English

Imdad Aakash (Pakistán)

Por: Imdad Aakash
Traductor: Omar Pérez

El vacío es inmortal

 

Atravesando el aire
Rayos de luz interrumpen
La Historia,
La tradición,
Las raíces,
Los antepasados,
Todas señales rojas,
Las Luces Verdes son difusas en la niebla,
Para verlas, hay que quitarse los espejuelos,
El tiempo es breve…
Aquel considerado como Todopoderoso, demostró ser la mayor ilusión
y esta ilusión aferra nuestras raíces. 
Transformémonos,
El cuerpo fue creado para hacer la luz fragante,
debió haber quedado atrás para alcanzar ese estado más fino que la luz,
La frontera donde la luz se desvanece, debió haber sido cruzada para ir más allá,
¡Pero las raíces…!
Las raíces
los parásitos de la tierra,
los huesos de mis ancestros son su alimento y el pasado sus nutrientes,
Sólo el VACÍO existe,
Cuerpo o corazón,
nada inmortal,
Hay que romper el círculo.
 

 

 

Campo de tránsito

 

Las sombras solían emerger de los muros
Pero esta vez, Un Muro ha emergido de la sombra,
Tendré que viajar a través del Muro.
………….
El obrero Drávida cavó en la tierra,
YO, partícula de polvo, desperté,
Amasado en agua,
Moldeado,
Pasado por fuego 
………………..
Los viajeros revelan
Que el desierto lleva de noche muchos rostros,
Danza de siluetas en el torbellino,
Los espíritus maléficos hacen sus artimañas,
Dedos de viento dibujan caras en la arena,
El viajero teje millones de sueños al dormir,
Los sueños suelen transformarse en realidad,
La realidad es con frecuencia algo,
Frecuentemente es nada
………………..
En el campo de tránsito, los soldados paran para relajarse Y cambiar
La serpiente larga su piel tras los arbustos
………………………
El día de mi nacimiento
Pesé seis libras,
Todas las células nacidas conmigo han sido largadas,
No soy el mismo YO de hace siglos
Entonces cuál YO era aquel
Y cuál YO es éste
………..
Despiértame antes del alba
Este es el Tiempo, Cuando se abren las puertas de ladrillos
Y emergen muros de las sombras.

 

 

El viento sabe

 

El viento sabe
Acerca de las flores, tierra y agua… proverbios del corazón
El viento sabe
El viento sabe de la vastedad y la naturaleza de la tierra baldía
El viento sabe dónde brotó la semilla de la locura,
Dónde la mano del depredador del mundo, la muerte, se deslizó de la mano
de la eternidad
El viento es un espejo
En él se revela
Cómo nacieron las montañas, cómo los astros se exiliaron en el bosque nocturno
ómo se humedecieron las cascadas, cómo se ritmaron las arenas
En cuál persecución vagan los planetas
Cómo brotaron, en los jardines, flores
El viento se da cuenta
El viento sabe del evento natal de la luz en el Ojo Que Ve
El viento sabe…
La primera tonada fue raga o sinfonía,
Cómo la conciencia congregó el polvo
Que hizo nacer la espada lamedora de sangre
Dónde y cuándo y quién fue destinado a las galeras
Quiénes tocaron el cielo tras el sepelio
Para ser revestidos de honor póstumamente
Es bien sabido por el viento
Cuál misterio se ocultaba tras la excursión de Sassi en el desierto
Cuánto valía el lamento de Laila
Por qué Mahiwal no rasgó sus atavíos y trozó su cuerpo
Por qué Heer y Ranjha quisieron ser sepultados en una sola tumba
Cuál fue esa convicción, cuál la composición de amor y amante
Él comprende….
Por qué es tan larga la noche de la separación
Y qué es el encuentro de las almas
Todo lo que sucede, lo que es en realidad
El viento es el nadador del ancho y el espesor del espacio
El viento comprende
Lo que es este viaje, adónde va, cuánto queda aún, dónde acabará, si acabará
o seguirá adelante
El viento sabe….
Por qué el humano creó a Dios, por qué fue creado aparte del ser
Entonces por qué hacer de este ídolo cadena de servidumbre, cómo y cuándo
fue creado este capricho
El viento conoce el inicio de los tiempos
El viento sabe.

 

 

El fósil

 

El mar corrió hacia mí, gritando y rugiendo
Y yo solo...
Los torrentes de venenosa agua azul
Jugaron conmigo
Y
Mis manos arenosas los convirtieron también en arena
Mis mercuriales pies
Que no paran ni un segundo
No los dejaron quedar en mí ni por un momento
Los convirtieron en piedra en apenas cien o doscientos mil años
Sílice, carbón ardiente, hierro, granito
Estrellas, cielo, meteoros
Harapos de mi totalidad.

 

 

 

Trampa del pensamiento

 

Deslizándome desde los cielosÇ
yo...
Caí en el paisaje lechoso
Los vientos me conducen lentamente
Diosas de los deseos hacen a mi alrededor una sensual corona.
Son tentadoras en su erguida altitud...
Los pinos y coníferas están celosos de su altura
Brota leche de sus pechos
Sus ojos formidables comparten néctar, agua y...
Danza el sol en sus bellos rostros.
….
El inocente corazón contempla curioso la visión.
Y en el deseo de ver por siempre…
Quiere escapar de
los confines.

 

 

Constancia

 

Hay un sueño en la palma del ser…
En el cual estoy soñando
A veces me veo como rosa…
Crecida de mi propio ser
Ilusión de ilusiones
A veces me veo como Árbol…
que vive a lo largo de un sendero
Que se arremolina a mi alrededor.
Mi lejos es mi cerca…
En mi vasta imaginación
A veces me convierto en montaña…
Charlando con el cielo.
Hablo silencio
Escucho silencio
Aparezco alto…
Mas estoy destinado a caer
A veces me transformo en agua.
Fluyendo por colinas y bosques…
En ocasiones sembrando cosechas
Enfurecido inundando los campos
Cuando deseo ver el cielo
Me vuelvo nube y vuelo
Mi continente me conforma
A veces veo que soy aire
La vida sucede por mi causa
El aliento perfora mi hígado
Cuando permanece permanezco
Cuando se ha ido me voy
A veces veo que soy vacío
Que es un sustituto de Dios
Las estrellas cuelgan de mí
Todos los colores son mis colores
Soy luz soy penumbra
Aquí vida allá muerte.
Soy como un cordero
Criado con afecto.
Saltando sobre las dunas
Cruzando el cielo
En la mano de Abraham
A quien se le indicó en un sueño
Que asesinara a su hijo
Esta conciencia de ser
Esta momentánea exuberancia
Este sueño
¿Cuál sueño?

 

 

Yo

 

La humedad de la vida
Rodeada de tinieblas
A la sombra de la palma del sol
Y en busca de la luz.
Choza de vida al viento,
Hecha a la sombra de árboles
Junto a un lago de remota aldea.
Este viento de existencia y nada
Es espuela en la costilla y palmada en el rostro.
El dolor de la conciencia de la vida
La belleza de la ilusión de eternidad
Emergió del silencio
Este diálogo ilógico
Que es nada
Que es ningún lugar


Imdad Aakash es poeta y escritor, nacido en Islamabad, Pakistán en 1957. Es Secretario General Adjunto (Asia) de la Unión de Escritores de África, Asia y América Latina, y también es coordinador en Pakistán del Movimiento Poético Mundial.

Última actualización: 25/07/2020