English

Gelu Vlasin, Rumania

Por: Gelu Vlasin
Traductor: Mario Castro y Alexandra Chereches

el último aliento

 

siénteme      /     así como
sientes / el frescor de la muerte/
en agonía      /
siénteme   /   así como
solo la oscuridad   /   sabe
hacerlo        /
siénteme a tu lado
/contigo   /  en
ti  / siénteme con fuerza y/
cállate /
soy el aire / que te corta
la respiración / soy el veneno/
que se posa / en tus labios/
soy carne viva / que atormenta
tu cuerpo          /           soy
la sangre  hirviente / del
tormento de la espera   /
soy       /       el cementerio
de tus recuerdos  / soy  /
la cuerda  del día  /   de
mañana  / soy lo que
crees  / que no /  es…
/ soy la ola / que
te lleva / y que te golpea /
que te trae el desierto / a
tus pies                 /      soy
la arena del infinito      /
soy           /          el amo
del abismo         eterno   /
respírame /  soy el último
aliento...

 

 

la mano

 

La mano que duerme
/  que adormece/ que
alimenta / la mano mía/
la de todos los días /que
escribe /           la que me
alegra el rostro       / me
fatiga                        / me
descansa
/me reprocha       / la mano
mía /   sin la cual/
el cuerpo sería un simple
sauce / a la orilla
del tiempo / he aquí mi mano/  
te la regalo…
 

 

preinfarto

 

esta noche
tomé una decisión
y estuve así
inmóvil
unos momentos
interminables
preciosos
irreversibles
el alma me dolía
de tantas pulsaciones
me dolía
si
apretados en la espera
mi corazón no cedía
no lo pudieron castigar
tampoco fue reciclado
mi corazón no estuvo
sin hacer nada
no se lamió las heridas sangrientas
mi corazón no lloró
no anduvo pidiendo piedad
no me abandonó
mi corazón sabe
latir
ésta noche
tomé una decisión
y corrí con ella
descalzo
por una calle angosta
con una sola dirección
que al final
escribía con letras negras
inmensas
“prohibida la entrada a los
simples mortales”
solo entonces
mi corazón
comenzó
a latir
nuevamente…

 

 

sin domicilio

 

                                                                   no
                                                     tengo           domicilio
                                                               fijo no
                                                                                 tengo ningún
                                                         domicilio
                                                         solo una
                                                                                          caja de
                                                 cartón         sobre
                                                                    el asfalto-
                                                                                       amante y
                                                                           alma
                                                           gemela              para
                                                                 la autopista que
                                                                                         soy                                                                                             no             tengo domicilio sobre
                                                                escaleras
                                            infernales                     de
                                       tiempo                           pero
                                                                                       sobrevivo 
                                                                                         soy
                                                               un instinto y
                                                                                  dolor y
                                                    nada                     más y
                                                        el calor me lo dan
                                         las lenguas                  afiladas de
                                                                                  tus
                                                                              palabras

 

 

space phobia

 

                                                                      hay
                                                                            espacios blancos junto
                                           a la ventana cuando
                                                               tu dormir
                                                                             habla
                                                                   sobre
                                                         mi soñar
                                                                                            la mentira de
                                                  telas pintadas de morado o
                                                                       la lavadora para
                                         limpiar                          los pecados
                                                                  de otros
                                                 hay espacios blancos por los que
                                                          antes de ayer
                              te habría                              amado
                                                                 habría tirado
                                                                          mi impotencia a
                                                         la fosa común donde
                                                                                                   tú
                                                                        eres
                                                                                      reina
                                                                         hay
                                                         espacios blancos junto
                                                                                          a la ventana y
                                                                   yo todavía te sigo
                                                                               esperando

 


Gelu Vlașin nació en Rumania en 1966 y reside en Madrid desde 2001. Ha publicado 19 libros (se incluyen reimpresiones y traducciones). Es miembro, del PEN Rumanía, de la Unión de Escritores de Rumania, de la Unión de Escritores de España. Está presente en más de 30 antologías en todo el mundo. Su poesía ha sido traducida y publicada en Estados Unidos, Canadá, España, Alemania, Francia, Italia, Rusia, Marruecos, Argentina, México, Australia, Corea del Sur, Hungría, Túnez e Israel. En 2012 fue condecorado por el presidente de Rumania con la Orden del Mérito Cultural en el Grado de Caballero y en 2013 recibió el título de Ciudadano Honorario de Telciu, Rumania. Dirige los Encuentros Internacionales de Telciu, Rumania, y el Festival Internacional de Poesía Diverbium, Madrid. En 2019 fue finalista del Premio Europeo de Poesía Clemente Rebora (Roma, Italia).

Publicado el 17.09.2020

Última actualización: 02/10/2020