English

Rocío Cerón (México)

Por: Rocío Cerón

Ciento doce

 

Ciento doce escalones como escape,

aptitud del que conoce largos inviernos del oído/

 

Trastabillo de vocal; rizoma desdoblado en hoja fugitiva;

qué otro modo tendría de hablar el odio/

 

Cara o cruz de un alfabeto zanjado por desgarradura;

partida doble, juego en puntos suspendidos/

 

Reza, no el Padre nuestro o el Ave María,

nombra por su acento lo que hay;

 

encima del cuero la dura anatomía, sin escolta ya de pecho:

el pavor embadurna al hombro/

 

Reíamos en la playa La Herradura esclarecidos los miedos;

 

de pedazo en pedazo la geografía marcaba los toletes tallados a mano/

boca de pozo francotiro órgano;

 

siglo XX, tallado a mano en relieve, sin bisagras,

espejo central biselado, patas macizas, algo adusto el decorado,

mármol negro de la época; dígase reliquia para entendidos/

 

Entonces la risa desvanecía todo oropel, falla y angustia,

nombrábamos la letra N para contradecir hora y censuras;

 

desciende del ojo de luz –tracería radial, que los santos devoren tus años/

 

Gira el carrusel horadado de balas, ni la hojarasca

o el rayo solar hablan de voces cautivas;

 

atrás de lo inmóvil los amos y un par de viejos ciegos:

aire sofocante en trono/

 

Gira la espuma/

 

Cáscaras de pijuayos, arazás,

restos mudos donde se ha fundado la palabra certeza/

 

Golpea la puerta, desciende, aprieta;

 

pulpa argolla nudo profético, trituración donde gravita el odio/

los pájaros entonces dormitaban/

 

Aguarda la boca una intensa geografía de espigas;

no carcelero no verdugo no deudor no quien oprime el petálico pecho del   infante/

 

Levanta la noche, sábado o viernes, cordaje que adecúa la potencia del      

            golpe/

 

Hosanna Hosanna Hosanna/

 

La notación servía de medio, retícula de lo informe,

partituras o esbozo donde brota caligráfica la hoja/

 

ramazón verdinegro donde apenas,

fuga rendija orificios secretos donde la edad apremia: ojos/

 

Le explico, el orden alfabético terminará por desaparecer/

 

Largos otoños pentagonales del pecho;

bisagra entre gesto y sonido, ar-ti-cu-la-ción,

 

sobre la montaña negra se comparte el mismo telón oscurecido por la sangre,

da lo mismo si proviene de mar, río, cordillera o público festín de trozos,

            cadáver/

           

Aquí, el público tiene la libertad de salir cuando quiera;

al hartazgo del espectáculo se le confiere el nacimiento de la desmemoria,

 

periodicidad histórica, dirá el entendido/

 

Desvencijado lenguaje aristocrático, dolido hasta el tuétano,

balbucea transoceánico, deambula entre casas de tormenta y brama;

 

la letra más ebria del castellano

—N nuclear metronómica ad líbitum insolada— ya dicta:

 

“un yunque sonoro abate la caja timpánica, 

ejercitado acorde de negrísimo espanto

donde se guarda el siglo”.

 

 

II

 

                            Ciento doce escalones con olor a llegada,

                            aptitud del que vive largos veranos debajo de la

                            lengua /

 

                            Anidación de petreles para evitar la resurrección;

                            causa primera para mirar por encima de escombros/

 

                            Recuerdos anidan (sobreviven) en lugares: realidades
                            táctiles, llaga / verbaliza el color, el brillo de la  fisura/

 

                            Supercuerdas —topoi— filamento vibracional en
                            neuronas —sin puertas, sin foco de luz, sin eje fijo:
                            sólo espacios mentales al fondo/

 

                            Quema tus pertenencias. Desciende al lago salival de las
                            masas. Dientes y mejillas sucias/

 

                            Observa: escalones calles laberintos favelas
                            zonas donde la pupila se desmaterializa/       manos en-tin-
                            ta-das/

 

                            Depredación del boscaje auroral: “mañana habrá
                            agua para lavar los cuerpos pero no comida, la fruta
                            llegará tres días después”

 

                            A párpado, la noche no es más que una cerca de días
                            pálidos; brocal hogaza plantío, el sabor del agua
                            es algodón sobre la frente/

 

                            Cuerpo pulsar, fina flor de Jamaica o palmera de
                            mangle: belleza de la miseria en residuo/

 

                            Ahí había profusión de voces. Reemplazables.
                            Partículas de espectros vistiendo a la moda/

 

                            Tanto griterío tanta cabeza girando tanto dictador en
                            acecho a ojos cerrados;

 

                            suda la multitud en el metro, sudan las manos del hombre
                            que extiende el cheque: estrellada avispa en radiador/

 

                            Depredación. Minutos antes la tormenta.

 

                            Fiesta patronal, fuegos y cohetes: testigos, anestesiada
                            conducta. —Lebrel, sobre el lebrel la sal/

 

                            Medida exacta de lo que se tenga a mano, gramos, en el
                            bolsillo se guardan monedas del

 

                            Ministerio: estación de servicio cámara de seguridad
                            banco, proteínas en alta cantidad para el hurto.

 

                            Sabía de los lugares de sol sin sol, de hombres sentados
                            que hunden los cuerpos entre cuerpos/

 

                            Sabía de las construcciones sin techos, cerrados a los
                            ojos, sabía. Y que todo sólo incumbe al oído/

 

                            Sabía de la voluntad de crear de nuevo Roma,
                            del fuego vocablo golpe matadero. Sabía/

 

                            Flores blancas y rosas del África, en las aguas del lago
                            no hay Báltico ni Pacífico. Hay serpientes/

 

                            Círculo abierto: adentro filamentos hilvanando espectros
                            para decir un nombre, Juan o Gustavo, cardencha/

 

                            Cuerpo migrado a alteridad; boreal, la boca era aurora
                            boreal, negriverde o rojinegro amarillolila: potencia del
                            soplo dentro de, en/

 

                            Devenires para liberar a, —infección viral, hartazgo de
                            presente, “el café no tiene ya carga, deséchalo, desecha
                            todo”, camuflaje:

 

                            oído fino para escuchar sonidos inarticulados, viento
                            rompeolas canciones de cuna gritería de hordas
                            palpitaciones ultra rápidas 2507 petaflop cuchillo
                            picando cebolla vía láctea transcurriendo/

 

                            suspensión, sangre en suspensión/

 

                            después de todo, ¿qué otro modo tendría de hablar el
                            odio?

                                   Poema recogido del libro Diorama (UANL, 2012).

 

 

 

[estela colectiva de un memorial en los jardines de abetos]

 

lanza:

 

palabras/ asuntos relacionales/ frases célebres/

 

                                                                                                consignas populares/

 

cápsula tiempo///cápsula mundo///cápsula psicó-neurótica-sensual

 

                              (mandril, al animal morderle la cola, el interior del intestino)

 

Desaparezcamos las mierdas de perro en las calles. Capaz el aire se conmueve.

 

Mil novecientos setenta y cuatro mil doscientos segundos. La nave. La nota psicotrópica
de una noche. Golpe. Golpe.

 

                                                                                                                         Sampler.

 

 

Se desconoce la sombra de un usuario portentoso de twitter. Casi cinco mil seguidores
equivocados. Eso. Lo dijo ya a la masa de electropunks el sacerdote de cobertizos.

 

                                    [Reflejos. Simulaciones. La estela piscotrópica deja una generación de alucinados.]

 

                                                                                                                                         Camuflaje.

 

Acordes destrozando neuronas: “Muerte a Bonnie y su turn around bright eyes

 

Calcinada la última neurona.

 

En una sola ocasión, la línea. Se descubría en el vuelo, en las hormigas, en su paso, incansable.

 

Una voz relacional —colectivo, comunidad, voz del pueblo, según— enunció primera palabra (hablen fuerte): primera palabra de la especie:

 

 

el mundo se descubría (pieza tentacular, candado a tierra).

 

El despertador suena, boca voraz de continente amazónico estrujando, donde el relato masculla: ¿frío en la ribera? ¿costa transiberiana en vuelo bajo?

 

Sones y líneas, a destierro. Energía que oscila entre magnetismo animal y voces de ultratumba.

 

                                    Seguir la corriente de energía que hay entre los puntos; un elefante; una vez en América hubo creyentes. Adoradores de Xipe Totec. Gema.

                                                                   ¿Preciosa?

 

Semi. Como los amigos que abandonan en la fiesta al amigo recostado en un sillón. Semipreciosos: los calcetines de un ex amante sobre la cama la última noche que pasó contigo, la edición pirata de Primero sueño con erratas, la piel del más reciente de los cuerpos, la camiseta firmada por Depeche mode.

 

                                                                                                                                            ¿Qué es precioso, qué semi?

 

Black celebration; dibujos entrelazan códigos: vida comenzada cuarenta y tres años atrás.

 

Canciones develan el signo zodiacal.

 

Signos musicales (pezón erguido) que dicen no eres ya esa joven que podía usar psicotrópicos toda la noche.

 

                                    ¿Cuántos dibujos has hecho de tu vida hasta este preciso instante, hasta este instante mismísimo? 3,126,780.14

 

Poema, líneas suspendidas en lenguaje tentacular, simulacro de vida detenida.

 

                                                                                                                                                                  Palabra acantilado.

 

Imagen que se detiene en sonoridad interrumpida por exclamación, punto donde algo se revela: enunciación donde radica la verdadera trama del estallido: entre las cenizas del cigarrillo ya tamborilean los dedos.

 

         ¿Quién aquí es revolucionario? La apatía es la pobreza de la imaginación.

 

Línea recta sobre orangután. Línea ondulada. Levanta la mano, el dedo, el ensayo para dejar que la libertad deje de ser palabra manoseada y regrese a trasvasarse entre los muros de una habitación de paso.

 

             El mundo no es sólo política, y lo es a la vez, como el poema.

 

                                                                                                                                                   Eleonora ama a las aves.

 

                       

Eleonora ama los continentes que se desprenden de otros continentes.

 

                        Sobre cada trazo áurico hay un recuerdo que trae terrazas interiores: inferir que el tiempo se desteje como la cabellera de la mujer que desnuda su cuerpo ante un tatuaje.

 

¿Quién tiene en esta ciudad una terraza que dé hacia el infinito de la pata de una hormiga?

 

Por favor, señores técnicos: APAGUEN LA LUZ DEL CENTRO.

 

Aparición. Un ruido despertó a ambos hermanos.

 

Espectros, carraspeo de Patti Smith con escupitajo incluido, versos de Rilke: una voz habla todas las mañanas en el jardín de los abetos.

 

                                    La voz del barrio, de los seres donde las espaldas se cubren de musgo y ladrillos. Aparición. —A los acantilados ascender desde la memoria, al barrio amansarlo en sangre; cuneta desde donde se observa el vuelo del auto: Brindisi en la mira; miles de estrellas y pasto búfalo corren por las venas; aleja el veneno de tus muslos, drena de cavidades humores abisales.

 

                                                                   Líneas bajan, líneas suben. 

 

Lindos platillos voladores dan la bienvenida.

 

Psicotrópicos.

 

                                                                                                   Ayahuasca.

 

¿Viste luces? ¿Sentiste la corteza del árbol? ¿Sentiste el poder del ave viva en ti? ¿Vomitaste, cierto? ¿Por horas, cierto? Pero ese halo de magia persiste. Persiste. Aprieta los párpados.

 

                                                                                                   Opiáceos.

 

Hidrocodeína con acetaminofén.

 

Galones de palabras llenas de ardores y heridas. Marina Abramovic. Guillermo Gómez Peña. Melquiades Herrera. O la lengua de tu madre. Desde la lengua de tu madre hablas.

 

                                       Decir la primera palabra, la que marca para la vida.

 

Cada uno tiene una palabra que lo delimita. O lo acrecienta. O lo incita a lanzarse.

 

                                                                                                   Abismo.

 

Los gestos, su voz también. Las líneas de las corvas, sí, las que están detrás de las rodillas, cuentan los minutos de existencia. Estrías.

 

Una tonada, fraseo.

 

                                    ¿Cuándo fuiste a la ópera?

 

Corre en despoblado. Nunca sabrá quién es. La amazonia, el desierto de Sonora, las flores del continente, violetas

                                                                                    eran.

 

Eran, de manera sutil, un calado, una zanja entre lo que había en ese dosel transiberiano, lleno de verdor (el hielo había fingido huida):

 

La voz, tramado. Esbozo recto sobre trazo ovalado.

 

                                                                                                   Amor.

 

 

Sobre el cuerpo de Juan, el cuerpo de José, sobre el cuerpo de José el cuerpo de Ana, sobre el cuerpo de Ana, el de Tomás, sobre el de Tomás, el mío, el tuyo, el de ella. Masa acuífera. Ballenas acardenchadas, desapareciendo.

 

                               Balanceo. Distrofia. Simulación a la hora décima de la noche:

 

(((olores)))

 

                                    Ocres, amargos, ancestrales: la cal de la fosa común donde yace tu padre, la comisura de los labios del hombre tatuado, el olor de los pies de quien ha marchado miles de metros, millones de centímetros cúbicos para vencer una idea obsoleta.

 

Huele la piel del compañero de tren. Demarca. Huele y demarca. Cuestiona. Absorbe. Demarca. Absorbe. El flujo. Es difícil. Pero cuando se avanza se hace en colectivo. En colectivo. Observa. Huele. No más simulación de olores: te amo porque hueles al paraíso de los años.

 

LEVÁNTATE: HABLA.


Rocío Cerón nació en Ciudad de México, México, en 1972. Es poeta, ensayista, editora y creadora transmedial. Ha publicado, entre otros, Spectio (Tresnubes-UANL, 2019), Materia oscura (Parentalia, 2018), Borealis (FCE, 2016), Nudo vortex (Literal, 2015), Diorama (UANL, 2012; segunda edición, Amargord, España, 2013), Tiento (UANL, 2010) e Imperio (Ediciones Monte Carmelo, 2009). Recibió en Estados Unidos el Best Translated Book Award 2015 por su libro Diorama, en traducción de Anna Rosenwong (2015), el See America Travel Award (2005) por sus crónicas de viaje y en México el Premio Nacional de Literatura Gilberto Owen por su primer libro, Basalto (2000).

Es fundadora y curadora de ENCLAVE. Festival de Poesía Transdisciplinar desde 2010. Desde 2008 es profesora fundadora del Programa de Escritura Creativa (PEC) de la Universidad del Claustro de Sor Juana. Es profesora de Tránsitos. Diplomado transdisciplinario en investigación, experimentación y producción artística del Centro Nacional de las Artes. Obra suya ha sido traducida a más de ocho idiomas. Actualmente es miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte del FONCA. 

-Página Web
-Instagram
-Poemas Revista Imán.
Soma de Rocío Cerón Nodo50.
-Observante: Poemas inéditos de Rocío Cerón NEXOS.
-Poemas Blog La Máquina de Escribir.

Publicado el 26.03.2020

Última actualización: 12/07/2020