English

Raed Al-Jishi (Arabia Saudita)

Por: Raed Al-Jishi
Traductor: Arturo Fuentes

Idolatrar

 

Pienso
en mi dolor,
nadie lo comparte conmigo.

Y en mi alegría,
no la participo con los transeúntes,
y huye a cada instante de mis dedos.

Idolatro mi dolor
sin razón alguna, sólo porque
me pertenece.

No puedo sonreír bien
y el viento me anima a saltar
adonde no puedo ver.

El mosquito
sabe cómo saltar,
cómo burlarse del viento
cuando brinca hacia atrás en el aire
y esconde luego una sonrisa bajo sus alas.
Y como tú, prefiero la refracción
a ser como un mosquito
o algo sobre su dorso.

 

 

Lujuria

 

Guardo lujuria en las llamas de mi corazón,
pero su fragancia desprende los secretos
del pulso de la nebulosa.

La fragancia es el lenguaje
de los sentidos robados en la cueva.
Ella no muestra su autofestejo
ni siquiera a su dueño – el anfitrión.
Ella le dice que se anime
o que sea más humilde o rabioso.
Y la rabia
lo engaña con su propio heroísmo
y superioridad cuando él la siente.

La humedad perfecta de la nariz de un gato
no es apropiada para la repetición
de tus mejillas secas.

El olor es su lenguaje silencioso
y nuestra lujuria luminosa,
y somos dependientes,
nada más que dependientes,
del éter.

 

 

 

Sed

 

Tengo una sed permanente
y la añoranza de un río
que conoce muy bien las trenzas
de su delta.
No tiene conocimiento de Adán
y nada entiende
de la Biblia de la humedad
excepto el verso del séptimo cisne.

Encontró a su señor en esto
y advirtió que ella en sí era el elemento deseado por el señor.

El verso es una virtud acuosa.
Su dulzura significa que
una elegante criatura de sal
baila devotamente entre las olas.

El Señor no me dijo
que rodeara con mi mano la cintura de ella,
pero él espiaba por
los agujeros de la luna.
Creo que a él también le encantó
porque estaba obsesionado por
la meningitis de los besos.

El beso es un surco en los labios,
el aliento primaveral de ella,
su casual existencia árabe.

y sangrando está una señorita
que habla francés fluidamente,
mejor que cualquier auténtico francófono
o cualquier europeo, estrangulado
con las entrañas de un sacerdote
sobre un collar puro,
su arabismo aún sin secar.

 

 

La cumbre

 

¿Por qué piensas en otra cumbre
cuando alcanzas la cima de tu propia montaña,
y por qué te infectas de vanidad
y ensayas reir
mientras nadie escucha
el vuelo del Éxtasis?

Idolatrar es una criatura social ingenua;
en la soledad, reir se vuelve nada, sólo un zumbido.

Tu pie aún roza la tierra

y la cumbre no es un final ideal
para una variedad superior.

La cumbre es el punto de partida en la carrera.

Sólo necesitas sonreír y sentir
la vitalidad.

Saltarás y apostarás a volar
con todo el peso de tus letras.

¿Y si caes? Tu alma
no tocará el desierto.

Y tu cuerpo alcanzará su máxima condición mientras cae,
aplastado por la humildad de tus huesos contra la naturaleza.

El aire te siente;
la llovizna desea escribir la Ilíada de tu sangre

y se siente orgullosa cuando la lee
y se pregunta: ¿soy yo realmente
quien escribió la elegía de sangrar?

Leer es reescribir tras la liberación
de la obsesión de las membranas, 

un encuadre puro para el último salto.
un marco, sólo un fragmento de la intimidad de la creación.

 

 

 

Feminización

 

No necesito el pronombre femenino
para redefinir la virilidad.

El sol es inmanente y sólido, lo suficiente
para evadir la tentación de la sombra.

Necesitar ser definido,
es como el acto de burlarse de otros.
Es la igualdad real.

La igualdad es un comportamiento, no una descripción:
un comportamiento que no es apropiado
al conocimiento, ni a la vanidad
que luce certeza,
que está por encima de todo
porque no podemos definirla
como a una colega de la estupidez.

 

 

Noticias

 

Te traigo buenas noticias
de la dulzura de la muerte,
y entierro mi risa como un cuervo de alma profunda.

La muerte absorbe
la carga activada
que obstruye un deseo.

Las implicaciones del sueño
no son efectivas sin
fertilidad.

La muerte es una fertilidad activa,
es la motivación temporal,
una oportunidad irrepetible.
Sólo la muerte
no acaba con la muerte
y empieza con la vida.

Te traigo noticias de una muerte loable,
y de una loable ambición,

y una resignación que mata
la ambición limitada
por la abiosis de la obsesión de perseguir
una resignación que hace su gloria
lentamente como un escultor
sobre las escrituras líquidas de la eternidad.
...

 

 

 

Demasiado joven para estar borracho

 

Dibujo una "X" sobre mi mano
para decir: no beberé
del licor del sueño;
no participaré en la distracción de las drogas;
ni sorbo té frío con limón.
Como un civil

Disfruto música de graznidos
condensada en chasquidos de vidrio.
Solía llamarlos las alas del diablo.

No confío en una balanza recortada
restringiendo como una tumba
escondida por un cuervo cinematográfico,
su pico de vidrio,
su lengua, un cadáver frío.
Quizá si tomo prestada más oscuridad;
quizá si rompo la fuente de luz en los espejos de la Tierra,

quizá si azoto su espalda con el sol
tan duro como una estrella, eso podría poner en práctica
su libertad de prensa,
puedo verlo a él en un rostro
que no engañará mi sed.

¿Cuántos perros aullantes deben morir?
¿Y a cuántos payasos debo prestar atención
cuando cruzo el pastizal sin sentido?

Los payasos son los más sabios y crueles,
se ríen de los reflejos de nuestros rostros
y de nuestros tímidos gritos de alegría infantil.
Se dicen a sí mismos:
¡Qué mezquino eres!
Mezquinos y dóciles como perros de circo...


Raed Al-Jishi nació en Qateef, Arabia Saudita el 7 de octubre de 1976. Es poeta, novelista, traductor, editor, y activista por los derechos humanos y en la defensa de las mujeres.  También ha sido profesor de Química. obtuvo una beca honoraria en escritura de la universidad de Iowa-Estados Unidos. Ha ganado varios premios internacionales.

Autor de más de 20 libros publicados, entre ellos Génesis de la memoria apasionada-El impacto de la Primavera Árabe, 2013, en el que pretende dar una nueva definición de la patria, librarla de la dominación patriarcal, invita a glorificar la memoria de los mártires pacifistas, e insiste en el amor a la patria y su salvaguarda, impugnando su defensa mediante el enfrentamiento y la violencia. También habla contra las tendencias sectarias y el racismo, prevalecientes en la sociedad bajo el disfraz de creencias fanáticas.

Links a Raed Al-Jishi:

-Poems of Raed Al-Jishi. Silk Routes. The University of Iowa. The International Writing Program
-Raed Al-Jishi-Interview

Publicado el 25.05.2021

Última actualización: 11/06/2021