English

Tatiana Arango, Colombia

Por: Tatiana Arango

Yo soy una coneja galáctica al galope
                             cuando tú tienes la mano
                metida entre mi pan
                                            así vas cercando la luz
                               para que el placer sea más dulce
                me frotas
                              para que mi agua se llene
y ya no late mi corazón
              late mi concha
soy un delfín rosado
                            saltando entre tus manos
gracias dios por este cielo
                                          por esta luz de bengala en mi pecho

 

***



Yo soy una yegua
              y me gusta abrir bien las piernas
                                          y revolcarme como un animal
                                                                       así:
                                          mmmmmm
                                                        rrrrrrrrrr
                                                                        ffffffffffffffff
                              con naturalidad
                                            y desparpajo
                              pues mi vulva atrae
                                                                         a los pingüinos machos de la Antártida
                                                          atrae al caballo del potrero de al lado
                              y a mí me gusta relinchar como su yegua
                                                                                    pensar que estamos enamorados
                                                                        él de mi olor
                                                                        yo de su olor
                                               cuando abro bien las piernas
                                                             para que me llene con su líquido
                                                                            mi vaso de hembra

 

***



El agua debe ser dios
             ya que siempre es bella
                         toma la forma de cada cuerpo
y en cada sorbo nos aviva

 

***



Los árboles cantan
              las piedras chuecas
                             y las ramas secas
                                            miran hacia arriba sin envidia
todo es silencio
todo vive
              y nadie juzga

 

***



La vaca pasta el tiempo
                            tiempo tiempo
                                           sin maquinaciones ni días
               cuando me mira
                             con su ojo de mármol negro
una aguja me cose
                             al pellejo de mis días
                                          este hueco en el tiempo
                                                                     las horas
                                                        que alquilo para vivir
                                                                       y pasear las hormigas
                             que corren en mi cabeza
yo sé que un día
                             el aro no me sostendrá más
                                            y rodaré por un carril de piedra
la vaca siempre está
                             en su primer día
                                            y sólo pasta entre las gallinas

 

***



Somos este pedazo de carbono y de estrella
                            esta materia infinita
                                           matriculada en el hueco del tiempo
                de la misma sustancia
                              que la luz
                                            y el diamante
alcohólicos sin compasión
drogadictos buscando a dios
                            quiero limpiarme en el agua
                                           rezarle al ángel que vive en mí


Tatiana Arango (1985) es una escritora bogotana de raíces manizalitas y cartageneras. Es autora de la novela La celda de Talita (Calixta Editores, 2021). Se graduó de la Universidad de los Andes como literata con una opción en Artes Plásticas y una maestría Cum Laude en Educación. Durante diez años llevó a distintos escenarios su poesía performática, y en 2012, en asociación con el Teatro de Garaje, fundó el Antropoético, movimiento que visibilizó la poesía mediante un espacio escénico en Bogotá. Ese mismo año creó la vanguardia: Espontaneísmo Poético. Es conferencista sobre la historia de la vanguardia poética latinoamericana y el Nadaísmo. Durante seis años, con artistas de todas las disciplinas implementó en las cárceles de Bogotá su metodología MOFI: Modelo de Formación Integral a través del Arte, la cual hoy forma parte de los programas educativos del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario INPEC.

Última actualización: 18/05/2022