English

DaGenius (Islas Comoras)

Por: Abdou Kemal-Dine
Traductor: Sophie Sejourné

Nada aprendido

 

Bajo los cerrojos de las patrias los que se verán sumisos
Sonreirán sin compromiso cuando nos condenen
Prefiriendo reír antes que morir las miradas se oscurecerán
Pues con el miedo de perecer el honor se vuelve ilusorio.

El espíritu colaborador airado matará la esperanza
Y sólo seremos actores de un triste tono de la historia
Aunque tenga el pasado como ejemplo el ser humano no aprendió nada
En un siglo bárbaro, ¿para cuándo la lenta agonía?

Un milenio como cementerio de una humanidad que pierde
Sume al pueblo en el temor, la juventud pierde el rumbo
Y sigue la reina madre señora moneda billete verde
Al capital de los horrores en esas tres cuartas partes llamadas tercio

Nos hundimos en la muerte como el fósil en la piedra
Nos iremos sin tormento a la conquista del universo

No aprendimos nada en los escritos, demasiado tachón en la historia
Nada aprendido en las mentes, lobotomía purgatorio

 

Nada se aprende, lo capté, estoy preparado por el combate
Para despejar un mundo que no comprendo
Una humanidad que llora, después de treinta y cinco mil años de artes
La caligrafía más linda queda el cero del dólar

Da miedo pero en fin no hemos aprendido lo contrario
Aunque cada página de la historia enrojeció por la miseria
Repele, transpira, en trance se conspira
En una rebelión sangrienta que sólo traerá lo peor.

 Casi atolladero, nos cansamos de este esquema
Pero hasta el funeral ay se reproducirá
Casi somos ratas, tacaños o adinerados
Lloramos porque no tenemos nada, llenamos el espacio

Imposible es la paz mientras no quede sólo un ser humano
Por qué dejar de matarse unos a otros, la muerte nos sienta bien…
Y mi melodía se pierde, aún sin aprender a callarme
Siempre escondido tan tarde a escribir amargos textos.

Maldiciendo a todos mis hermanos y la humanidad entera
Forjando mis murallas (con) una copa llena de cerveza
Mi razón es su locura, un duelo perpetuo
Cavilando al llegar la noche en un porvenir posible

Una vida sin fronteras sin los errores del pasado
Detener el descenso al infierno que el sistema ha iniciado
Un poco de solidaridad de razón y valor
Para saber por fin negar el eterno engranaje.

No aprendimos nada en los escritos, demasiado tachón en la historia
Nada aprendimos en las mentes, lobotomía purgatorio.

 

 

Eldorado

 

Siluetas oscuras, almas encalladas
sobre cuerpos desiertos, playas de guijarros
La turbonada azota las mejillas del marinero cansado
Y las gotas se perlan en el rostro arrugado.

La mano atada tiembla al coger el cabo
mientras el corazón herido se pone a dudar
y en la mirada titila la llama
la niebla envuelve lo que le queda de vida

Volver atrás o ir adelante
Antes, cuando el Dorado no era aquella borrasca
Antes de aquella larga caminata que recorren
nuestros antepasados en esa mar
Donde todo se evapora, hasta mis sueños y mis quimeras.

Vuelven su obsesión y sus odios
Sus errores y sus penas no les dejan más sitio
Así que para el ascesis con etilo ha sellado un pacto
Una tragedia monótona de dos escenas y un acto.

Ayer había su vida…
Nada muy alegre pero lo bastante para decirse
Que si el porvenir no es un camino de rosas, está el rosado para aguantar
Un oscuro pasillo sin otra salida en sus paredes,
De sentido único y en suspenso, mientras dura la vida.

Volver atrás o ir adelante
Antes, cuando el Dorado no era aquella borrasca
Antes de aquella larga caminata que recorren
nuestros antepasados en esa mar
Donde todo se evapora, hasta mis sueños y mis quimeras.

Adiós lo efímero, las rosas se han marchitado
Se ha detenido la vida, se ha invitado la muerte
Ya no lloverá en tu cuerpo
Ese dolor, ese sufrimiento,
Te fuiste hacia otro decorado
Y todo se ha vuelto tan irrisorio

Ayer tenía el olor a tu presencia
Cuando el sol se despedía
En los muelles del puerto de Anjouan
Imaginarán tu último viaje
La luna será cómplice de nuestras penas
Al acompañarte hacia tu más allá.

Adiós mujer, madre, amiga
Ida en lo infinito, sin avisar
Un día de luz entre lluvia y tormenta
Con la mirada asombrada como equipaje
Cuando se descubre la inefable verdad
Por esta llamada que no deseabas.

Volver atrás o ir adelante
Antes, cuando el Dorado no era aquella borrasca
Antes de aquella larga caminata que recorren
nuestros antepasados en esa mar
Donde todo se evapora, hasta mis sueños y mis quimeras.

 

 

Ella no era nada

 

Mi corazón amó
Mi pluma cantó
Luego mi corazón lloró
Mi pluma se derramó
Mi corazón se acordó
Y mi pluma recordó
Mi corazón combatió
Mi pluma se liberó

Ella no era nada, casi nadie, sólo un trozo de pelo moreno
Que, como un relámpago vuelve a mi memoria
Y dispara en momento oportuno, a un rostro igual al tuyo
La cortina de un teatro muerto donde antaño actuábamos juntos

Ella no era nada, casi nadie, sólo un fantasma en esta historia,
Que obsesiona mis noches inmateriales con lanzador de cuchillo de feria
Y dirigía sus miradas de fuego en sus sábanas vacías que me apenan,
Encendiendo los laberintos de mis recuerdos donde ya no pasa nunca nadie.

Ella no era nada, casi nadie, sólo un actor de mirada vacía
Que baila en una escena de sombra un Sambe amarga y mórbida,
Y cuyas manos temblorosas y frías se alargan por un último saldo
Hacia un espejismo de rescoldos apagados de una vida perdida para siempre.

Ella no era nada, realmente nadie, sólo una bailarina inmóvil
Que traza pasos complicados con la punta de sus dedos demasiado ágiles
Y en un crujido de tela, esbozo de una antigua partitura
En el silencio ensordecedor donde duermen la orquesta, la vida y esos poderes.

Mi corazón se rompió
Mi pluma estalló
Mi corazón se negó a olvidar
Y mi pluma lo ayudó
No más cantos
No más llantos
No más secretos
No más pesares
Mi corazón se rompió
Mi pluma estalló
Mi corazón se negó a olvidar
Y mi pluma lo ayudó
No más cantos
No más llantos
No más secretos
No más deseos ni recuerdos
Ay, nada de nada

Ella no era nada, casi nadie, sólo un mal presentimiento
Que resuena en el macadán de una de mis aceras resbaladizas
Y se aleja, con sus tacones altos, en un chasquido demasiado preciso
Perforando los charcos sombríos con mis recuerdos indecisos.

Ella no era nada, casi nadie, sólo un recuerdo mordaz
Que rasga, con crujido de seda, la piel trémula de un pasado
Y deforma, con un tiro de piedra, el espejo líquido y cambiante
De un presente que sólo quisiera ser una noche lluviosa y sombría en el Bosque Durmiente…

Ella no era nada, casi nadie, sólo la presencia de otra vida
Que se vuelve fuente de mis males y obsesiona mi presente día y noche
Y sigue el curso de la historia al hacerse el reflejo de lo que fue
Una historia de amor hoy día imposible, y hasta corrupto

Ella no era nada, realmente nadie, sólo la sombra de una mujer
Que en esos tiempos se ha vuelto muy generosa con su alma bondadosa
Y con una pobre contribución se entrega u ofrece su cuerpo como recompensa
En este slam en prosa es como cuento la historia de este éxtasis

Mi corazón amó
Mi pluma cantó
Luego mi corazón lloró
Mi pluma se derramó
Mi corazón se acordó
Y mi pluma recordó
Mi corazón combatió
Mi pluma se liberó

 

 

Funámbulo

 

Esta noche funámbulo, grito a la luna,
Con suaves palabras ebrias, en locos versos agrios,
Esta noche con mi pluma, grito la amargura
De un mundo ideal en versos de cristal.

Primero ideas negras en largas noches en vela
Luego rayos de esperanza en páginas blancas.

Las calles noctámbulas donde deambulo,
Con esta sonrisa pegada a vuestras caras,
Esas palabras tiradas contra todos los muros,
Lo que se olvida y lo que dura

Las curvas delgadas de una mujer furtiva
La fiebre de un rápido abrazo

Slamear bebiendo en todas las fuentes
Donde a veces me cruzo con esta hermosa sirena,
Yo quisiera ser su amante
Para que una noche por fin me llevara

Lejos de las calles provocadoras falsamente luminosas,
Lejos de las ebriedades y engañosas amistades.

Quisiera haber cantado el tiempo que pasa,
Este guitarrista y su maquinista,
Los rostros, recuerdos que se amontonan,
Los motivos por los cuales resistimos.

Esta noche funámbulo, grito a la luna,
Con suaves palabras ebrias, en locos versos agrios,
Esta noche con mi pluma, grito la amargura
De un mundo ideal en versos de cristal.

Este combate para seguir libre,
Estas frases que yo calibro.
El vacío helado
De ciertas miradas,

Slamear la belleza de la vida,
Sol que brilla hasta la noche,
Los sinceros abrazos,
De hermanos y amigos.

Copas entre risas
Para matar el aburrimiento
Slamear cada momento de gozo
Pasar lejos del ruido del furor.

Slamear la poesía brava e insumisa,
Todas estas trabas que se quiebran,
A todos los que he podido perdonar,
Lo que la vida no me ha devuelto.

