English

Nafia Akdeniz (Chipre)

Por: Nafia Akdeniz
Traductor: Arturo Fuentes

Acerca del curso inter-poético

                                                          para Marilena

en cuclillas,
mi sangre menstrual gotea sobre la tierra blanda,
orina salpica mis pies, sal marina secándose
al calor amarillento, y a Marilena aún no la conozco.

moscas verdes vuelan, mis manos apestan a pescado,
mierda a mi alrededor, plantas endémicas, mi nariz sueña con
el agua, un azul verde violeta halando mi cabello colgante,
los pliegues de mi cuerpo ahumado, agrio y arenoso

se extienden desde mi costilla hasta el olor de mi ex amante amorosa,
una mujer, "también puedes halar mi cabello, no sostengas mi cabeza
cuando tu sabor se queda en mi garganta”, un hombre
debería intervenir en este poema, otro hombre, en todo caso.

(ya nos conocemos)
sacando un seno de mi camiseta, me choco
con los pezones de tus poemas Marilena, buscando a quien
pide el otro seno, el cuerpo es memoria:
—ninguna mitad del ser permanece indiferente* — 

Rompo las mujeres que asedian tus arrullos
hasta que sus partes se envejecen como frescos brotes de frijol 
salidos del curso inter-poético, eso es romance
alrededor de tu cabeza, mantenlo girando desde la cola**
una hoja que cae para ti es un haiku cayéndome a mí:

lo que inserta a la espiga
plenamente a la mortaja
está bajo la piel.


* verso del poema "Venus de Milo" de Marilena Zackheos 
**referencia a Wordsworth en el poema "Intenté escribir un poema sobre la naturaleza", de Marilena Zackheos 



Mano y genio

 

                                           A Beethoven por las 9 veces


La mano se ha levantado.

Percusión a mi rostro,
Cuerdas a mis pies,
Clarinetes mis manos
¡Pulso!

¡Director! El teclado es un pájaro,
Una tórtola.
Una tórtola, una y solitaria
Como es.

 


Memoria del exceso 


próximos a las lágrimas, paladares duros
-Dante tiene razón-
brazos como un diente afilado ahora
dividen el exceso.

mente abstraída, montañas lejanas,
un desbordante curso de agua bordea la memoria,
memoria cabello, una escoba compañera.

una araña en el camino
teje, no un suéter, sino una cortina 
para mi hogar sin persianas, -hogar-
¿dónde?

 


Haikús – autotomía


I.
entonces nos conocimos,
su caparazón hasta mi mano
el mar en mí.

II.
juntos, 
bebimos la lluvia
amamantamos la alondra
 
III.
el cielo y el mar
inseparables aquella mañana,
nos separaron, de la piedra hasta el polvo.
 
IV.
a la grieta en la pared
le digo tu nombre,
escúchalo desde la caracola.

V.
desgarrados,
carnívoros se cernieron
sobre nuestros remotos rincones.

VI.
al sonido de tus pasos
el lagarto que soy
muda su cola.

VII.
El Dios de la Caída:
espera que brotes
sobre su rama, la última hoja.



Haikus - zona de guerra 

I.
Sembrados en un hoyo
de gente desplazada,
los árboles.


II.
¬—un niño hambriento—
desplazado, en una olla oxidada
hierve la malva.


III.
Jardín de Chipre:
de narcisos domésticos
sus bulbos saqueados.


IV.
pestañas sueltas del ojo
sufren el viento lo mismo
que un hogar sin humano.


V.
el polvo acumulado
para las flores del techo
es tierra fértil.



Respiración jadeante
 

entró en mis aguas:
nadando paralelo a las olas de mi falda
sobre el lomo de un delfín se acerca, atraviesa
mis aros cada vez más estrechos, él salta,            salta.

yo misma disfrazada
estoy esperando a que pase.

–no demostraré que temes que el amor se agudice–
 
De un lado, finjo morir,
del otro, quiero qué el recobre mi aliento. 



Sobre aquella laguna 


Impregnada
de aquella laguna,
aquella laguna en el bosque,
saldrá un cálculo renal
piedra de esperanza piedra de esperanza

-El camino arrastra sus pies-

En su necesidad de volver
un ciervo herido
bebió agua de aquella laguna

¡Salta y sígueme!

Sobre aquella laguna...


Parir muertos


una vez más, ella se abre la herida de la cesárea
con la navaja con la que su padre deshuesaba carne para comer.

se sienta desnuda sobre el sofá de la abuela
con ojos cerrados toca su incisión
con dedos sabios y femeninos
desde el vientre abre su vida.

parir muertos apesta, la boca mohosa
vomita en sus manos agua podrida 
ella se seca con su pelo erizado
agarrando su vientre rajado se despierta.

una vez más sutura la herida de la cesárea
con el dedal de su madre en su dedo medio.


Nafia Akdeniz nació en Nicosia, Chipre. Es poeta, ensayista y traductora. Sus poemas, ensayos y traducciones se han publicado en diversas revistas literarias. Publicó su primer libro de poesía, Ausencia, en 2013 (segunda edición, 2016). Sus poemas han sido traducidos al inglés, alemán, griego y persa.

Estudió Literatura Inglesa y Humanidades en la Universidad del Mediterráneo Oriental, donde es una distinguida profesora desde el año 2000. Aspirante a un doctorado en la Facultad de Comunicación y Estudios de Medios, realiza un estudio etnográfico de la comunicación narrativa sobre la vinculación al territorio y el desplazamiento. Entre sus intereses de investigación se encuentran la comunicación literaria, las etnografías contemporáneas y la escritura creativa.

Links a Nafia Akdenis:

-A Poem by Nafia Akdeniz. Advaitam Speaks Literary

Publicado el 01.06.2021

Última actualización: 01/08/2021