English

Martín Barea Mattos, Uruguay

Fotografía de Federico Meneses

Por: Martín Barea Mattos

En el fondo del agua 
donde los motores 
se apagan
me duermo 

y muero sin morir 
y sueño que muero 
y en la realidad 
duermo 

y dicen qué tal es 
en muerte
la vida
sólo un sueño

y encuentro 

el secreto del reloj sumergido 
y mi espejo diluido 
y ya no recuerdo ya no recuerdo su objeto 

y prefiero esta noche
quedarme despierto con los ojos abiertos
en el fondo del agua

a la luz de la luna o debo decir 
en el cenit del río 
en el fondo profundo del sol

qué anda por ahí despierto 

muriendo y soñando 
y vuelve 
muriendo a soñar 
cada día

nuevo de nuevo.


***

El día nublado nos ha separado
como una pared como una hoja en blanco 
y apenas flamea eclipsa una pobre bandera 

sin tregua como esta posguerra de sol
el día nublado construye su muro 
y abraza ciudades nuevas medievales 

con su enredadera virtual nos encierra
no mires afuera no mires afuera 
te ofrecen ventanas sin brisa y sin primavera

la nube es tan alta como la memoria 
del hongo del humo de nombres extintos 
por las chimeneas de industrias de historia 

y el grito de guerra provoca 
amores gigantes que gimen 
derrotas gemelas 

nuestros corazones son como fusibles 
fusiles la herencia la tensa mirada 
que apunta y dispara 

no dudes no hay juicio no hay deuda
tampoco condena si rezas 
te doy vida eterna, te doy vida eterna.  

 

***


el alveolo pulmonar 
es comparable por su forma al árbol 
o desde su antebrazo a una mano de dedos 
extendidos                                       

tenemos por costumbre dejar la basura junto al 
pulmón

en silencio de nylon los restos de lo deseado 
la cáscara los huesos lo que cocimos lo comido lo 
no digerible orgánico e inorgánico 
el envase el precinto y el precio 
lo pagado lo exhalado colgando de una falange
a mano de otras 
manos al pie de la mano 

desenvuelven limpian y clasifican 
palabras
se ensucian por nombrar lo aprehendido
palabras
dignifican los restos del silencio 
palabras

lo consumido se consume se consuma

como la forma de la mano la da el árbol

como la forma del árbol la da el pulmón 

como la forma del aire la da el silencio

y la forma de la palabra la da la mano 

y el movimiento viento crepita las hojas del árbol
e inscribe oxígeno estacionado 
carbono apalabra 
y deja caer 
como por suspenso lo dicho 
hacia alguna dirección siempre azarosa 
imposible saber del follaje 
qué vocablo pende como al borde 
del papel 
del pulmón 
del árbol 

de la mano.

***


La (E) resultó economía de lenguaje
la ecuación al sur y norte del ecuador
la edad del edén
la educación en efecto efímera

el ego el eje
ejemplo
el ejercicio

él 
elástico 
electo
como la electricidad

electrodoméstico elefante elegante elemental

elenco elevado en ascensores 
elipse de elite 
elogio

ella 
emancipada 
embarazada como un emblema
embrionaria emergiendo emigrando
emitiendo emociones empíricas
empleando pobres empresas
enamorada 

del encéfalo encierro enciclopédico
encuentra 
la encrucijada encuadrada
enchufa 
su endocardio a la endogamia parásita
al enemigo su energía

enero 
enésima enfermedad
enfocado engaño engendra
engloba enhebra enhorabuena 
el enigma

enlaza y enloquece
enmascara y enreda
enreja y enriquece

enriquecido enroca la ensalada
ensaya el ensayo de enseres
ensilla el ensueño
entalla el ente

entendido entente de entereza
entero entierro de entidad 

entonando entrada y entraña
entrelínea entrenando entresijo
entrevista 
entropía enunciando enzimas 

epéntesis épica 
epicardio 
epiceno
epicentro épico

epidemia epidérmica
epígono 
epigrama

episodio epistemológico
epíteto 
epítome de época

epopeya de la equidad equidistante
equilibrio del equipaje del equipo
equis equivalente de la era

erección ergonómica 
erógeno eros erosionado 
erótico 

erotismo errando

erudita escala escalonada
escándalo escapando a escarapelas
escena y escenario escepticismo

esclavos de la esclerosis escolarizando escoltas

escollera hacia el escombro
escopetas y escoria
escorzo escrito 

y escritorio y escritura

escroto sin escrúpulo 
escrutando 
mi escudo mi escuela 
mi escultura escupida

esfinge esfínter 
eslabón espacial
espacio de espada a espalda

especia especial
especialidad de la especie
espectáculo y espectro 
espejismo y espejo
esperanza y esperma espermatozoide espía

espira y espíritu 
esplendor de espontánea espuma esquela 
esqueleto y esquema 

de mi estadía estallando en estela estereoscópica

esterilizando al esteta 

estigma de estilo por estima 
por estrella estrenando 
estructuras de estudio

éter eterno 
etimológico
eufemismo 

eureka el evangelio

la evolución sin exactitud de la exacta 
exageración

examen excarcelable excavando
existencia éxodo expansión 
experiencia y explosión

exponente expresivo 
éxtasis 
de mi extraña y extraordinaria extrapolación

eyacula dios por fin 

por fin logré estacionar.


 
***

 

La carroña de la carroña
¿ Te acordás de lo que vimos,  hermoso cuaderno esa linda mañana de verano                                                                              
cuando nos encontramos ? 
Una carroña nuestra
colorida y asquerosa en la filosa intersección de las esquinas.
Con su tapa levantada, 
como un toldo caliente
transpiraba venenos y brazos revolvientes.
Contenía de manera descuidada y cínica
el vientre lleno de gases y el hambre. 
El sol pegaba en la mugre
como para cocinarla
devolviendo cada moneda a la naturaleza del hombre
en todo lo que ella para él había trabajado.
 
El cielo miraba la magnífica antropofagia
como si fuera una flor plástica y carnívora.
El olor era tan fuerte que pensaste
que te ibas a desmayar ahí, en el asfalto.
 


Arriba del espectáculo podrido revoloteaban las moscas
y salían batallones diseñados 
de larvas que se movían como un negocio sucio
en esos abundantes cachos de vida.
 
Todo se hundía y se hinchaba
como el brillo del orden de las góndolas
como un surtido anual movido por diez dedos,
cuya muerta vida creciera en sí misma.
 
Y ese mundo hacía un yingle extraño
como el agua empetrolada, el viento con alarmas
o la bala agitada en su lamento rítmico
al golpear de los fideos, el colador.

Se sumaban los bordes. Era como un meta-delirio-virtual.
Como el mamarracho arquitectónico sin fin
de un restorán abandonado por su cheff 
antes de apagar la cocina.
 
Atrás de las bolsas había una rata y detrás una madre con su niña
que tienen en sus ojos la furia
y esperan volver a morder
la rica comida que tuvieron que largar.

¡ Y pensar que vas a ser igual que esa basura, querido cuaderno.
Que vas a estar igual de desechado y podrido,
vos, el blanco de mis ojos, 
vos, el silencio de mi vida,
voz mi bestia, mi pasión !

Así tendrás que ser CUADERNO DE QUEJAS de mis encantos
después del consumo.
Cuando en la vereda y sobre el asfalto
crezcan hombres entre precios.
 
Sí, mi amor. Contale a los dedos
que van a tener con vos una fiesta de descuentos.
Que guardo el deseo y la oferta divina
de los amores descompuestos.


Martín Barea Mattos nació en Montevideo, República Oriental del Uruguay, en I978. Ha publicado varios libros de poesía en español, entre ellos, Made in China (Estuario/ Hum, 20I6), Parking Barea Mattos (Una temporada en Isla Negra, Chile, 20I4), Conexo (con ilustraciones de Cecilia Mattos, Museo Nacional de Artes Visuales, MEC, 20I4), Por hora, por día, por mes (Estuario/Hum, 2008), Los ojos escritos (43 Premio Nacional del Libro, 2003). Publicó cuatro obras de música y poesía con acompañamiento de músicos. En 20I8, publicó en Madrid, España RBL/ Obras tipográficas y en 20I6, Never Made in America/ Poemas escogidos (Diálogos books, NOLA, USA). Desde 2013, dirige el festival internacional de poesía llamado Mundial Poético de Montevideo, del cual organizó ocho ediciones, y al que asistieron poetas de 22 países, y desde 2006 es curador habitual de Ronda de poetas, ciclo de lectura semanal en el famoso café La Ronda de Montevideo. Ha participado desde 2008 hasta la fecha en festivales en Buenos Aires, Sao Paulo, Rio de Janeiro, Porto Alegre, Santiago de Chile, Valparaíso, Concepción, Isla negra, El Tabo, Bogotá, Ibagué, Asunción del Paraguay, Nueva Orleans, Washington, Nueva York, Los Ángeles, Madrid, Granada, Zaragoza y Barcelona.

Última actualización: 25/04/2022