English

Guillermo Martínez González (Colombia)

Por: Guillermo Martínez González

 

Arbol derribado

Ya no serás más
De las estrellas y el viento
Pajarero de flores rojas
Caído como un hombre
Que se desangra en la lluvia

 

EN EL SILENCIO TU NOMBRE

 

He ahí que he pronunciado

En el silencio tu nombre

Cuando a nadie le importa tu fuego

Y los hombres como autómatas

Se dirigen al trabajo.

Cuando a nadie le importa tu nombre

Y  los milagros desconocidos

Que despiertas.

He ahí que me levanto

Estremecido por tu temblor de cielo

Por  la oscura herida

De  tu más remota estrella

Por tu extraño esplendor

De criatura mortal que besa el infinito.

He ahí que te llamo

Porque estoy poseído de ti

Que iluminas y devoras

Y permaneces invisible

Porque a nadie se le ocurre

Abofetear el rostro de la vigilia

Y descubrir los terrores del relámpago.

 

CANCION DEL MUSICO DEFORME

 

Me duele en el cuerpo

La perfección de la rosa

Y el piano que estremece

Los cristales de la luz.

Trato de olvidar

En mi cuarto vacío

Inventando la música.

Desnudo me paseo

Sin contemplar las flores

Que se agitan en el patio.

 

VISION DE INVIERNO

Desnudos los árboles

Blanca la colina.

Silenciosa canción

Cae la lluvia.

 

CANTILENA

 

Toda la noche el viento

Todo el viento toda la noche.


Guillermo Martínez González. Libros: Declaración de amor a las ventanas, Puentes de niebla, El árbol puro del río y El bosque de los bambúes. Traductor de poetas chinos desde el inglés.

Última actualización: 03/06/2021