Festival Internacional de Poesía de Medellín


Julio 8-15, 2017

ARTISTAS INVITADOS

Catalina Gutiérrez (Colombia, 1984)


La Fiera con alma de plomo

Por Yuliana Duque Aristizábal
Tomado de blogs.eafit.edu.co/
26 julio, 2012


Es una chica de cuerpo menudo, con un cabello negro, largo y ondulado. En su rostro rebotan dos ojos pequeños y expresivos, una nariz puntiaguda casi perfecta y labios rosados. Su nombre artístico es La Fiera UND.

Su recorrido musical comenzó en 1998 como consecuencia de una niñez confusa en la que esa fue la única salida. Ha vivido en un mundo de violencia. A sus nueve años su padre fue asesinado  a causa de una deuda que no podía saldar y desde entonces se quedó viviendo con su madre y su hermana, mientras su hermano, quien fue asesinado seis meses después, pasó a manos de otros familiares.

Tres años después su mamá se unió con otro hombre, quien aparte de que la golpeaba, la llevó a ser alcohólica. Eso hizo que Catalina, en ese entonces de doce años, cayera en las drogas y en muchos intentos de suicidio. Sumergida en ese mundo encontró de repente una luz, un camino, una salida: la música.

A medida que pasaba el tiempo fue adquiriendo madurez, cansada de la violencia de su hogar y utilizando la música como resguardo.
Escuche su música en www.myspace.com/lafieraunderground
Pagina oficial de youtube:
Cata Gutiérrez http://www.myspace.com/lafieraunderground

La determinación

Sacó a su padrastro de la casa a los 16 años y desde eso decidió hacerse cargo de la situación económica en su hogar. Así fue como empezó a cantar en los buses.

Al principio tuvo muchos problemas, como dice ella, “por la guerra del centavo, por el monopolio en el que estamos”. Pero gracias a la buena energía con la que llega, al entusiasmo, le ha sido más fácil subirse a un bus y ejercer su labor. Pero no siempre lo ha hecho cantando, hace unos tres años vende dulces, ya que cantar allí le desgasta mucho la voz y se enferma muy fácil.

¿Hasta dónde le gustaría llegar con la música?

“Quiero llegar muy lejos, no solo sonar dentro de Colombia sino también en Latinoamérica. Este es el sonido fuerte, la poesía es la solución. La misión del rap en español es alcanzar otros idiomas, otras culturas y quiero dejar muy en alto el nombre de mi tierra”.

Catalina tiene en cuenta el público a la hora de presentarse en un concierto. Cuando se está expuesto a tocar con otro tipo de géneros prefiere fusionar los ritmos, para no permitir que la monotonía apague la energía, pero dice que lo más importante siempre es no perder la noción del mensaje que se quiere transmitir.

No le gusta la música que habla de violencia sino la que muestra soluciones de vida, los ritmos que lleguen al corazón, que motiven a la gente y que se pueda hacer reflexionar.

Estudio música en el año 2000 en la Universidad Uniremington, también estudio en varios semilleros de música, realizo cursos de producción musical con énfasis en Dj en la Escuela de Los Cuatro Elementos, en Aranjuez. Estudio su carrera como publicista, pero la mayor parte de su aprendizaje ha sido autodidacta, se desempeña como una gran artista tanto como compositora de sus canciones y arreglos musicales.

Tiene cuatro álbumes propios y ha hecho colaboraciones en otros, sumando aproximadamente 50 canciones. Ha visitado Bogotá, Cartagena, Cali y Pereira, todo por autogestiones, por medio de contactos que tiene en esas ciudades.

¿Cómo fue su primer toque?

“Mi primer toque profesional fue en el Undergrano. Ciertos artistas decidimos salir de lo clásico e ir hacia lo contemporáneo y fue la primera vez que incursioné con una banda en vivo. Correr el riesgo es abrir otros horizontes, hay que salir de lo radical”.

