English

Nancy Morejón, Cuba

Por: Nancy Morejón

               

Apodaca

Todavía despoblada,
brillando en el corazón sin habla
de la peregrina,
entro hacia tus corrientes
sumida por ahora bajo las presiones
de un golfo mudo
que toca el fondo de las islas.
Un mono pequeñito
asoma sus ojazos de lechuza intranquila
y acecha en la penumbra la sombra de la Reina;
monito vivaz
como un colibrí chiapaneco.

Y un gavilán levanta vuelo.

Transcurren las horas
como un agua tibia que saltara entre piedras,
ante cada puerta vieja,
ante cada umbral de humo,
entre vitrales cenicientos y rejas escondidas,
destartaladas,
enrojecidas por el sano viento del Prado.
Y rueda la mañana
para que esta peregrina vaya recorriendo
la estrecha y larga calle habanera que llaman
Apodaca.

 

Cimarrones

Cuando miro hacia atrás
y veo tantos negros,
cuando miro hacia arriba
o hacia abajo
y son negros los que veo
qué alegría vernos tantos
cuántos;

y por ahí nos llaman 'minorías'
y sin embargo
nos sigo viendo
Esto es lo que dignifica nuestra lucha
ir por el mundo y seguirnos viendo,
en universidades y favelas
en subterráneos y rascacielos,
entre giros y mutaciones
barriendo mierda
pariendo versos.

 

Lianas, peces y algas

Camino sobre el río.
La luz del sol alumbra suavemente.

Mecida por un haz de extrañas flores,
lianas, peces y algas, voy bogando.
Una fuerza me empuja y no lo sé.
Un marino de cobre me contempla desnudo.
Mecido por un haz de extrañas flores,
voy bogando entre peces, lianas y algas.
Estamos, lado a lado,
mirando hacia la orilla.
Unas mujeres hablan. Otras mujeres cantan.
Tú y yo, marino, nos dejamos llevar,
nos dejamos llevar.
Camino sobre el río. Caminas sobre el río.
Aquellos ojos nos señalan,
sus pupilas desprenden el fuego más profundo.
Una fuerza me empuja y no lo sé.
Una fuerza del agua nos arrastra.
Allá vamos hundidos,
allá vamos hundiéndonos,
allá vamos, hermosos,
entre las dulces aguas del río.

 

Oración por el cuerpo

Abusé de tí, malamada.
Te maltraté como al peor de los esclavos.
Te obligué a desnudarte ante los otros,
a descender conmigo hasta los bajos fondos.
Eras objeto de saciedad y de goce:
Acudías como una perra obediente a mi llamado.
Cuántos pasaron por encima de ti
como caballos pisoteando la hierba.
Cuántos bebieron de tu simiente
la savia de la sabiduría.
Corté todas las rosas del jardín.
No floreció ni una sola semilla.

He de morir contigo.
Y de nosotras
no quedará ni una huella.

 

Salmo

Nunca le pregunté al destino
si me tocaba seguirte.
Simplemente me fui.
Me desnudé y te dije:
bajemos. Metámonos
más hondo en el infierno.
Hagamos ahí dentro en lo obscuro
el paraíso del placer.
Abre la puerta negra
Hurga      Entra
Desciende el misterioso abismo.
Y tu pasión fue mía y tu goce.
Luego te di mi alma y te dije:
Haz de mi fuego el tuyo
Bebe de mí
Muere de amor conmigo.
Te haré mitad demonio y mitad santo
Te saciaré con látigos y con cilicios
Te ataré a la pilastra y al muro
y a la cruz del martirio
hasta que estalles.
Hasta que nazcas por dentro en mí
y en un instante sin fin te fugues
de la cárcel del cuerpo.
Y me arrojé contigo al precipicio.

 

Canto al amado

 

A iván, a la pasión de amar


Me has penetrado
has abierto en mi cuerpo una herida profunda
honda como la oscuridad océanica del alma
vacía y vastísima.
Y tu boca es un río que se acaba en mi boca
y mi boca una grieta donde se extingue y renace el universo
y mi vientre una gruta lasciva
un manantial de donde nace el agua subterránea
dadora de nuestro eterno aliento y alimento
y tu espada un rayo de lumbre que me parte
y el amor un astro luminoso que atraviesa la noche
y unifica la carne y el espíritu.
Me has poseído
me has dado fuego infinita delicia y energía
y con violencia y caricias
me has arrancado del sexo la muerte y la vida.

 

 

 

La palabra

 

He soñado esa palabra...
que se escapa de mis dedos
huye de mis labios,
no llega a mis oídos.
Entre los sonidos confusos,
he logrado distinguirla
entre las voces del pueblo,
he percibido su presencia
mas, esquiva mis dedos, labios y oídos.
He soñado esa palabra...
la he visto, fugaz deslizarse,
disfrazada de varios idiomas,
pero es la misma palabra
la reconozco aún en las sombras,
la escucho detrás del muro
la que se esfuma de las paredes
la que evade mis dedos, labios y oídos
He soñado esa palabra...
prohibida, maldecida, subversiva
clandestina, excomulgada, mutilada.
He soñado esa palabra...
alegre, siempre joven, decidida...

Video: Botella al mar


Nancy Morejon. "Yo no puedo explicarme si olvido que nací en Los Sitios, un barrio pobre de la Habana y que soy hija de un estibador portuario y de una modista; ese es mi origen". Fue el 7 de agosto de 1944.

Licenciada en Lengua y Literatura Francesas por la Universidad de La Habana, en 1966, con tesis sobre el poeta martiniqueño Aimée Cesaire. Lectora cálida y subyugante de sus poemas en el St. Catherine´s College de Oxford, el Poetry Room de Harvard, La Bienal Internacional de Poetas en Val-de Marne (París), los encuentros con la poesía de la fundación Rafael Alberti en Puerto de Santa María...Viajera incansable que siempre regresa a su isla, donde están su madre y sus barrios, sus colores y su música, y todas las ansias, las luchas y los silencios de su vida.

 

Miembro de número de la Academia Cubana de la Lengua desde 1999, se desempeñó como Asesora de Casa de las Américas, y como Presidenta de la Asociación de Escritores de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), concluido el VII Congreso de esta institución en abril de 2008. Actualmente es la directora de la revista Unión.

Obra poética en castellano: Mutismos (1962); Amor Ciudad Atribuida (1963); Richard trajo su Flauta (1967); Parajes de una Epoca (1979); Elogio de la Danza (1982); Octubre Imprescindible (1983); Cuaderno de Granada (1984); en 1985 publica en California Where the Island Sleeps Like a Wing, seleccionado como uno de los diez mejores libros de poemas de ese año; Piedra Pulida (1986); Baladas para un sueño (1988); Poemas de amor y muerte (1993); Paisaje célebre (1993); El río de Martín Pérez (1996). Sus libros Piedra pulida, Elogio y paisaje, y La Quinta de los Molinos les fue otorgado el Premio de la Crítica en 1986, 1997 y 2000, respectivamente.

Ha merecido importantes reconocimientos, como las Insignias de Oficial de la Orden al Mérito de la República de Francia, la réplica del Machete de Máximo Gómezy recientemente, 2013, la distinción Maestro de Juventudes que otorga la AHS.

Ha traducido a importantes intelectuales caribeños como Jacques Roumain, René Depestre y Edouard Glissant, el concepto del caribe es cultural, no geográfico.

Publicado el 12.09.2020

Última actualización: 13/09/2020