Slamear mis ruegos más lindos,
Los que vienen del corazón de la tierra,
Allá donde el viento esconde sus melodías.
Ruegos de lugares secretos y prohibidos.

Los momentos que compartimos,
Las luchas que emprendimos.
Lo que sé y siento,
El tiempo pasado tejiendo el presente,

El que perdimos al lamentarlo,
El que tomamos para existir
Para lo bueno contra lo malo
Para que no haya nada más que decir.

Esta noche funámbulo, grito a la luna,
Con suaves palabras ebrias, en locos versos agrios,
Esta noche con mi pluma, grito la amargura
De un mundo ideal en versos de cristal.

 

Vive tus sueños

Érase una vez tal es el inicio,
Noche en que un poeta tira esos sueños, apuntando al corazón y la magia.
Es para declamar que desvela sus sueños cantando
Y por el verbo, deja asomar un poco más su ser.

Su voz se eleva, las palabras se juntan,
A veces en una mano, tiembla una hoja.
Tonos indecisos, versos excitantes
Luciérnagas en ojos leyendo.

El brío y la melancolía beben en la misma mesa,
Maestro y discípulo escuchan la misma fábula.
La vida se cuenta entre risas y gargantas apretadas,
La esperanza hace olvidar una lágrima derramada.

Una noche de luna llena cuando se celebra la palabra
Cuando por fin puedo ser un tallador de textos.
Está abierta la puerta, se ofrece el verbo
Noche con letras en que tú y yo somos hermanos.

La prosa y la rima, la impro(visación) y la pluma,
Hombres, mujeres, rosas y yunques.

 

Ríe…

Frente a las dudas en un camino donde nada vibre,
Frente al silencio, la penumbra y el vacío,
Cuando una risa no tiene eco y se vuelve grito.
Cuando todo lo que se da es finalmente quitado.
Ríete con ganas frente a las lágrimas secas que se derramarán,
ÇSoledades despreciadas en joyeros de noches heladas.
Pasos apresurados, miradas de acero en almas heridas,
¿Te burlarás de nuestras conciencias manchadas?

Cuando un niño está armado y sólo conoce una vida de guerrero,
Crueldad como carga, menor de los grandes hombres para protegerlo.
Cuando un pueblo es saqueado y contaminado, atrapado detrás de alambradas.

Cuando una vida sólo vale su silencio,
Cuando una tierra sólo vale su paciencia,
Cuando se dispara a refugiados,
Cuando pueblos son diezmados,
Cuando somos testigos mudos.

Cuando te llevo a esa puerta que nos devuelve a la vida.
Cuando cuento sueños que te niegas a conocer.
Mientras los soñadores cantan la poesía del después,
La vida admira este espectáculo desordenado.
Cuando cuentan la calma de una mañana,
Ojos que se abren sobre un mundo y su destino,
Plenitud de un principio, magia de la primera hora
Cuando los primeros perfumes difunden su dulzura.
Cuando las risas nacen para alejar los miedos,
y nos acarician para calentar los corazones.
Cuando el calor les envuelve y ya no se burlan,
cuando son puros, sinceros, sin odio ni rencor,

Cuando una vida sólo vale su silencio,
Cuando una tierra sólo vale su paciencia,
Cuando se dispara a refugiados,
Cuando pueblos son diezmados,
Cuando somos testigos mudos.

Se dispara a refugiados,
Cuando pueblos son diezmados,
Cuando somos testigos mudos.


Abdou Kemal-Dine, conocido como DaGenius, nació el 12 de noviembre de 1984 en Moroni, Islas Comoras. Pionero de la forma artística llamada "Slam comorano", se llama a sí mismo artesano, más que artista, aunque es un destacado improvisador, calígrafo, pintor y fotógrafo. Prefiere escribir una poesía útil en lugar de accidental y bella, por cierto, manipula la gramática y los verbos. Comenzó su aventura en el arte con imágenes. Verdaderamente influenciado por universos de cómics desde su infancia, empezó practicando retratos. De sus pinturas surgió luego el orquestar historias. Se tomó el tiempo para aprender cómo manipular palabras usando una pluma desde el año 2000.

Desde 2006 hace presencia en escenarios y entre sus fuentes, se encuentran principalmente artistas comoranos como Seda Ibrahim (pintor abstracto), Maleesh (cantante y guitarrista popular), Eliasse Ben Joma (cantante y guitarrista), Capitaine Alexandre (hermano espiritual), Oxmo Puccino, Gael Faye, Mariama, Ayo y muchos más, con quienes ha trabajado en proyectos artísticos que integran diversas artes. A fines de 2007, reunió a artistas y amigos apasionados por el mismo arte en torno al grupo "Slameur de la lune".

Links a DaGenius:

- Slam DaGenius - Spotlight Show -Vídeo-
-"Dagenius: "Quatre siècles de slam comorien"  entretien, français

Publicado el 08.03.2021

Última actualización: 25/04/2021