English

Luis Eduardo Rendón

Luis Eduardo Rendón

Inéditos

S.O.S óseo

I

Calambombo nuestro,
blanquísimo fémur de la vaca
que cuelgas en las carnicerías,
“dadnos hoy nuestro caldo de cada día”...

los economistas te recomiendan,
los ascetas te imitan,
los perros te acechan,
las señoras humildes te aderezan,

estás hecho a semejanza de nuestra imagen:
¡caímos en el estado calambombo!

y por tal razón, no difundida aún,
la vida bajó un grado...

somos, desde entonces,
una prolongación del mármol,

absolutamente escuetos,
parecemos hijos de un bostezo.

II

Madame sequía,
con su collar de huesos,
nos exige gotero,
metro,
balanza

Madame sequía,
con su cuenta de cobro,
nos obliga
a dosificar
chamizo,
ración,
pucho,
semen,
hilo de voz.

III

¡Caímos,
Caínes,
en el estado calambombo!
y desde ahora,
hidropónicamente unidos,
aprenderemos a succionar
-milímetro a milímetro-
el agua de la roca,
el amor en una boca.

La piedra florecida

Estad atentos
porque florecerá una piedra.

Florecerá una piedra y los reyes
exigirán explicación

no estaba determinado
que fuera a florecer
precisamente una piedra

los periodistas
peregrinarán
hasta el lugar del fenómeno

los creyentes dirán
que el florecimiento de una piedra
es una señal divina

los escépticos
que es una advertencia de la tierra

la academia
que nunca se había jactado
de descubrir una piedra florecida
pretenderá entonces revelar un nuevo reino natural

piedra
solitaria
quieta
muda
como un monje
que los niños pintarán en sus cuadernos
la buscarán en praderas
la verán en sueños
hablar

bíblicamente las emisoras de radio
llevarán la noticia hasta los pueblos
en muchos lugares se hablará del milagro
y El Vaticano,
La Nasa,
La Casa Blanca,
La Viuda Negra,
se disputarán el honor
de ser los merecidos anfitriones de la piedra

salvemos esta piedra

clamarán
los partidos verdes
los enanos azules
los arqueólogos locos

pero
inevitablemente
una piedra seguirá floreciendo

en los místicos desiertos
en los labios amantes
en las manos de las aguas
y en los corazones de otras piedras

Luis Eduardo Rendón nació en San Roque, Antioquia, Colombia, en junio de 1972. Ha publicado los libros de poemas Arpa a merced de las manos invisibles (1996), La velocidad de las piedras es azul (1997) y Tras la loba espectral (1998). Pertenece a la Revista PROMETEO y a la organización del Festival Internacional de Poesía en Medellín.

Última actualización: 28/06/2018