Para ella la fama es el reconocimiento, es el esfuerzo de una lucha sin pausa. Prefiere ser reconocida por su constancia, por lo que expresa, por el entusiasmo con el que lleva a cabo su labor. Sobre esto considera que es muy difícil el hecho de perder la privacidad, dice que es un proceso de paciencia para aprender a asimilar esa forma de vida.

Su primera grabación fue en 1998, en el estudio de Vasco Producciones. Con el pasar de los años ha adquirido más madurez y ha podido incursionar con músicos de la Banda Sinfónica de la Universidad de Antioquia y fusionar instrumentos clásicos con lo underground del rap.
También ha masterizado en el es estudio Funky Monkey en Argentina y el estudio más profesional que ha realizado es en Supernova Studios y en el Pez.
¿Le atemoriza que en cierto sentido de sus canciones dependa la gente?
“No. A mí me encanta que la gente dependa de las canciones porque muchas personas no se pueden desahogar y encuentran por medio de nosotros una salida. Creo que nosotros somos el instrumento para que ellos puedan desahogarse cada vez que nos presentamos en público”.

Componiendo para la vida

Al principio no sabía componer y ese fue el principal don que encontró. Catalina comenta que no es capaz de cantar con música hecha por otros, de ser así preferiría renunciar, pues lo que plasma cuando canta es lo que está dentro de ella.

Sus inspiraciones han sido la calle, la problemática social, la corrupción, el dolor de su pueblo y la pérdida de seres queridos. “El rap no es solamente una cultura en la que se ven vándalos, es la salida, la solución a muchos problemas que aquejan en la sociedad”, agrega La Fiera.

“Tuve la oportunidad de participar en incontables eventos de hip hop que organizó Diego Cúpula. Mi primer productor fue Vasco Producciones. Como lo que yo sabía era de rock, decidí comenzar con Pamela Bedoya y conformamos un dúo musical. Gracias a Junior Ruiz productor de la casa disquera E.L.C Records e integrante de la agrupación de rap Laberinto. Nos fuimos de gira por toda Antioquia y logramos posicionarnos dentro de la ciudad como una de las mejores propuestas, con nuestro demo titulado Entonación. Luego fuimos producidas por Alejandro Agudelo  más conocido como moremen y con él hicimos varios tracks donde el dúo tuvo su fin”, dijo Catalina.

En el 2000 comencé como solista y trabajé con Juan Esteban Taborda  productor de la casa disquera The black sound music. Trabajé duro hasta ser reconocida como una de las mejores solistas de la ciudad. He participado en numerosos eventos, batallas de mis canciones colectivas, mi voz ha salido en varios copilados de diferentes casas disqueras”, he ganado varios premios como mejor MC (Maestra de ceremonia) en diferentes batallas de improvisación.

“En 2004 ingresé a la casa disquera RCG Producciones donde grabé mi primer demo titulado Sin miedo a nada y el trabajo titulado Agonía realizaron canciones tituladas como Aquel día, desde pequeña, sueños de grandes artistas, necesito, tan solo yo era una niña, he vuelto a nacer, quieren Hip hop, cuatro elementos, agradezco, donde fue producida por el gran artista Rafael Cardona Gutiérrez . Participé en el trabajo Ghettolandia: Tierra de ghettos y luego La eternidad,  en este proceso incursiona en resultados experimentales mezclando instrumentos sinfónicos como el violín interpretado por el gran músico Manuel López perteneciente a la orquesta sinfónica de Medellín, también se utilizó el trombón interpretado por el músico Fernandito Pabón integrante del combo de las estrellas, acompañada en este proceso por el arreglista Víctor Manuel Arango integrante de la banda sinfónica de la universidad de Antioquia y creador del Quinteto de bronces de Medellín    

Siempre ha tenido un contenido netamente de la calle

Su siguiente trabajo es Desde las calles para las frías calles. Realizado por su mérito como compositora y ganadora en el año 2009 de la beca de creación en la modalidad música, en el montaje de músicas urbanas y alternativas   realizada gracias al apoyo de la Secretaria Ciudadana de la Alcaldía de Medellín y sus programas Becas de Creación 2009. La preproducción y producción fue realizada en supernova estudios, con ingenieros de producción como Hilder Brando O palacio y Andrés Guerrero, el asistente de grabación fue Alex Uran, la edición fue realizada por Hilder Brando O Palacio, mezclado por Supernova Estudios Medellín Colombia, los ingenieros de mezcla fueron Andrés Guerrero e Hilder brando O palacio, los arreglos musicales estuvieron a cargo del maestro Víctor Manuel Arango e Hilder Brando O palacio, las letras fueron compuestas por la cantautora Catalina Gutiérrez Restrepo, la música fue realizada por el maestro Víctor Manuel Arango e Hilder Brando O palacio, este disco fue masterizado  en el estudio de grabación Phonic Monkey studios en Buenos Aires Argentina por el ingeniero de Mastering Toto Strapporava, el concepto, diseño e ilustración grafica fue realizada por el diseñador Adriano Cuervo R, las fotos fueron realizadas por Jaime Osorio.

La musica fue realizada por músicos de la banda sinfónica de la Universidad de Antioquia como: Diego Gómez en la flauta traversa, Willinton Ospina en el oboe, Manuel López en el violín, Juan David pavas en la tuba, Roberto soto en el fagote, Jorge Zapata en el clarinete bajo, Juan Fernando Giraldo (Guapito) en el saxofón, Diego rojas en el clarinete soprano, Frank Londoño en la trompeta, Vladimir Hurtado en el trombón.

Músicos de supernova estudios Hilder Brando O Palacio en los teclados, coros y apoyos vocales, Jesús David llanos en los teclados y shynth, Alex Uran en las baterías, Andrés Piedrahita en los bajos, Andrés Guerrero en las guitarras, Miranda ganadora de la voz Colombia corista.

Este trabajo es la culminación artística más grande que ha podido realizar la artista. Ha trabajado para La Feria de las Flores, la Fiesta del Libro y la Cultura,  ha tocado en Altavoz, en corredores artísticos, en encuentros de hip hop, conciertos antimilitares, antitaurinos, en bibliotecas del suroeste antioqueño,  algunos Yabu Festival, en bares, universidades, también en eventos auto gestionados, ha tocado en sindicatos de los derechos humanos como activista de ellos. Para Cata Gutiérrez la lucha ha sido incansable su busqueda durante sus dos décadas que lleva dentro del proceso musical.

“La mayor inspiración han sido esos guerreros que han puesto un alto en el camino para demostrarnos que perder no es decaer, sino de levantarnos con más fuerza cuando pensemos que todo se ha perdido, para eso se creó la música”, recalca la artista.

¿Qué opina acerca de la aceptación del género femenino dentro de la cultura urbana?
“Al principio aceptarnos fue difícil, pero lo que nos ha dado la aceptación ha sido esa incansable manera de amar el género urbano, no ser como un objeto sexual, más bien somos un instrumento sutil, somos feromonas en acción, ya no somos minoría, somos el elemento que le hacía falta a esta cultura”.

Planes a futuro

En sus conciertos se escucharán canciones llenas de vida, de luz, contra la guerra, contra el genocidio, contra el feminicidio, contra la necrofilia, contra todo lo que hace que se tengan fobias.

Cuenta que el trabajo que se va a hacer será combatir y demostrar que se puede vivir sin armas, que se puede empuñar un micrófono sin necesidad de sacarle la parte violenta a la humanidad.

 “Hoy ‘con alma de plomo’, entre asfaltos, soplos sin vidas, esquinas, esquirlas, esquivar balas perdidas, vivo desde hace años, entre la música rap de la cultura hip hop y los conciertos de este género, en los que es mayoritaria la presencia masculina en el escenario. Sé que el hip hop no me hará millonaria, tal vez sonoras mis palabras, fuerte mi alma, solo quiero que mi música se esparza. Aunque el dinero me falte, mis sueños no se apagarán, solo cuando mi cuerpo se haga polvo. Y ni así dejará de escucharse mi voz, sin miedo a nada continuaré hasta que me falte el aliento”, concluye Catalina Desde su niñez, luego en la adolescencia y ahora que es adulta, Cata Gutiérrez está decidida a querer morir en el rap.

Culturas juveniles en tono de mujer. Hip hop en Medellín (Colombia)
Ángela Garcés Montoya
Este artículo hace parte de la investigación Mediaciones musicales juveniles, Financiada por la Vicerrectoría de investigaciones de Universidad de Medellín; proyecto adscrito a la línea de investigación Comunicación y Culturas juveniles. Historiadora y Magíster en Estética: culturas urbanas latinoamericanas de la Universidad Nacional de Colombia. Actualmente se desempeña como profesora asociada de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Medellín, líder de la línea de investigación Comunicación y Culturas juveniles, adscripta al grupo de investigación Comunicación, Organización y Política (Clasificado en A1 en Colciencias). Entre sus últimas publicaciones se resaltan: Vigencia y prospectiva de la comunicación-Jóvenes, identidad y cultura. Medellín: Universidad de Medellín, 2009; y Pensar la comunicación.
RESUMEN
El artículo hace parte de la investigación "Mediaciones musicales juveniles", donde se indaga por la apropiación de medios de comunicación alternativos que les permite a los y las jóvenes configurar identidades fuertemente diferenciadas del mundo adulto. Se realiza una mirada específica al mundo del hip hop en Medellín y se revisan las formas de participación y adscripción de los y las jóvenes. Para poder reconocer los trayectos vitales de las mujeres en el hip hop, es necesario rescatar sus voces, sensaciones y recuerdos, que nos permitan ver cómo ingresan, transitan y permanecen las pocas mujeres que ahora hacen parte del hip hop en Medellín y Colombia. La primera evidencia es que se trata de un porcentaje muy bajo frente a la gran población de jóvenes que viven y renuevan el hip hop en Medellín. Por ello, es necesario ver cómo pueden las mujeres vivir en un mundo con matices masculinos. Pues si el hip hop es fuerza, denuncia, confrontación y resistencia, pareciera que se trata de dimensiones más apropiadas para el hombre que para la mujer.
A los 12 años yo yafriestaliaba en la esquina del barrio, y sabía que para lograr retar en la calle tenía que escribir mucho, entonces siempre seguí escribiendo y me gustaba mucho recoger memorias, recoger historias, escribirlas, leerlas a otra gente, entonces en el rap encontré mi mejor medio de expresión; eso fue el encuentro mágico y romántico de mi vida, porque fue decir, quiero escribir y quiero decirle al mundo lo que pienso y lo que siento y con el rap lo voy a lograr y lo puedo hacer, y encontré el rap.

*

Catalina Gutiérrez nació en Medellín en 1984. Es cantante de hip-hop, compositora y arreglista. Activista y defensora de los derechos humanos, pertenece al comité permanente por la defensa de los derechos humanos (CPDH) Héctor Abad Gómez.

Realizó cursos de producción musical con énfasis en Dj en la Escuela de Los Cuatro Elementos, en el barrio Aranjuez. En 2009 fue ganadora de la beca de creación en montajes de músicas urbanas y alternativas. Ha participado en festivales como  Altavoz y Hip hop al parque. Tiene cuatro álbumes propios y ha hecho colaboraciones con otros artistas, sumando aproximadamente 50 canciones.

-Canal Vimeo
-myspace
-Facebook

Publicado el 15 de junio de 2017

Mapa del Sitio
Gulliver: