Festival Internacional de Poesía de Medellín


Julio 8-15, 2017

POETAS INVITADOS


Mina Gligoric (Serbia, 1989)



Arizona

En el horizonte del desierto,
flota tu cabello.
Arizona,
eres la mañana difícil de mi vida
y la noche aún más fría.
1863 días me siento inmóvil
en tu seno lleno de arena.
Eres bella, muda Arizona.
Ahora queda poco y me ahogo
en tu muslo y tus caderas,
Hesiquia de piedra,
y nos convertiremos en sólo uno
- silencio rojo.


De fuerza


Entras en mi cuarto
silente
indeseable
Tan silente
como oxígeno
o la herrumbre
Entras con fuerza en mi entrañas
y meneas
Pero yo impotente
vuelo hacia ti
para cambiar puestos
y mientras en seda
de telaraña me tejas
mis sueños
y pensamientos
tragas tan fácilmente
Y por primera vez
pienso – es amor
pero tu cuerpo
falta
Y pasarán años
antes de que te diga
que este amor
platónico
me llena de rabia
Sin embargo,
ya será muy tarde
porque así
inevitablemente
te tendrás a ti mismo
como un araña
enredado
y te miro
meneando
y de fuerza
alucinando


El don y la maldición


Su piel huele como manzanas y reconciliación. Él siempre sueña con los sueños proféticos. En su mano tiene el cuerpo de Eva, el cual no debe morder. Lilith le extraña demasiado. La fragancia de la carne floreciente se extiende despacio por los valles. Eva está llamando. El prohibido aliento en la furia loca de una mujer floreciente. Maldita sea. Eso es solamente un sueño, no hay nada que él pueda hacer, por eso, muerde. Los zumos se fugan, es solamente un sueño, por el pecho del varón la sangre pasa deprisa, gotean los sentimientos antiguos, un sueño, es un sueño, retorna la impresión de la primera felicidad, respira más rápido, silenciosamente, sorbiendo para absorber las fantasías mágicas, pero con cada instante siente más el cargo de un deseo inmaduro. Maldita sea. Muerde. Pero cada piel se parece a una sombra comparada con Lilith. Para él nunca era tan difícil despertarse en mayo. La tierra debajo de sus pies le avisa que está despierta y húmeda. Adán toma la hoz y recuerda – por un instante estaba otra vez en el Paraíso- pero con Eva. En la Tierra, por lo menos, existe una esperanza salvaje que algún día volverá a cautivar a Lilith, y que en algún sitio debajo de la Luna llena, con dulzura besará las fases lunares bajo su pecho, antes de que se escape de nuevo de sus manos por un periodo inmenso. Él siempre sueña con los sueños proféticos.


El patio


Ayer soñaba con un patio en el cual caía con frecuencia. Era uno de esos sueños extraños, tremendamente largos, o por lo menos así nos pareció después mientras estábamos lavando nuestras caras.
El patio estaba abandonado como los pasillos de un hospital en la madrugada. O quizá era solo que el tiempo pasaba más despacio, no encuentro las palabras. De repente un pájaro voló muy bajo, saliendo desde la copa de un albaricoque, el que me pareció más rico de lo que era muchos años antes, cuando el árbol todavía no era tan viejo y seco. Un cuervo, creo – volaba rápidamente. Por fin, el patio se iluminó, dejó que entrara el color, y un niño llegó y se quedó bajo el árbol. El niño se parecía a mi hermana, pero era más joven, aunque ya no estoy segura. No se reía, y sin embargo, parecía feliz. Se quedaba en el borde del patio, moviendo despaciosamente sus manitas en un silencio absoluto.
Los albaricoques empezaron a caer desde el cielo como balas –con silencio y ternura-. El niño creció, casi a la fuerza, y se convirtió en un varón. Fue cuando él dijo a mí: “¿Esperar significa silencio y confirmación?”
Desapareció.
Las balas todavía caían cuando yo ya me frotaba los ojos nublados.


El río


Me dijo que
esos ojos penetrantes
no podría dominar
ni una explosión bajo el agua

Ahora sólo la cantidad
de tu amor
puede salvarte
porque sabes mi debilidad

Dijeron que
detrás de mi espalda
guardo siempre una espada
y busco por dónde
empujarla

Hace mucho tiempo
sus cabezas habrían volado
de sus hombros
Si no fuera de tu
bella calma

Por alguna noche posesiva
rasgaría un árbol de su raíz

Por alguna noche obsesiva
tendría a Circe de rodillas
pero yo reiría 
¿Para qué necesito ese poder?

En la pesadilla más loca
nuestros dolores antiguos
se funden
y conjuntos
detienen el mundo

Tu esperanza queda
lo único que nos sostenga

Pero si por solo un momento
te quedas dormido y
y no me vigilas

Mis ojos desiertos podrían solos
completamente quemar el mundo

*

Mina Gligoric nació en Belgrado, Serbia, en 1989. Ha publicado su primer poemario “La manzana de Adán” como la ganadora de la competición primogénitos de la edición “Prvenac” en 2012. En el del Departamento de la literatura y lenguaje serbio sueña con preservar la lengua serbia del olvido.

-Mina Gligoric "Adamova jabuka", promocija Canal Youtub de Mina Gligoric
-Dos poemas Circulodepoesia
-Twitter

Actualizado el 1º de agosto
Publicado el 4 de mayo de 2017

Mapa del Sitio
Gulliver: