English

Medellín resiste con la palabra

Medellín resiste con la palabra

Fotografía: Natalia Rendón Fotografía: Natalia Rendón

Por Oficina de prensa del XVIII Festival Internacional de Poesía de Medellín
Julio 6 de 2008

La fuerza movilizadora de la poesía quedó evidenciada una vez más, con los cuatro mil espectadores que le dieron la bienvenida al XVIII Festival Internacional de Poesía de Medellín. Reunidos por aproximadamente tres horas los asistentes escucharon, en este parte inaugural, a doce de los setenta y dos poetas que este año participan en el Festival.

El escenario al aire libre del Teatro Carlos Vieco le abrió paso a la poesía, con las palabras del director del Festival Fernando Rendón, quién en la apertura insistió en la poesía como “la fuerza que tiene el pueblo para resistir”, además puntualizó en la necesidad de la creación de un movimiento mundial de poetas, artistas e intelectuales que sea solidario con el pueblo colombiano, lo que va de la mano con la invitación de transformar a la ciudad en epicentro de la lucha poética contra la guerra.

En una de las denuncias planteadas en el discurso de inauguración, Fernando Rendón se refiere a la negativa del presidente Álvaro Uribe a sancionar un proyecto de ley que declara patrimonio cultural de la nación al Festival Internacional de Poesía, dicho proyecto de ley ya había sido aprobado por el Congreso de la República y, el presidente en su negación, aduce a una falta de claridad acerca de la posible fuente de apoyo financiero gubernamental al Festival.

Tal como lo mencionó Rendón en la apertura, el actual presidente “tiene claras las fuentes financieras para la guerra y su vocación de violencia, pero no sus cuentas para nutrir las fuentes de la vida y de la poesía”. Como forma de resistencia, la apuesta por la poesía en contraposición a la cultura de la muerte, fue la insignia de varios poetas que en esta ocasión lanzaron sus poemas sobre la ciudad.

Omar García Ramírez, poeta colombiano y acreedor del Premio Nacional del Festival de Poesía 2008, insistió en que la sociedad colombiana, y en especial su juventud, debe “cantar aún en medio de la barbarie”.

Así mismo, el poeta español Marcos Ana, que vivió más de veinte años en la cárcel bajo la opresión de la dictadura franquista, expresó en sus palabras de cierre el carácter desafiante de la poesía, “todos los tiranos juntos no valen más que una palabra nuestra, ni tendrán las fuerzas suficientes para impedir el desarrollo libre y feliz de los pueblos”.

La jornada de inauguración del Festival, que en esta ocasión celebra su décima octava versión, fue el ejemplo de creatividad un pueblo que abre un espacio a la palabra transformadora. La sorpresa de los poetas participantes ante la amplia convocatoria de esta fiesta de la poesía quedó manifiesta en poetas como la vietnamita Nguyen Bao Chan, quién no guardó las lágrimas al ver tanta gente reunida alrededor de la poesía, aún más, cuando la lluvia no impidió la permanencia de los espectadores.

El poeta cubano Manuel García Verdecia, fue otro quién no vaciló en aproximarse al micrófono para pedir un aplauso para el público, quien en su opinión constituía la verdadera poesía, “puesto que los poetas solo habían traído los poemas”.

La respuesta de los asistentes

Para los asistentes al evento uno de los aspectos más significativos del encuentro es la posibilidad de compartir las expresiones de diversas culturas del mundo, Gustavo Agudelo, fiel espectador del Festival añade diciendo, que además de esta posibilidad , el Festival logra un mayor impacto por no ser “elitista” y permitirle a mucha gente el acceso a la cultura, otros como el estudiante universitario Mauricio Rodríguez opina que el Festival de Poesía reúne “ las más diversas formas de resistencia del espíritu”-

En la variedad de público que le da vida al festival de poesía, algunos jóvenes como Catalina López y Julián Ciro, asisten a él, porque encuentran en los recitales y las lecturas del festival, espacios reconfortantes que hacen del evento una convocatoria espiritual en búsqueda de lenguajes universales.

 

Fotografía: Natalia Rendón

La poesía es insumisa
(Comunicado urgente)

La voz de la poesía es la voz de la claridad, y hablar claro en medio de una realidad difícil como la realidad colombiana es nuestra responsabilidad con la Ciudad de Medellín, y con los poetas de cinco continentes que vienen a intercambiar su experiencia con un pueblo que demuestra su elevada inteligencia y su estatura humana en su interés y sensibilidad por la poesía.

En estos días de Festival, la poesía se convierte en el medio de expresión más importante de la ciudad y por la misma razón asume el ejercicio de defender la verdad, aunque esta defensa signifique oponerse a la mentira del diario El Mundo que quiere señalar al Festival como enemigo del país.

El Festival es la más elevada expresión de lo que significa la cultura de la Ciudad de Medellín y la defensa de sus mejores valores, y en defensa de nuestra ciudad y nuestro festival, los organizadores de este hecho de la cultura colombiana, que ha sido galardonado con el Premio Nobel Alternativo de Paz expresamos nuestra indignación ante las declaraciones del periódico El Mundo que nos señala de insurgentes por decir la verdad. La poesía es insumisa. No acepta posiciones medianas ni falseamientos de la realidad.

Así como nos hemos manifestado en contra de la violencia del Estado y de los métodos terroristas, vengan éstos de donde vengan, también nos hemos manifestado y nos reafirmamos en ello, contra los desplazamientos de población, los bombardeos, las desapariciones de personas y el secuestro como método de presión política, y contra la miseria sostenida por un Estado que ha elegido la guerra a la solución del hondo conflicto social colombiano; contra todas las formas de sometimiento que emplea el actual gobierno, junto a la prensa oficial, para acallar las voces críticas frente a un presidente que quiere que todos pensemos como él, es decir, que todos seamos instrumento de guerra, y el Festival no es, no ha sido, ni será instrumento de guerra del Estado ni de ningún otro protagonista de la guerra.

Sugerimos a los calenturientos periodistas del diario El Mundo, que para responder a las tendenciosas preguntas de sus titulares, acudan a cualquier ciudadano de la Ciudad de Medellín y a los cerca de mil poetas que han participado en el Festival. Con certeza ellos responderán que somos los actores de la vida y de la poesía, y no los simpatizantes de la guerra y de la muerte.

Quedemos claros: buscamos un camino de paz para el país, en contravía al camino de la confrontación, de la guerra y de la muerte.

Última actualización: 04/07/2018