Festival Internacional de Poesía de Medellín

Jim Sagel (Estados Unidos, 1947)

(Inéditos)

La otra mujer

Coyote engaña a su mujer,
llevando a la hermana de su cuñada
a hacer el amor en el bosque.
Después entran furtivamente al pueblo
en su Chevy azul y aparcan
detrás del Lotaburger Drive-in
para compartir una hamburguesa en la oscuridad.
Con todo, lo descubre un amigo de un amigo
que le hace señales con la mano
mientras que Coyote tira
por la ventana su cajita de patatas fritas
y se larga con el rabo fláccido entre las piernas.

El Caos

Según los navajos,
el Primer Hombre y la Primera Mujer
estaban colocando las estrellas
en la manta del cielo
cuando Coyote se les acercó a hurtadillas.
Los miró un rato,
maravillándose con el cuidado
que ponían en fijar cada estrella
en su propio lugar.
Pero como nunca se contenta

con sólo mirar,
Coyote tuvo que meter la nariz
en los asuntos celestiales
de la Primera Pareja.

Coyote ya había perdido su pelo fino
a causa de ese mismo vicio.
Un día halló a los castores
jugando a la baraja
e insistió en que lo dejaran jugar con ellos.
Pronto perdió todo su dinero,
así que apostó su propio pelo.
Cuando lo perdió también, se soltó llorando,
pues le daba mucho frío así desnudo.
Fue un llanto tan triste que les dio lástima
a los cuervos que acabaron por usar brea
para pegarle pedazos de lana y plumón viejo
por todo el cuerpo.

Era de esperar que Coyote
también quisiera jugar con las estrellas.
Antes de que el Primer Hombre
y la Primera Mujer lo supieran,
Coyote agarró con los dientes
una orilla de la manta celestial
y la sacudió, desparramando las estrellas
por todo el cielo.

Al querer imponer orden al universo,
el hombre sólo engendra más caos.
Siempre lo han sabido los navajos.
También lo sabe Coyote.

JIM SAGEL. Poeta y narrador norteamericano, fallecido recientemente, después de haber aceptado la invitación para tomar parte en el VIII Festival Internacional de Poesía en Medellín. Los poemas aquí incluidos son textos inéditos suyos, que publicamos en homenaje a su memoria. Jim Sagel publicó en vida 17 libros de poemas, y obtuvo también el Premio casa de las Américas de Narrativa en 1981 con su libro Tunomás Honey. Obtuvo también el premio internacional de la Revista Poesía de Venezuela, en 1991.
Gulliver: