Festival Internacional de Poesía de Medellín

Yo he venido a vivir la poesía
de esta  ciudad: Nguyen Quang Thieu


Video clip de la participación del poeta vietnamita
Nguyen Quang Thieu en del XIX Festival de Poesía de Medellín
Video: Producciones El Retorno


Por Yira Plaza O´Byrne
Oficina de Prensa Festival Internacional de Poesía de Medellín

La música y la mística se conjugan en la voz de Nguyen para extraer de lo profundo su raíz vietnamita. El poeta cierra los ojos, ahora  no solo se escucha su voz a través del poema;  hablan también sus ancestros detenidos en el tiempo,  los lugares deshabitados, su aldea, su casa. Desde lo innombrable parecen venir sus versos:

Mi  casa da tumbos
a través de la infinitud del espacio
La voz de mi abuelo
Es el sonido de una llave de cobre
Cayendo en las instancias del tiempo.

Es poesía de Vietnam leída en los recitales del Festival Internacional de Poesía de Medellín. Vietnam, ese país asiático que remotamente conocemos por la guerra pero también por el maestro de la poesía Ho Chi Minh. Un país de poesía, reconoce Nguyen Quang Thiu, al referirse a su tradición. “En el campo, quienes trabajan en las plantaciones de arroz son generalmente escritores y amantes de la poesía”. Se trata de gente común, puntualiza el poeta, no son académicos ni profesionales, pero escriben poesía sobre la vida y el amor.

El origen de esta tradición poética del Vietnam tiene raíces en la transmisión oral de poemas cortos que son cantados por personas del común. Ahora, todos esos siglos de tradición, de creación  y pensamiento poético vietnamita habitan en los poemas de Nguyen Quang Thiu para hacer de cada historia un canto que conmueve a los auditorios de sus lecturas durante el Festival de poesía de Medellín.

Nguyen viaja desde la sutileza de las alas de una mariposa delgadas como cualquier vacio, hacia  el canto que hace para las mujeres de su aldea, esas que quedaron solas durante y después de la guerra. Cada poema tiene una historia inevitable y cada lectura se transforma en una ceremonia.

Es así como durante el conservatorio que tuvo con el público de Medellín, Nguyen   se levanta de la silla para decir: “Cinco años después de la guerra de Vietnam vi la pobreza y la tristeza de los campesinos de mi aldea y en la noche el llanto del hambre de los niños y escribí el poema Canción de mi aldea natal. Cuando leo este poema siento el deber de ponerme de pie”.  Acto seguido Nguyen se levanta en una señal de respeto por su pueblo y lee el poema en su lengua.

La  voz del mismo poeta reafirma que las historias de sus poemas trascienden lo  local para lograr una permanencia universal. “La  mayoría de mis poemas son escritos sobre el espíritu de la vida”. “Escribo sobre el sufrimiento, el hambre, sobre  los problemas de la sociedad pero sobre lo que realmente escribo es sobre la confianza,  sobre la  necesidad de creer en el futuro”.


Nguyen Quang Thieu en la inauguración
del XIX Festival de Poesía de Medellín
Fotos Fredy Amariles



Nguyen Quang Thieu en el
XIX Festival de Poesía de Medellín


Por eso cuando lee su poema Las mujeres llevan agua del río  y cuenta la historia que desde pequeño vivió en el campo, la misma época en que mataron a su padre en la guerra, tiene la extraña sensación de ver a sus mayores ir al río por agua, para regar los vegetales. Está hablando del sufrimiento pero también del espíritu de la vida que se impone:

Desde hace cinco, quince, treinta años, he observado
A las mujeres volver del río con agua,
Montones de niños desnudos corren tras ellas.
Las muchachas llevan varas al hombro y van al río,
Los muchachos llevan cañas de pescar y sueños del mar,
Mientras los peces mágicos se alejan y lloran.

Ahora, con poco más de cincuenta años sigue viendo a estas mujeres ir por agua al río y también continua escuchando los músicos de la aldea que tocaban para las bodas y para los funerales, escena que inmortaliza en su poema La música: Amo las cornetas, los tambores /Los violines de dos cuerdas con mis sollozos, /Y ellos me aman con su tristeza, su zozobra. /Nuestra canción resuena, me trae de vuelta a la tierra. Esa  música era para el poeta  un llamado para salir de la vida: “La música fue para mí desde entonces la posibilidad de irme; ahora toco diferentes instrumentos para otros y siento que en el futuro algunos tocarán esta misma música para mí cuando yo muera”.

Sí, el poeta vietnamita está hablando de su pasado, de sus paisajes y de su tierra, pero con el lenguaje especial de la poesía,  ese lenguaje que él mismo identifica como único capaz de despertar  algo nuevo y especial en el corazón, “Y cuando se tiene ideas nuevas, nuevas miradas, se tienen ganas de vivir”.

En ese lenguaje poético es  precisamente, donde radica la identidad de la poesía del vietnamita Nguyen quang Thiu con el público de Medellín, el poder que la poesía  tiene en su país y que él resume en la frase “Se puede vivir con hambre de alimentos, pero no se puede  vivir con hambre de poesía”, lo ha encontrado también en esta ciudad de Colombia.

 El poeta Nguyen quang Thiu piensa que aunque la gente de Medellín cree que viene a escuchar a los poetas, en realidad son los petas los que vienen a  vivir la poesía presente  en la gente de esta ciudad.

Mapa del Sitio
Gulliver: