English

Rubén Darío Flórez (Colombia)

Por: Rubén Darío Flórez

Pandemia


                                                           I
                               En otra ciudad vive mi padre,
                               en la mañana se mira en el espejo,
                               cada mañana empieza una carta:
                                “Querido hijo te extraño
                                en esta ciudad de extranjeros...”
                                Luego la rasga en pedacitos
                                y se sienta a ver un partido de futbol.

                                                            II

                                 Esta carta podría tener el color de la luna,
                                 cada frase dejar un crater en mi corazón,
                                 cada frase marcarnos para siempre,
                                 sólo aspiro a no poner nunca el punto definitivo.



                                                           
O  j  r   í  d


                                                                          «Да наши места ja да си идам,
                                                                           Да видам Охрид, Струга да видам»      
                                                                     Rubén Darío Flórez

   ¿Con cuáles alas regresar el recuerdo de Ojríd?
Aunque la tierra que pise ahora huela a madera,
aunque cada imagen sea tierna, de arena diáfana
 y un pedazo de resina ilumine el texto marcado:
“aunque lejos esté el sur, quiero morir
bajo su música mientras anochece y huele a vid”;
toda esta memoria es nada; está lejos Ojríd.
Recuerdo entonces un lago tan dulce como el amor,
recuerdo que las vides se aferraban como palabras de adiós,
recuerdo el camino que iba hacia el agua y las cúpulas
que me esperaban con sus iconos de sangre, de saliva, y de oro.
Y fue un sueño al cual entré: Ojríd parpadeó
la ciudad de los adioses entre aguas, vides y poesía,
cabía en la palma de mi mano, aliento de una sílaba mágica.
Llegué de lejos y todo era cercano, el idioma macedonio,
el monasterio de las cúpulas que resisten al olvido,
y la mujer que susurraba Ojríd, Ojríd sin adiós ni fin.

                                                                                   Ojríd, Bogotá. 2013-2020.

 

Máquina tragamonedas


                                                         
En aquel mil novecientos noventa y siempre, como dijo un misterioso poeta,
con la luna de Bogotá llegaba un verano de trompetas y nostalgias.
Toda nostalgia refleja en esta ciudad prisionera una trampa sin salida del corazón.
 En las noches bailaba hasta la penúltima estrella con una desconocida,
nuestros amigos acababan de llegar al bar de las trompetas y el humo,
no conocíamos a nadie, mira te presento a… y le daba un abrazo. Ella se reía.
Tomábamos cualquier licor, teníamos poco dinero y la música no parecía acabarse;
siempre pensábamos que la luna seguiría allí sostenida por el aliento del trompetista,
hasta quedarnos sin aliento hablábamos y yo besaba su boca. No supe quién era ella.
Aunque me acuerdo de su nombre, que puede ser trivial o misterioso. Depende.
No parecía que fueran a terminarse ni las horas, ni los minutos ni la noche,
y todo sería siempre así como el tiempo que dilataba la penúltima estrella,
en el año de mil novecientos noventa y siempre.
El amor era una despedida y una nostalgia demorada en el disco
y yo ponía otra moneda para que  siguieran la luna, el disco, el abrazo…
Estoy tratando de recordar que en estas calles de mil novecientos noventa y siempre
yo fui joven, y entré para siempre en las trampas de la nostalgia porque 
ahora que miro al cielo de la madrugada de Bogotá, tengo la ilusión 
o alimento este engaño, voy a ver la penúltima estrella
 cuando suenen las trompetas fantásticas de la máquina tragamonedas. 

                                                                  Bogotá julio 29 de 2017.
 

El río

                                                                   
Si la sangre se pudriera en las orillas
no alcanzaría  la tierra para cubrirla de olvido.
Ella se descompone en un mensaje
Que el cadáver doblegado,
río abajo lleva con la flor de su adiós;
porque la tierra pudriéndose
será la rosa de los vientos,
gritando sus sentidos delirantes.
A esa rosa de olvido mírala desde el barco,
viajera virgen que persigues la belleza
del miedo sin orillas donde se hunde
mi cuerpo sin nombre, desmembrado.
No tendré más palabras que las tuyas.
No guarda otra cosa mi corazón que no sea horror,
marcado en mis huesos por el cuchillo y la sierra eléctrica;
mis ojos se pudren con las aguas, los pliegues
reventados trazarán sus signos en el río,
son el código torvo de esta noche.
¿Pero podrás expresar lo que sentí?
¿al que aúlla junto al barco de la medianoche?
¿Se perderá la agonía de mis miembros mutilados?
Ay, que sola está la estrella que cubre mi cuerpo,
Qué soledad de mis uñas, qué soledad del cabello
Qué soledad de mis cuencas, qué soledad de axilas,
Qué soledad de los peces en mis ingles,
Qué soledad de luciérnagas espantadas...
Virgen de medianoche no olvides, recuerda
lo que mi cuerpo torturado no contará,
pues el sexo arrancado y los girones de piel 
desterrados para el amor contigo,
no tendrán justicia, se perderán; 
no olvides el grafiti de borbotones rojos sobre el río,
el eclipse del resplandor de mi cuerpo...
Mi dolor no tuvo idioma sino alarido,
mi anatomía que se pudre no tiene sílabas,
la última palabra es del verdugo.
Sólo tú, virgen de otra tierra contarás
que mi corazón se abre en pétalos de muerte
que tiñen el río sin orillas
 de ternura, es Colombia,
diestra en cercenar y traficar;
acuérdate viajera de mí, 
mi adiós te perseguirá,  
a donde vayas no olvides
 mi alarido.

 

Como un actor consumado que descubre

                   Como un actor consumado que descubre
                   un día que parte de su público está enfermo,
                   y por los riesgos de la calle no sale más;
                    que de pronto se da cuenta que el teatro
                    de su juventud pone en escena otras piezas;
                    como un actor que se da cuenta
                    que su dicción ha pasado de moda,
                    por las burlas sofocadas de los jóvenes,
                    que parodian su entonación, la que un día
                    conmoviera tantos públicos, como un actor
                    que descubre que donde era el proscenio
                    ahora venden empanadas, condones y tu carta astral,
                    y que el bar de antes es un inquilinato,
                     a donde llegan jíbaros, travestis y ancianos sin pensión,
                   como un actor que ilustra
                   escenas de cama donde actúa de cornudo
                   pues los dramas de Shakespeare
                   no divierten tanto como el vodevil de Guillo.
                   Como un actor que ya no sabe
                  si los fantasmas del pasado se burlan, 
                  o si el mismo es un fantasma envejecido
                  que lee un libreto para no dejar de existir,
                   que sospecha que sus palabras son absurdas
                    y que el contenido ha sido consumado
                   por los ojos y los aplausos del público adicto
                    a la soledad, a la cocaína y al alcohol....


Boris     Pasternak

                 

                 Aquí estoy en tu casa Boris Pasternak,
                 con el polen de marzo en las suelas,
                 caminé para alcanzar la fuerza de tu gravedad.
                 La greda, el misterio, las tormentas,
                 por tu arte en la poesía gravitarán.
                 Es así, afirma tu magia de sílabas,
                 las claves humildes de la vida
                  un dibujo, una rosa, las letras,
                  la ventana que trae en este día el hedor
                  que la tierra descompone en perfume,
                  esta luz que a las seis no es la de ayer,
                  la música de la llovizna que no presume,
                  la media luna del piano en tu cuarto,
                  en otro, abierta a Rusia la ventana,
                  y tu abrigo de poeta esperando en el perchero.
                  Cabe en los dedos de mi mano tu herencia,
                  y en este umbral de tu rincón, yo, viajero
                  por estos senderos de siempre, de Rusia,
                  no tengo palabras sino tu silencio.

                                                                                          Peredelkino, 23 de marzo de 2014.

 


Los días

 

Aparece lunes vestido de Arlequín,
hace gestos de magia a la mañana.
Con quimeras verdes, sin ninguna duda,
se toma martes las ventanas;
tiene el sutil martes labia de hechicero.
De una maleta de viajero sale Don miércoles,
vuela por las calles con aire fanfarrón,
seduce a las nubes, se come al mundo,
brinca en una pata:
Don miércoles es el azar que gana,
no es como el tahúr triste del jueves
que tiene roto su corazón de embaucador,
El loco jueves a los dados apostó su amor.
Cuando viernes silba a medianoche,
Despide a jueves
melancólico y ungido de arzobispo.
Pasa escandaloso, viernes por la puerta,
noctámbulo perdido, persigue a una sirena,
ella es sábado y con el sátiro del viernes
se besan, se abrazan en la cama.
Domingo los despierta a los dos,
desnudos color de naranja    
y no miente el día anfitrión
Que les lleva la cuenta y les dice- adiós,
es tiempo de irse, es lunes mañana.


Rubén Darío Flórez nació en Pijao, Quindío, Colombia, en 1961. Es poeta, cuentista, novelista, traductor de literatura rusa, profesor universitario y diplomático. Magister en Ciencias filológicas de la Universidad Rusa de Moscú y Filólogo en literatura y lengua rusa de la universidad de la Amistad de los Pueblos de Moscú. Por su libro Alexander Pushkin, el habitante del otoño le fue conferida  en el Kremlin, la Orden de la Amistad, de manos de Dmitri Medvedev, Presidente de Rusia. Recién ha publicado su novela La moneda de Bizancio. Autor entre otros libros de poesía de Toda forma es un gesto, Trampas de la soledad.  Poeta invitado al Festival de Poesía más antiguo de Europa, el Struga Poetry Evenings, en las ciudades de Okrid y de Skopio, Macedonia del norte. Profesor de semiótica en la U. Nal. de Colombia. Por varios años fue ministro consejero de la Embajada de Colombia en Rusia.

Última actualización: 28/07/2021