English

Jean Luc Raharimanana (Madagascar)

Por: Jean Luc Raharimanana
Traductor: Stéphane Chaumet

La tierra no está enferma

                                           La tierra no está enferma son los hombres // preciosas
                                           caricias excavaciones   olvidadas// La tierra no está
                                           enferma, son los hombres      //  hundimiento de los
                                           amores para raspar del cielo una ternura volada // La
                                           tierra no está enferma, son los hombres   // agravios
                                           extendidos en la negación    y que uno espera perdidos
                                           en los rodeos de la risa y el laberinto de las certezas //
                                           La tierra no está enferma, son los hombres   // besos
                                           en rada que recordamos una vez el mar tomado y el
                                           oleaje que aleja hacia el sol vomitando     la náusea
                                           viene del vértigo que no supimos disfrutar // La tierra
                                           no está enferma, son los hombres   // guerra
                                           supuestamente sanadora y proveedora de paz // el
                                           orgullo como estandarte o la inconsciencia
                                           reivindicada como potencia // vanidad de vanidades
                                           donde decir es creer unirse a los dioses en la
                                           embriaguez del amanecer volcado // la tierra no está
                                           enferma, son los hombres // estremecimientos para
                                           confinar y susurros para ceñir // es siempre hora de
                                           gritar hora que se quiere suspendida en el triunfo del
                                           cenit //  el verbo no tiene ocaso en el horizonte de los
                                          vivos // la tierra no está enferma, son los hombres //
                                           la supervivencia de los miedos es la soberbia y una
                                           cobardía enfermiza bajo brillantes apariencias //
                                           la duda es cortada y la razón acuchillada // ayer fue
                                           solo un intento y el crepúsculo jamás ocurrió // no la
                                           tierra no está enferma, son los hombres// allí
                                           extinguirme al día como la luciérnaga muda porque la
                                           noche es mi danza y el silencio mi destello... // la
                                           tierra no está enferma son los hombres   //

 

 

Las salpicaduras de agua

                                           El viento amarra lo efímero a la amnesia / 
                                                      ////             / Una mirada atravesada por astillas
                                           de agua /      ////suspendida / La salpicadura es de ayer
                                            // De un golpe secada de los estupores/                 /El
                                           ojo es una puesta en cristal de la negativa a recordar/
                                           ¿Quién beberá del recuerdo de mis lágrimas
                                           agotadas/?/ El viento amarra lo efímero a la amnesia/
                                              /el alma nace vana en tiempo de huida  /noticia
                                           conocida y muerta enseguida/ El instante se congela
                                           piedra pesada y ciega/ Perdóname vuélveme a decir
                                           oblígame a recuperar la mano que se levanta seré
                                           suave en la línea de las caricias y del vestido del sol/
                                           El instante es un umbral donde me suspendo/ El agua
                                           -calígrafo borra las letras en el mismo movimiento de
                                           escritura/ No sabré leer la transparencia/   Las
                                           salpicaduras de agua no hieren   /  ahogan/       /./

 

 

O es o será

                    O es o será                      el oráculo sordo en los temblores del
                    edificio            tarde         demasiado tarde// En el lamento de la
                    grieta                              la voz confusa tarde              demasiado
                    tarde/ O es o será                                  el desconcierto de haber
                    tenido razón          y de no esperar más nada en el fondo          y de
                    ninguna manera          por tener razón tan tarde     /Y la mirada que
                    se empolva        prefiriendo el deslumbramiento a la ceguera         
                                     simulacro de no-clarividencia                   tarde         
                    demasiado tarde//

                    Lo que fue dicho y que uno se arrepiente de ver realizarse
                    emprano     tan temprano              y que uno hubiese querido
                    quedarse en los miedos inexplicables/     La locura que no fue
                    vergüenza de haber creído en ella solo por orgullo de decirse
                        otro sin captar realmente que es razón vislumbrada/  El
                    hundimiento en curso                 y la extraña sensación de no creer en
                    la realidad mientras estábamos convencidos de la profecía          
                           temprano    tan temprano//  La visión tan cercana al desastre   
                         y la inanidad de las palabras llenas    tarde           demasiado
                    tarde//      O es o será del vientre lúcido y los males del sentido
                    implacable                               o es o será temprano o tarde// ...//

 

 

Lenta en mí

                      Qué vacíe este viento del desierto           /lenta en mi lenta/ esa
                      continua licuefacción      lenta/lenta/ lenta/      y todo el derrame
                      y la pérdida y el estruendo/ Qué evite en mi este tiempo de efímera
                      esperanza/ ¿qué imposible espacio entonces que no pueda ocupar  
                                        /? / Giros de  sensaciones                     tergiversación de
                      las decisiones        / el enigma repetido en un muro de tormenta/ y
                      la pérdida y el estruendo/ oigo respirar la fuente bajo la piel del
                      agua y el canto del fluido/            Lo oigo callar para que no
                      destripe su inquietud de saberme así/ juguete de los djinns
                      bailando/            Lo oigo cubrirse de discreción para que olvide su
                      presencia/ Pero el viento del desierto que me desencalla una y otra
                      vez me recuerda que en torno a ella/ ella la fuente/                 fuente
                      ella/fuente/         que en torno a ella he construido mi pozo donde
                      he enjaulado mis sombras/                       El viento del desierto no
                      cesa en mí su monótona excavación/                 Y la pérdida y el
                      estruendo/  Me prohíbo esperar y me miro morir/./.../Yo me/
                      Reventar//         Qué vacíe en mí este viento del desierto / Qué evite
                      en mi este tiempo del efímero              /                
                      ?                             /                        

 

 

Hay que aprender el sol

                      Hay que aprender el sol y guardar el alba como un viático/ Los
                      viajes renacen al final de los pasos/   Las noches se abren recuerda/
                      Hay que aprender el sol y levantarse y acostarse/ Eres el
                      amanecer ¿lo sabes?/                    parturienta borrándose en el
                      nacimiento de tu hijo/  Cada día/  Todos los días/  Hay que aprender
                      el sol y guardar el alba como un viático/ provisión de luz profusión/
                      la ceguera está al final pero volverás a comenzar/ Palabra tras
                      palabra/ Mordedura del sentido tras el otro/            crepúsculo/ Arde
                      de nosotros el astro poco ruidoso / lenguaje de vida y de muerte /
                      todo se dice todo se calla         / Hay que aprender el sol y decir sin
                      decir / alumbrar sin tocar /    mostrar sin demostrar   / levantarse sin
                      elevarse / caer sin desplomarse/                                     y renacer /
                      Día tras día                 / Solo / Para todos /

 

 

 

Todo está lleno

                      Lo de enfrente en lo desconocido///lo cercano en lo lejano///en el
                      enterramiento de los deseos y en la búsqueda obsesiva///brota del
                      rechazo el deseo///la ancestralidad en el abismo /// el origen
                      extrayéndose de la ira        ///     se agota/// Viajar hacia y enviar
                      nuestros sueños como exploradores /// primer movimiento la
                      esperanza///segundo movimiento devolver nuestros sueños a los
                      pasos/// Paisaje       ///todo está lleno//la realidad es la
                      imaginación//todo está lleno//el estruendo de la desilusión///Última
                      parada Destino///el sabio esconde bien sus expectativas durante el
                      viaje     ///¿de dónde nos vienen estos viajes que parten la extensión
                      de nuestras identidades///                     de dónde///? /Y las ranuras
                      que nos esforzamos por olvidar para una piel que solo es lisa en
                      nuestras afabulaciones///         ¿dónde ///          /? /Porque lo de
                      enfrente nos vierte nuestras estrías y nuestras huellas///no tenemos
                      nada desconocido sino nuestras negaciones///no tenemos nada
                      remoto sino nuestras inaceptaciones/// nuestras búsquedas no están
                      en el ámbito de la verdad///                         sino/// del deseo
                      de borrarnos de la cara de los dominados/// La ancestralidad en
                      nuestros abismos         /// el origen extrayéndonos de la ira           ///
                      se agota///               el cuello de nuestros ahorcamientos como
                      medida de nuestras amnesias///  Lo de enfrente para forjarse de
                      nuevo y lo conocido para rehabilitar afuera de la vergüenza y de la
                     amargura///  y finalmente vestirnos del apaciguamiento      
                      ///,            ///Todo está lleno///el paisaje///y nosotros mismos///

 

 

El águila sílex

                      esqueleto de una hoja y           vena de una chapa             el polvo es
                      óxido               marchitado en el hierro     el fulgor me atasca     
                              acre sangre de clorofila el ocre me asalta óxido ruina y fina
                      grieta      fragilidad frenesí del desmoronamiento   flor y pétalos del
                                           acero     mi garganta siempre mi garganta y el fulgor   
                      retuerzo los sueños arrugo desluzco los colores retuerzo sangro   
                         me encavo     me encallo         me engancho        queda el azul por
                      rugir    y el frío y la cizaña de las estaciones fastos por liberar de la
                      avidez    por volver todo útil        Déjame/ exhumar el águila sílex
                      con brillos de huida y volver a alumbrar sus alas de bruma             
                           Voy hacia voy/ encima de él misiva loca de piedra vapor
                      ofendiendo a las tierras devoradoras de sueños/ saqueándome al
                      linde de las utopías acostándome masivo en todo vacío            
                             /./Como una gratitud reluciente                        /una curva más
                      en el jazz de los días nacientes                  /./El águila                   
                                         en sus torres centellando el deseo                 
                      derivándome en mis esteras y texturas            mis
                      vahos dije /y mis sudores mis huesos pesados en el tiempo   
                        mis otros barrios     mis corazones y mis candores vibrando en los
                      tragaluces del universo /./ Nunca dejo de ir hacia voy hacia/./ Mis
                      humores y mis fugas y mis súbitos retrocesos mis irracionales
                      acechando en mis sonrisas            o la calma de mis cenizas solo
                      quietas por la ausencia de suspiro           /./El águila sílex en sus
                      chispas desaparece tan pronto como aparece /¿fui yo           /?
                      /           Mis sueños mis ideales    mis dardos de fuego en el ojo de
                      la fortuna pasando    vaho de mis sueños roto en efímeros rocíos    
                      /miles de miles/ por miles por        /escarcha de la noche en
                      agregado de quimeras /deducción por venir de las pesadillas y de
                      los  poemas robados a las palabras                                                
                       /¿fui yo /?/ Robo del fuego rapto de sí mismo/la chispa es
                      sensualidad/la provocación endémica de lo vivo/el cuerpo interior
                      se ajusta brutalmente a la piel del cielo /.          tomar conciencia/./
                      El águila sílex el águila de tierra el águila vaporosa dije /el águila
                      de sí mismo a exhumar        /.


Jean Luc Raharimanana nació en Antananarivo, Madagascar, el 26 de junio de 1967. Es poeta, novelista, narrador, periodista, autor de obras teatrales y piezas radiofónicas. Algunos de sus libros: El profeta y el presidente, 1989; Leproso y otros diecinueve cuentos, 1992; Sueños bajo mortaja, 1996; El pozo, 1997; Tragaluz, 1999; Nur, 1947, 2001; Landisoa y los tres guijarros, 2001, y El árbol antropófago, 2004. En este último libro “presenta un retrato sin adornos de la historia malgache y, al mismo tiempo, denuncia la dictadura, la corrupción y todas las formas de represión”. Obtuvo el Premio Jean-Joseph Rabearivelo de Poesía, 1987; el Premio Internacional Tardivat a la mejor novela corta en francés, 1989; el Premio Tchicaya U’Tamsi de Teatro Interafricano, 1990; el Gran Premio Literario de Madagascar, ADELF, 1998; y el Premio Literario Jacques Lacarrière, 2018.

Links a Jean Luc Raharimanana:

-Raharimanana, La virtud de la violencia constructiva. Por Carlos Bajo Erro. Wirico
-Madagascar. Suma y sigue. Por Jean-Luc Raharimanana. Rebelion.org
-Jean-Luc Raharimanana. Articles in Words withouth borders

Publicado el 13.04.2021

Última actualización: 04/05/2021