English

Sosonjan A. Khan, Brunei

Por: Sosonjan A. Khan
Traductor: Nelson Ríos para Prometeo

Manos suaves en un cuarto de hotel 

Al poco tiempo de quejarme
Del piso mojado
Inundado desde el baño
Aparecieron dos empleadas
Cargando balde, toalla y escoba
Assalamualaikum dijo una
Walaikumsalam, respondí
Sintiéndome agotada y sin poder decir mucho
Sintiéndome muy somnolienta
Me recosté mientras observaba
El cuerpo y ambas manos pasando un trapo con agua
Por el piso
Luego con eficiencia
Escurriéndolo dentro del balde
Diligentemente haciéndolo con diligencia una y otra vez
Con gran diligencia y constancia
Limpiando toda aquella suciedad
Mientras charla alegremente con su mejor amiga
Frente a la puerta
Mientras yo en la cama
Continuaba mirando fijamente como si no lo creyera
O quizá asombrada
Con simpatía o piedad
Hacia aquella mujer
Que pareciera tener mi edad  
Pero ella es más hermosa.
Piel clara, hermosos ojos brillantes,
Sonrisa dulce y rostro alegre
Su cabello oculto en una pañoleta
Con su uniforme ligeramente arremangado 
Ella sigue agachándose hacia el piso con persistencia
Con ambas manos sostiene la ancha toalla
Luego con la misma toalla
Comienza a absorber el agua del piso
Una y otra vez y de nuevo otra vez repetidamente
Se para y se agacha de nuevo
Con gran perseverancia
Hasta que al final el piso está totalmente seco
Y el balde a su lado lleno de agua
De mugre incautada por ella.
Luego salió de mi habitación
Con alegría y verdadera satisfacción
Como si acabara de lograr una gran victoria.
Me confunde terriblemente 
Cómo ella quiere tocarlo todo
Con aquellas manos hermosas.
 
Sigo muda y pensando
En aquel par de manos blancas y suaves
Que deberían pertenecer a una artista
Que acaba de salir con paso de guerrera.
 
De repente
¡Me siento derrotada!

Sutera Kalbu, Casablanca
24/11/2017

 

Las mujeres
 

Permanecí quieta, como sorprendida
Mirando fijamente aquellos rostros claros, suaves y limpios
Llenos de coraje y espíritu
Sin aburrimiento, arrepentimiento, ni queja
Trabajando con esfuerzo sin sentirse irritadas
Esclavas, como si fuera una competencia a ganar
Ya sea en la ciudad o en la aldea
En el jardín o en la granja
Todo tiene que ser perfecto
Todo tiene que hacerse ya
Toda tarea, todo trabajo, todo asunto
En el mercado de ropa,
En el mercado de pescado, en el mercado de verduras
Dentro de un restaurante, o en cualquier puesto
Incluso en edificios
¡Como un poderoso ejército, ellas nunca se rinden!
 
¡De repente me siento más atractiva!
 
Sutera Kalbu, Casablanca
24/11/2017



Aunque


El cielo está repleto de estrellas
La lluvia se vierte sobre la tierra y no hay reguero
Como una redonda laguna natural
A pesar del calor nocturno
Incluso el calor ardiente se ha ido
La antorcha encendida nunca será apagada por mil tormentas
Hasta en el polo de blanca nieve
La luna, el río, el mar y la montaña se congelaron
Monumentos de vidrio son construidos
Aunque los cielos ya no son azules
El campo ya no es nostalgia
El viento ya no es una caricia de seda
Aunque la memoria es sólo una casa
Encorvada sobre leña
Aunque el tiempo es sólo una hoja
Muerta sobre la tierra
Descomponiéndola... solitario…
Aunque todos los tonos son sólo letras
Libera la pantalla hacia el espacio desconocido
Libera al túnel
Que guardó un millón de recuerdos
Promesas de luna de miel
Con sabor a bilis. 

