English

Roxana Miranda Rupailaf (nación mapuche, Chile)

Por: Roxana Miranda Rupailaf

                       Del libro Tentaciones de Eva

 

 Eva


Quiero sentir el calor de su boca
y el animal desatado de su lengua
y caminar sobre sus dientes,
desnuda.
Encontraré su aliento y volaré
siguiendo la paloma que cruza las palabras,
me tentará la manzana que cuelga en su garganta
y la ignoraré porque 2000 años
me han dado la experiencia.
Un suspiro me arrastrará por todo su pecho
y al fin, entre lágrimas rojas, encontraré a dios palpitando
en su trono.

 

 

Yo, Pecadora


Confieso,
que maté a una flor por la espalda
y le disparé a la cigüeña.
Confieso
que me comí todas las manzanas
y que suspiro tres veces
al encenderse la luna.
Que le mentí a la inocencia
y golpeé a la ternura.
Confieso que he deseado a mis prójimos
y que tengo pensamientos impuros
con un santito.
Confieso que me vendí por dinero.
Que no soy yo
y que he pecado de pensamiento,
palabra y omisión
y confieso, que no me arrepiento.

 

 

             Del libro Seducción de los venenos

 

Evas

 Hágase la tierra.
Le pondremos viento en el ombligo
y mar entre las piernas.

Hágase la luz y las estrellas.
En sueños celestes trasnocharé para no ser vista. 

Háganse los peces, los animales, las aves.
Multiplíquense y habiten el reino de mis caderas.
Háganse las flores y los frutos
para simular la fiesta. 

Hágase el hombre del barro de mi garganta
que de la saliva salga a cantar. 

Hágase la mujer a mi imagen
con la divina dulzura del lenguaje.

 

 

 

Se cumple la profecía
y derramo la tinta por los ojos.
Escribo sin aliento
distrayéndome
en las vacas que atraviesan este puente,
en donde ya no se oyen mugidos,
sino gritos,
de una lanza clavada en la costilla
que señala con sangre
las muertes
que seguirme.

Escribo masacrándome,
mostrando,
abriendo llagas en que llorar
y golpear en tantos pechos.

Plegaria en los murmullos.
Escribo con velas en los ojos.

 

 

Ritual de la ausencia y sus sombras

 

Quemaré el laurel en los rincones de la casa
en que nos consumimos.

Ahora sé que no volverá el movimiento
a los olores.

Recogeré los pelos de la alfombra.

No volveré a dormir sobre las sábanas
en que nos hicimos aguas
y salivas blancas de lamernos.

Quemaré el laurel en esta casa.

Con azúcar andaré quemando
las pieles y la carne.

Quemaré el laurel en los latidos

 

                 Del libro Shumpall

 


Me dejo peinar en el ensueño
mal de ojo es esto

Pasmo de corazón
dice mi orina

Agua de carmelitas
untadas a la lengua

Punza la pena de los abandonados

Mal de ojo es esto

Falta tu líquido
mezclado con mi orina

Mixtura de humores
mi mal

Mal de ojos es
que me arranques los cabellos
tras las sábanas

 


Repito este mi rezo
por si vienes.

Aquí, frente a las olas
me arrodillo.

Invoco tus cabellos
anudados por la sal.

Espero a que aparezcas
en la tercera ola niño-pez.

Que me trague el mar.

Que me lleven desnuda por la espuma.

Y allí, donde entre piedra venga arena.
Espero me ilumines en la tercera ola.

Ya sabes que son tres los arco iris
derramados en el aire.

Ya sabes que me duermo entre las rocas
esperando a que aparezcas.

Repito este mi rezo
hasta que vengas.

Envuelto en esas algas que te crecen
desde el sueño a la tristeza


Roxana Miranda Rupailaf nació en Osorno, Chile, en 1982. Pertenece al heroico pueblo mapuche. Es poeta y gestora cultural. Magíster en literatura hispanoamericana contemporánea de la Universidad Austral y profesora de lengua castellana y comunicación. Escribe sobre la mujer, el erotismo, la naturaleza, la mitología.

Ha publicado los libros de poemas: Las tentaciones de Eva, 2003 (Primer lugar en la categoría príncipe del concurso de poesía Luis Oyarzún); Seducción de los venenos, 2008; Shumpall, 2011 (Premio Municipal de Literatura de Santiago); Kopuke Filu, 2017; y Trewa Ko, 2017. Sus poemas han sido incluidos en antologías poéticas en Chile, Canadá, Australia y España.

En sus palabras: “La naturaleza es la infancia, las primeras visiones de mi vida no se relacionaban con lo urbano y no he podido desligarme de la lluvia aún habitando otros lugares, la lluvia y el mar nunca han dejado de habitarme. La asociación estriba en que todo lo religioso tiene un origen natural y los castigos comunitarios en todas las religiones se han manifestado también a través de la naturaleza. Nunca hemos podido explicarnos del todo como es que fue creado el mundo en sus detalles más hermosos y es eso los que nos hace creer en seres superiores, en algo divino que va más allá de nuestra capacidad de imaginar, la no explicación nos lleva a creer en lo desconocido y la fe hace que nuestras historias sean íntimamente reales y no leyenda, mito, cuento”.

Links a Roxana Miranda Rupailaf:

-Poemas de Roxana Miranda Rupailaf
-Shumpall, mitología y erotismo en la poesía de Roxana Miranda Rupailaf. Por Javier A. Soto Cárdenas
-Poeta Mapuche. Roxana Miranda Rupailaf: “Sentirse solo es acordarse de quienes estuvieron en el duelo tras la fiesta”. Resumen Latinoamericano
-Poeta Roxana Miranda Rupailaf Lectura de poemas y entrevista -Video-
-Roxana Miranda Rupailaf. Desconocidos de siempre Lectura -Video-
- Oralidad, escritura, performance y erotismo en la poesía de Roxana Miranda Rupailaf: tradición y ruptura en la escritura de mujeres. Por Soledad Falabella Luco
-Letras y luchas: Cinco poemas de Roxana Miranda Rupailaf. Revista Zanganos
-Poemas de Roxana Miranda Rupailaf. La Poesía Alcanza

Publicado el 22.02.2021

Última actualización: 22/02/2021