los escritores más conocidos de su país. Es novelista, dramaturgo, editor, poeta, periodista, columnista y comentarista político. Es Presidente de la Unión de Escritores de Egipto y Secretario General de la Unión General de Escritores Árabes. Es editor en jefe del periódico Al-Ahram Hebdo. Licenciado en Literatura Inglesa de la Universidad de El Cairo.

Entre sus libros de poemas, encontramos Lunas y Destinos, 2013. Escrito a lo largo de 15 años, al final de estos poemas, Salmawy describe su deseo de que las nubes negras se disipan, y Egipto sea testigo de un nuevo amanecer. Los poemas de este libro expresan la realidad y la puerta de la imaginación a ser abiertamente ampliamente".

Entre sus novelas sobresale Alas de mariposa, editado en inglés en 2014, pero publicado en árabes algunos años antes, y que ha sido reconocido como una novela profética de la revolución de enero de 2011 en Egipto. “Alas de la mariposa es una alegoría extensa de la experiencia moderna de Egipto del régimen autoritario y explora las fracturas y los retos de una sociedad en el momento de la transformación revolucionaria”.

Articles about Mohamed Salmawy The Cairo Post.com
Mohamed Salmawy’s new novel emerges like a butterfly from the chaos of Cairo’s Arab Spring The National
Entrevista con Mohamed Salmawy, portavoz de la Asamblea Constituyente de Egipto La W. -Inglés-
Mohamed Salmawy: Staying the course Article weekly.ahram.org


Publicado el 22 de agosto de 2015

Última actualización: 04/07/2018