Aunque no veas el color
Excepto por las olas, los ríos, los árboles
O la arena voladora
Como gesto él EXISTE.
 
Más tarde,
Aunque nadie indagara
Sobre la historia del viento y el encresparse de las olas
Sobre el rostro de la mañana y el rostro del crepúsculo
O sobre el calor y la lluvia a lo largo de la temporada
Aunque nadie indagara
Sobre el mar y el aire de tu pecho
Que guardas como una reliquia familiar
Mientras no hayas sucumbido
Ni huido de la confianza y la piedad
Entonces seguirás siendo eterno
Como el corazón del heredero de la luz para el mundo
Y todos sus habitantes. 

Sutera Kalbu, 1/11/2017

 

La luna danzante
 

Bajo la luz de la luna llena
Un viento putrefacto enhebra el hilo
Revelando un cuerpo hermoso
Cubierto por el humo de los vapores de la tierra
Filtrándose suavemente en el fondo. 
Estira la mano para besar y acariciar la cara de la luna
Mil mariposas rozan el ombligo
Mil medusas succionan el pecho
Mil pastizales duermen con la noche
Cabello extendido hasta el árbol selvático
Lanzan los dedos, flechas bordadas,
Sed de la llama, retumbos de bengalas, 
Una lengua negra lame la otra cara de la luna
Despliega vibraciones hasta el ojo de la noche.
 
La danzante luna
Baila sobre la tumba. 

Sutera Kalbu
13/1/2016

 

Mujer y fuego

 
Desde que eras niña
Te enviaron a una cocinita
abrazándote con el pequeño fuego
Cantas un poco
Frente a una llama diminuta
Enciendes un pequeño fuego
Mientras observas el pequeño fuego 
Mientras fielmente esperas una ollita.
 
Desde el principio aprendiste a jugar con fuego
A controlarlo con eficiencia, grande o pequeño, 
Para mantener el equilibrio entre agua y arroz
Esperando a que hierva
Y secarlo lentamente.
Antes de quebrarse la nalga.
Llevarlo hasta el límite, y apagarlo sola.
 
Desde el principio
Has leído el lenguaje del fuego
El movimiento bajo la olla
Como el movimiento de una danza que respira
La vida se narra sobre los héroes del fuego
¿Cuál suaviza el arroz hasta hacerlo suave y fragante?
 
Mujer
Desde la cocina
Has crecido con el fuego
Míralo y tócalo con tu alma
En tu mano hay un pequeño fuego
Para construir una familia
En tu mano hay un pequeño fuego
Para la antorcha de un mundo
 
En tu mano, el pequeño fuego
Puede quemar el fiel juramento. 
 
Sutera Kalbu
15/1/2017

 

Aokigahara
 

Lloran ramas, lloran
árboles rugientes
Nada te detiene
De ir a la selva
Atreviéndote a someter el mundo.
 
El frío es como una raíz empinada
Retorciendo el corazón del absceso
Los huesos se secan allí
La montaña vertical y el viento están de luto
Mirando fijamente el cuerpo vacío
Uno tras otro, se arrodillan ante la espada
Autocastigándose 
Con soga y puñal.
 
¿Has ganado?
Te vengas del destino
O en realidad estás asesinado
Cediendo por creer en la luz
Quebrada ante el anochecer.
 
Fuji frío
Mantente erguido
¿Podrías estar a salvo allí?
 
Sutera Kalbu
20/1/2017


Sosonjan A. Khan, poeta nacida en Brunei, donde reside, ha escrito constantemente cuentos, poemas, novelas y ensayos. Hasta la fecha, ha producido más de 485 poemas, 575 cuentos. Ha sido incluida en antologías poéticas y narrativas en todo el mundo, y también es guionista de varios cortometrajes y series, obras de teatro y letras de canciones. Sus obras han aparecido en 57 países. Además de eso, recibió premios y distinciones por su participación y logros en Brunei y en el extranjero.

Última actualización: 11/05/2022